Inicio La Pampa Levantan clausura de bar

Levantan clausura de bar

FIESTA CLANDESTINA EN CATRILO

El municipio de Catriló levantó la clausura preventiva del bar «Apolo», donde el pasado domingo a la madrugada fueron sorprendidos por la policía un total de 36 jóvenes en una fiesta clandestina.
Fuentes municipales confirmaron a este diario que desde el Juzgado de Faltas local se decidió habilitar nuevamente el bar ubicado en la intersección de la avenida Viale y calle España de la localidad.
Sobre la razón del levantamiento de la sanción impuesta por el inspector comunal Darío Kroll, que acompañó a la policía durante el procedimiento, voceros del municipio indicaron a este diario que se debió «a que el dueño del local es el padre del imputado por la fiesta ilegal». El propietario del sitio nocturno habría regularizado la situación, o se habría pagado la multa impuesta.
Por su parte, el acusado de ser el organizador de la fiesta, Santiago Cazenave (31), afronta una causa judicial por violar los artículos 205 y 239 del Código Penal, al no respetar las normativas sanitarias dispuestas por la pandemia de Covid-19. Podría cumplir una pena de prisión efectiva, es que en 2018 fue condenado por la Justicia de General Pico a tres años en suspenso por encubrir el robo de agroquímicos, ocurrido en un campo de Relmo.

Causa judicial.
El lunes, los fiscales del MPF santarroseño Máximo Paulucci y Natalia Urruti acusaron formalmente a Santiago Cazenave por incumplimiento del artículo 205 y 239 del Código Penal, por estar sospechado de ser el organizador de la fiesta clandestina que se realizó en ese local. Al imputado se le tomó declaración en la sede de Fiscalía y posteriormente se llevó a cabo -vía Zoom- la audiencia de formalización.
«Lo primero que se hizo el domingo es allanar su domicilio y secuestrarle el celular, por pedido de la Fiscalía. Eso fue autorizado por el juez de Control, Carlos Ordas, y se le tomó la declaración de imputado en sede fiscal», indicaron y agregaron que Cazenave estuvo representado por la defensora oficial Silvina Blanco Gómez.
Posteriormente, se formalizó la investigación ante el magistrado vía Zoom. «Lo que se hizo es poner en conocimiento al juez de la investigación, en función de considerar que se violaron los decretos provinciales que regulan los horarios máximos de reuniones sociales y también la cantidad máxima de personas, que obviamente estaba excedida ampliamente en función de que fueron encontradas en el lugar 36 personas a las 6.45 horas», explicaron.
En ese sentido, advirtieron que las personas que asistieron al evento clandestino «están notificadas como imputadas. Por el momento, la única persona a la que se formalizó es él, pero sin perjuicio que las otras también van a ser sometidas a proceso».