Lo procesaron por un carné “trucho” de Tierno

"ME COMI UN GARRON"

Las licencias de conducir emitidas el año pasado sin el papel original de la Casa de la Moneda no son reconocidas como válidas en otras jurisdicciones del país. Esto lo pudo comprobar un ciudadano de Winifreda cuando fue detenido en un operativo de tránsito en la provincia de Córdoba y se le inició una causa judicial por “Falsificación de documento en general”.
Realmente pasó un mal momento porque fue su primera visita a una comisaría donde, según relató el damnificado, “me hicieron tocar el pianito”. Así se llama en la jerga policial el trámite de imprimir las huellas dactilares.
Tal como informara LA ARENA en la edición del sábado 16 de junio pasado, una incontable cantidad de licencias nacionales de conducir que no reúnen todas las medidas de seguridad que garantizan su autenticidad fueron confeccionadas por los municipios por disposición del ex ministro de Seguridad, Juan Carlos Tierno.
El ex funcionario provincial, a través de la resolución 263 fechada el 29 de diciembre de 2016, comunicó que tramitó la adquisición de papel moneda y pouch (plastificado) destinados a la emisión de licencia única de conducir (LUC). Como dichos insumos son adquiridos en la Sociedad del Estado Casa de la Moneda y la adquisición de los mismos resultó infructuosa por motivos ajenos al ministerio, dado que el material no estaba en el país porque es producto de importación, Tierno estableció una mecanismo “provisorio” a los fines de lograr una dinámica y efectiva respuesta a la solicitud por parte de los Centros de Emisión de la LUC.
Resolvió la utilización de “material alternativo” para la confección de los carnés hasta tanto se efectivizara la compra de los insumos originales. Ante esta situación de emergencia, durante varios meses de 2017, los municipios recurrieron a la técnica de imprimir en papel común los documentos.
Les falta la marca de agua, es decir el holograma del Escudo Argentino. La tenencia de ese carné le trajo un dolor de cabeza, y aún lo sigue soportando, al empleado rural winifredense José Luis González (29) radicado actualmente en Mauricio Mayer. El 25 de diciembre de 2017, González circulaba en su automóvil cuando fue detenido en un control vehicular en la ciudad cordobesa de General Cabrera.

Causa judicial.
Un policía le pidió su licencia de conducir y tras observarla le dijo que no era legal y se acercara a la comisaría. Una vez en la dependencia, le abrieron una causa judicial y quedó imputado bajo la sospecha de haber cometido “Falsificación de documento en general”.
En la causa tomó intervención la Fiscalía 2 con asiento en Río Cuarto a cargo de Francisco Javier Di Santo. González fue fichado y prontuariado. “Me hicieron tocar el pianito, algo que nunca me había pasado. Afortunadamente no me secuestraron el auto porque iba con mi pareja y ella siguió manejando”, contó González a LA ARENA.
Días después realizó su descargo ante la sede judicial y todavía está esperando la resolución del fiscal. Hasta que no se expida se encuentra inhabilitado para conducir. Esto le trae perjuicios laborales y en la vida cotidiana porque es padre de una beba de cuatro meses y semanalmente debe realizarle controles médicos en Santa Rosa.
Cuando su pareja no trabaja maneja ella el vehículo pero cuando está ocupada debe buscar auxilio en algún familiar o amigo. “Me gustaría que desde Provincia me ayuden a agilizar la decisión de la justicia cordobesa porque me estoy comiendo un garrón por culpa ajena”, finalizó.

Ordenaron renovación
El ministro de Seguridad de la provincia, Julio González, confirmó a LA ARENA que todas las localidades deben renovar los carnés de conducir impresos en papel “alternativo”.
“Ya fueron notificados todos los pueblos (emisores de licencias). Se están haciendo los recambios sin costo y el papel (auténtico) lo da la Provincia”, afirmó González a este diario tras participar en Winifreda del acto central por el Día de la Bandera. Vale recordar que los concejales de Propuesta Frepam, solicitaron al Ejecutivo municipal que regularice la situación de todas aquellas personas que recibieron la LUC confeccionada con papel no original.
Los ediles locales pidieron que se les haga entrega de los carnés originales para legitimar a sus poseedores y así evitarles que tengan problemas a la hora de los controles policiales en otras jurisdicciones del país, como ya han tenido algunos pampeanos. Sostuvieron que “es deber del municipio restituir una nueva licencia con la marca de agua correspondiente a los vecinos que la soliciten y sin costo alguno”.
La Municipalidad de Arata comenzó el 4 de junio a renovar las licencias no auténticas. El intendente Jorge Sosa, debió tomar esta determinación luego de que un policía de San Luis le observara el carné a un vecino aratense y le dijera “cambia esto porque es trucho”, igualmente lo dejó seguir de viaje.