Violento asalto a un futbolista pampeano

EN GENERAL PICO

Facundo “Tato” Pildain, futbolista del Club Atlético Costa Brava, mientras dormía en su domicilio del barrio Rucci de esta ciudad, fue asaltado por tres personas que intentaron ahorcarlo con un cable y que lo encerraron en su pieza, para robarle la billetera, en la que guardaba el sueldo que había cobrado el día anterior. Este viernes a la mañana el damnificado radicó la denuncia en sede de Fiscalía.
En diálogo con LA ARENA, el joven contó que el hecho ocurrió durante la madrugada del miércoles, poco después de las 6, en el momento en el que se levantaba para ir a trabajar.
“Me estaba levantado para irme a trabajar y me estaba cambiando en la pieza, cuando se me apareció una persona, que se sorprendió cuando me vio, porque pensó que no había nadie en la casa”, relató el joven.
Tras ello, contó que le dio un golpe de puño al intruso, y que luego aparecieron otras dos personas que lo redujeron y empezaron a amenazarlo.
“Reaccioné contra él, le tiré un golpe de puño y cuando intento pegarle de vuelta, se me aparecen dos más. Fue un momento muy feo porque me encerraron en la pieza y este al que le pegué, me puso un cable en el cuello, me lo apretaba y me amenazaba de muerte, mientas me pedía plata. Además nombraba mi apellido, se ve que me conocía”, señaló el futbolista.
La persona que intentó estrangularlo habría actuado con el rostro descubierto, en cambio los otros dos asaltantes estaban encapuchados.

Violento asalto.
El hecho ocurrió en su vivienda ubicada en calle 2 bis al 500, minutos después de que saliera su madre hacia el trabajo.
Pildain agregó que los asaltantes lo encerraron en la habitación, mientras buscaban dinero y objetos de valor en el dormitorio de su madre. En eso, encontraron su billetera, pero se “salvó” el teléfono celular nuevo que había comprado días antes y que tenía cargando.
“Me amenazaban de muerte, hasta que encontraron mi billetera que tenía guardada en una bermuda y me encerraron en la pieza. Yo escuchaba que revolvían en la habitación de mi mamá. Todavía me queda la impotencia y la bronca, porque había cobrado el sueldo el día anterior”, sostuvo.
Luego haber sido atacado, el juvenil futbolista “costero”, tuvo que recibir atención médica en un centro asistencial del medio. Tras ello, radicó la denuncia en sede de Comisaría Tercera, que tiene jurisdicción sobre la zona en la que se consumó el delito, y ayer a media mañana acudió a los Tribunales de esta ciudad, donde fue entrevistado en sede de Fiscalía.