Lo apuñalaron en el centro y falleció

HAY DOS DETENIDOS Y UN PROFUGO POR EL HOMICIDIO A LA SALIDA DE UN BOLICHE

Dos adolescentes fueron detenidos anoche y están sospechados de haber participado en el asesinato de Martín Tomaso, luego de una gresca en pleno centro local. Hoy la Justicia formaliza la acusación.
La policía detuvo anoche a dos personas que en principio están sospechadas de haber participado en el homicidio de Martín Nolberto “Monchi” Tomaso, el joven de 28 años que murió el domingo en horas de la mañana luego de ingresar a Cirugía del hospital Lucio Molas con una herida de arma blanca bajo la axila derecha.
La puñalada le produjo una hemorragia en el bazo y lamentablemente Tomaso encontró el fatal desenlace cuando profesionales de la salud lo estaban interviniendo quirúrgicamente. Antes de esa operación el muchacho había sufrido un paro cardíaco al momento que era trasladado al nosocomio de esta ciudad.
Anoche, tras varias horas de investigación, efectivos policiales y miembros de la Justicia realizaron diversos procedimientos en la ciudad, uno de ellos tuvo lugar en una casa del barrio Zona Oeste Quintas, adonde lograron dar con dos jóvenes de 18 (de apellido Moro Rodríguez) y uno de 17 años.
Tras los allanamientos se secuestraron elementos vitales para la investigación del homicidio que -al cierre de esta edición- no tenía un autor determinado y se buscaba intensamente a un sospechoso menor de edad que estaba prófugo.
En la causa judicial intervinieron los fiscales Oscar Cazenave y Selva Paggi, en representación de la Fiscalía de Delitos contra las Personas y será el propio Cazenave quien lleve a cabo hoy al mediodía una audiencia en la Ciudad Judicial donde acusará formalmente al adolescente de 18 años que anoche quedó alojado en una celda de la Brigada.
En la investigación trabajaron también efectivos de la Seccional Tercera, Brigada de Investigaciones, División Criminalística, el Grupo Especial y el médico forense, José Sansón, que realizó la autopsia sobre el cuerpo de la víctima.

Pelea.
Los hechos tuvieron lugar en la madrugada de ayer cuando dos grupos de jóvenes, integrados por mujeres y varones, iniciaron un disturbio a la salida del local bailable “Cine Club”, en calle Quintana, casi Avellaneda.
Tras la gresca, uno de ellos -Tomaso- cayó al suelo, lugar donde fue hallado por efectivos policiales y posteriormente trasladado de urgencia al hospital. En principio se supuso que la víctima sólo se había desvanecido, sin embargo durante el traslado el muchacho sufrió un paro cardíaco y fue allí donde hallaron una herida profunda por debajo de la axila derecha, lesión que finalmente provocó su fallecimiento.
Respecto a los incidentes el comisario Gustavo Orozco -jefe de la Seccional Tercera- dijo a LA ARENA que “se iniciaron en calle Quintana y Pellegrini, al cierre de los boliches. Hubo un disturbio entre un grupo de personas que se está investigando”, confió el uniformado. Momentos después del disturbio, y con la víctima ya sin vida, los investigadores hallaron un arma blanca en el estacionamiento ubicado en la esquina de Pellegrini y Sarmiento, a una cuadra del sitio donde estaba tendido el muchacho.
“Se encontró un cuchillo que en principio se cree fue utilizado para la agresión. Hay que hacer análisis y demás pruebas para saber si esa fue el arma homicida”, agregó la fuente policial.

Testigos.
Momentos previos a que el desenlace fatal sea oficialmente confirmado, la policía demoró a un grupo de personas. “Retuvimos a cinco mujeres, cuatro estaban de parte de Tomaso, una hermana y una prima, y la otra persona -que permanecía detenida hasta la tardecita del domingo- integraba el otro grupo”, indicó el comisario.
Recabados los testimonios, los investigadores siguieron recopilando datos del incidente a través de las cámaras de videovigilancia de algunos locales cercanos a donde tuvo lugar la gresca. Sendas diligencias continuarán hoy por la mañana y serán de vital importancia para esclarecer lo ocurrido ya que no se conoce el móvil por el que se desató el pleito.

Allanamientos y detenciones.
Luego de varias horas de investigación, las fuerzas policiales, en conjunto con los representantes de la Justicia, efectuaron una serie de procedimientos en diversos sectores de la ciudad. Uno de ellos, el de mayor despliegue de fuerzas de seguridad, tuvo lugar en una vivienda de la calle Caseros al 1700, entre Suipacha y Posta de Yatasto, en pleno barrio Zona Oeste Quintas.
El lugar estaba fuertemente cercado por policías del Grupo Especial que transitaban las inmediaciones a la casa allanada munidos con armas largas, escudos y cascos, bajo la mirada de vecinos y curiosos que se acercaban a observar lo que ocurría.
Al mismo tiempo personal de la Brigada de Investigaciones, policías de la Tercera y otros funcionarios actuantes trabajaban dentro del inmueble.
Conforme a lo informado por fuentes policiales y judiciales consultadas por este diario, una de las detenciones se dio en dicha vivienda, y otra en una casa cercana. A su vez indicaron que buscaban todavía a un chico de 17 años que resultaría ser hermano de uno de los aprehendidos.

Un primo, también asesinado
Según confiaron fuentes oficiales, Martín “Monchi” Tomaso tenía antecedentes por robo en la capital provincial. El muchacho de 28 años era padre de dos niños y hoy su familia, sus padres, hermanas y hermanos, lo despedirán luego de su trágica muerte en pleno centro santarroseño.
Pero esta no es la única tragedia que atraviesa a la familia Tomaso porque en el mes de marzo del año 2009, el joven Marcos Tomaso, fue asesinado luego de recibir tres puñaladas durante un confuso episodio que tuvo lugar a la salida del ex cabaret Jarana, que funcionaba en Eva Perón y Callaqueo, al norte de la capital.
“Martín y Marcos eran primos”, aseguró ayer una fuente policial. Con respecto al primer hecho, la Cámara en lo Criminal 1 condenó en su momento al agresor de Marcos, Matías Hernán Sejas, a 15 años de prisión. El imputado fue encontrado culpable del delito de homicidio simple ya que asesinó a la víctima con tres puñaladas luego de perseguirlo.