Inicio La Pampa Lo estafaron en 229 mil pesos

Lo estafaron en 229 mil pesos

Un hombre de 47 años denunció que fue víctima de una estafa telefónica y que le sustrajeron 229 mil pesos. En este caso, la excusa del llamado fue por la compra de un vehículo.
Según precisaron fuentes policiales a LA ARENA, el damnificado recibió un llamado en horas de la siesta, desde un teléfono con características de Santa Rosa. Al contestar, el estafador se presentó y adujo ser un productor de Eduardo Castex.
En la charla telefónica, le manifestó que se comunicaba porque estaba interesado en un automóvil que estaba vendiendo en la red social de Facebook. Por estos motivos, el sospechoso le pidió un número de CBU y le dijo que tenía que hacer una operación «diferente».
Ante esto, el damnificado se acercó a los cajeros de la Red Link, que se encuentran ubicados en la avenida Uruguay al 1000, y creó un usuario de Home-Banking y tramitó un usuario Token. En ese momento, consultó el saldo y no detectó ninguna anomalía. Sin embargo, el supuesto comprador volvió a llamar y adujo que «su contador se había equivocado en la transacción y que le devolviera el dinero. Luego, al consultar nuevamente el saldo constató el faltante de 229 mil pesos.

Tentativa de robo.
Un joven de 22 años fue detenido ayer por la tarde, tras intentar robar en un predio deportivo. Si bien no logró llevarse ningún objeto, intento forzar la puerta de un galpón donde se guardaban herramientas.
Según explicaron desde la Policía, un llamado al 101 alertó que un hombre había saltado el tapial de la cancha de Fútbol 5 de All Boys. Ante esto, y con las descripciones del sospechoso, una patrulla se acercó al lugar.
De esta manera, en la esquina de Pérez y Forchieri un joven de 22 años fue demorado. Posteriormente, la Policía habló con el damnificado, un hombre de 51 años, quien comentó que cuando estaba ingresando al predio, escucha sonar la alarma y ve que venía caminando un joven. Ante la pregunta de qué estaba haciendo, el sospechoso contestó que estaba tomando agua. Luego, saltó el cerco que da a la calle Viniegras y se da a la fuga. «No faltó nada, pero se pudo constatar que había forzado la puerta de un galpón donde se guardan herramientas».