Le dictan responsabilidad penal a un adolescente

GENERAL PICO: VICTIMA DE AGRESION QUEDO CON GRAVES SECUELAS

El juez de control local, Diego Ambrogetti, en el marco de un acuerdo de juicio abreviado, le dictó la responsabilidad penal a un adolescente que el año pasado golpeó a un trabajador del área de Salud Pública, y le dejó gravísimas secuelas de carácter irreversible. El padre del agresor también estuvo imputado en la causa, pero fue sobreseído el mes anterior.
La víctima de este hecho fue Sergio “Kiro” Gagliardone, un conocido vecino de la ciudad que se desempeñaba como chofer de las ambulancias, y que permaneció internado durante un tiempo en grave estado, tras ser agredido en la vía pública, a escasas cuadras de la Comisaría Segunda. En la causa intervino el fiscal Damián Campos y el defensor Oscar Ortiz Zamora.
El agresor (que era menor de edad al momento del hecho) y su padre, mantuvieron una discusión con el damnificado, y en un instante el adolescente le dio un fuerte golpe y le provocó la caída. Al caer, el golpe en el cabeza le ocasionó un traumatismo de cráneo severo por el que tuvo que someterse a procedimientos neuroquirúrgicos.
El magistrado le declaró la responsabilidad penal, al considerarlo autor material del delito de lesiones gravísimas. Al ser consultado el letrado patrocinante de la familia del damnificado, en calidad de querellante particular, prestó su conformidad respecto del procedimiento elegido por la defensa y la fiscalía.

Gravísimas secuelas.
El juez dio por acreditado que el imputado, cuando tenía 17 años de edad, agredió a Gagliardone durante la noche del domingo 25 de junio del año anterior, en la calle 25 entre 14 y 16, previo mediar una discusión y un forcejeo. El damnificado, al caer a la piso, golpeó su cabeza contra la cinta asfáltica. Como consecuencia de ello sufrió un traumatismo de cráneo encefálico severo con riesgo de vida, y tuvo que ser sometido en varias oportunidades a procedimientos neuroquirúrgicos con internaciones prolongadas en la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) del Hospital Centeno de Pico.
A más de un año de ocurrido el hecho, según indican los informes médicos forenses, Gagliardone quedó con gravísimas secuelas, al punto que “no puede valerse por sí mismo demandando asistencia de otras personas para cualquier actividad”.
El juez indicó que “debido al tiempo de evolución, estas secuelas deben ser consideradas irreversibles, importando una incapacidad laboral permanente total”.
En el fallo, Ambrogetti remarcó que la declaración de la responsabilidad penal del imputado, es “la única alternativa posible” para resolver la causa. Agregó que las partes solicitaron que se remitiera la sentencia al Juzgado de la Familia, Niñas, Niños y Adolescentes de esta ciudad.
Por último, recordó en el fallo, que Sergio Perotto, el padre del agresor, el 24 de septiembre anterior, quedó sobreseído de la imputación del delito de lesiones graves agravadas por haber sido cometidas con la intervención de una persona menor de edad.