domingo, 19 septiembre 2021
Inicio La Pampa La historia del joven ajedrecista que juega cada vez mejor

La historia del joven ajedrecista que juega cada vez mejor

JOAQUIN LLANOS, EL JOVEN AJEDRECISTA QUE CADA VEZ JUEGA MEJOR

Joaquín Llanos conquistó a los 16 años el Abierto de Ajedrez de Verano 2021, que finalizó hace pocos días en el club El Círculo de esta ciudad. Para el joven toayense fue su primera victoria en un «torneo pensado», de partidas de más de media hora, dando un paso más en su exitosa carrera ajedrecista.
Joaquín, que surgió de la escuela de ajedrez de El Círculo y que se viene destacando desde niño en diferentes torneos, hoy es uno de los jugadores pampeanos con mayor futuro, según sus propios compañeros y los dirigentes de esa entidad. Antes de su última victoria, uno de los logros más importantes de Llanos había sido en 2018 cuando se convirtió con 13 años en el campeón más joven del torneo Abierto Aniversario DAFAS.
Llanos comenzó a jugar al ajedrez a los cinco años, después de que su padre lo llevara al club para que observada de qué se trataba este deporte. Al poco tiempo comenzó a tomar clases con Juan Rossi y no tardó en entusiasmarse con el juego ciencia, que lo terminó atrapando y por el que hoy en día siente una gran pasión.
«Ganar el Abierto de ajedrez fue muy importante para mí. Significa que el esfuerzo que hice durante los meses de pandemia estudiando y entrenando no fue en vano. Además ganar en el primer torneo presencial es muy lindo», comentó ayer Joaquín.
Agregó que volver a disputar un torneo presencial «fue emocionante». «Durante varios meses, al igual que otros jugadores del club, disputé torneos de forma online, pero no es lo mismo tener el rival al frente, poder verlo. La adrenalina que se siente es diferente, es emocionante».
-¿Cómo viviste los meses de aislamiento por el Covid?
-Durante esos meses me la pasé estudiando y practicando ajedrez ocho a 12 horas por día. Hoy, mis días son diferentes porque además del ajedrez voy al colegio. Aunque todos los días me siento a practicar durante cuatro o cinco horas porque es de la única forma que puedo seguir mejorando.
-¿Qué sentís cuando lográs vencer a un rival en un torneo como el Abierto?
-A mí me gusta ganar, no lo niego, pero siento que lo más importante es poder superarme a mí mismo. Busco mejorar, corregir los errores.
Agregó: «Gane o pierda una partida, después la analizo con tranquilidad en mi casa. Utilizando un programa, la computadora me tira qué aciertos y qué errores tuve. De esta forma voy puliendo de a poco los errores. Aprendo cuando gano y cuando pierdo. Porque se puede ganar sin haber cometido tantos errores, y perder sin ser tan impreciso, pero el rival brilló.
-¿Qué tipo de jugador te considerás?
-Antes me definía como un jugador de mucho ataque, de tomar decisiones drásticas, que alguna veces me llevaban a la derrota. En cambio hoy me defino como un jugador tranquilo, que piensa más a la hora de tomar decisiones. Me arriesgo, pero con movimientos que ya tengo visto, preparado.

«El ajedrez en mi vida».
Joaquín sostuvo que hoy el ajedrez es todo es su vida. «Este deporte me cambió la vida, la manera de pensar. Hoy puedo decir que no podría estar sin practicar y jugar ajedrez, porque es lo que me gusta y apasiona».
«Quiero -señaló- seguir jugando cada vez mejor, me quiero superar continuamente. Me gusta estar preparado para los torneos para dar lo mejor de mí, y para representar de la mejor forma a mi club».