Inicio La Pampa Lo acusan por "lesiones graves"

Lo acusan por «lesiones graves»

BIOQUIMICO IBA EBRIO, CHOCO A UNA JOVEN Y LA DEJO ABANDONADA

(Eduardo Castex) – El bioquímico del Hospital «Pablo F. Lacoste» que chocó a una joven en la vía pública y la dejó abandonada, fue formalizado e imputado en una causa caratulada «lesiones graves en accidente de tránsito», y quedó en libertad notificado en la causa judicial, indicaron fuentes vinculadas a la investigación.
El profesional del centro asistencial castense declaró -el martes- en el Centro Judicial de Santa Rosa, después de permanecer unas 30 horas detenidos en la comisaría de Eduardo Castex, después que se produjo el siniestro de tránsito en la zona céntrica de esta localidad.
En el ámbito del hospital local indicaron que no iniciaron actuaciones administrativas, porque el accidente de tránsito se produjo «en horario que no estaba prestando servicios, ni activos ni pasivos, en este centro».
«Tuvimos que remitir información a los abogados del Ministerio de Salud porque la situación tomó estado público, pero la resolución excede al ámbito de este hospital», indicaron.

El siniestro.
El bioquímico del hospital castense -un joven santarroseño- chocó -durante la madrugada del domingo- en estado de ebriedad a una joven castense y la dejó abandonada en la vía pública. La víctima fue encontrada por un joven que paró a un automovilista para trasladarla al Hospital Pablo F. Lacoste, donde le diagnosticaron traumatismo de cráneo con pérdida de conocimiento y principio de hipotermia.
Inicialmente un «informe verbal» recepcionado en la comisaría castense indicaba que además había sufrido «fractura de mandíbula y tabique nasal», pero estas últimas lesiones fueron descartadas.
El hombre que conducía el auto se presentó, después de dos horas, en la comisaría donde constataron el estado de ebriedad, y quedó detenido hasta el lunes a la tarde cuando recuperó la libertad después de declarar en la Fiscalía de Eduardo Castex. El control de alcoholemia
arrojó un resultado de 1,31 gramos de alcohol en sangre, cuando la legislación vigente permite 0,5 gramos de alcohol en sangre.