Inicio La Pampa "Le he robado a una banda de giles como vos"

«Le he robado a una banda de giles como vos»

CONFESIÓN DE CHORRO

Cristian Dupuy recibió un llamado telefónico desde un número de Buenos Aires. Otra empresa generosa, le adjudicaba un importante premio sin haber participado de ningún concurso. Luego lo intentaron conducir hasta un cajero para efectivizar la estafa.
GENERAL PICO – El comisario Cristian Dupuy, flamante jefe de la Unidad Regional II (UR II) de Policía con asiento en General Pico, ayer a la mañana fue víctima de un nuevo intento de estafa telefónica, como tantos que se registraron durante las últimas semanas en la ciudad. Sin embargo notó de inmediato la maniobra engañosa, aunque continuó la charla, grabó la conversación y la difundió para que los vecinos conocieran el modo que tienen de operar y los argumentos que esgrimen. «Las épocas de los estúpidos se terminaron», le dijo Dupuy para poner fin a la conversación con el estafador, y éste le respondió: «Me he robado una banda de giles como vos».
Durante la mañana de ayer, Dupuy recibió en su teléfono personal tres llamados de números con característica de Buenos Aires. En uno de ellos grabó la conversación que tuvo con una persona que se identificó con el nombre de Juan Carlos Larrea, que supuestamente representaba a la empresa Telefónica Móvil Argentina.
El operador le contó que en el aniversario de la empresa se había decidido premiar a una persona por provincia, y que en su caso, «por la gran mantención de la línea», había sido beneficiado con una suma de 50 mil pesos y un televisor smart de 55 pulgadas.
Dupuy en todo momento se mostró confiado en el supuesto representante telefónico, y lo mantuvo en línea durante más de 16 minutos. El estafador buscó ganarse su confianza al darle su nombre y la dirección física de la empresa, que ubicó en la zona de Puerto Madero (Capital Federal).

Cajero.
Hacia la mitad de la conversación el desconocido le dijo al jefe policial que para hacerse acreedor del televisor tenía que ir a la sucursal pampeana de una importante cadena de electrodomésticos con la que tenían convenio, a donde debía llevar, el DNI, el número de línea para corroborar la llamada, el comprobante de un servicio que certificara su domicilio y un comprobante de la trasferencia de los 50 mil pesos que había «ganado».
En este punto, el policía le sugirió pasarle el número de CBU de su cuenta del Banco de La Pampa, para que le transfirieran el dinero. Sin embargo el estafador se negó, tras aducir que si brindaba ese dato se cortaría la comunicación que estaba siendo supuestamente monitoreada.
En todo momento le insistió para que fuera a un cajero automático y gestionara el depósito del premio. El representante telefónico le indicó que le brindaría una clave de seis dígitos para que realizara el trámite y extrajera el comprobante para retirar el dinero. Dupuy advirtió que existe en esto un cambio en la modalidad delictiva, dado que antes le pedían a la víctima que extrajera un código Token del cajero, y ahora son los mismos estafadores quienes brindan la clave para poder operar, extraer los fondos y hasta gestionar créditos a su favor.
La conversación terminó cuando Dupuy le reveló que no había logrado engañarlo, al decirle: «Las épocas de los estúpidos se terminaron». Desde el otro lado de la línea, el estafador hizo gala de sus estafas al asegurarle que «me he robado una banda de giles como vos».