Inicio La Pampa Lorda: "Estamos a la deriva"

Lorda: «Estamos a la deriva»

DESDE ENRESA CUESTIONAN LA NUEVA LEY DE BIOCOMBUSTIBLES

El vicepresidente de Energía Renovable S.A. (Enresa), Tomás Lorda, advirtió que el nuevo marco para los biocombustibles aprobado en el Senado recientemente «no es una buena ley» y que «va en contra del federalismo y el desarrollo de las pymes». A su vez, aclaró que «el panorama podría haber sido peor»
El representante de la firma, que tiene su planta de biodiesel en Catriló, explicó que desde el sector intentaron introducir modificaciones pero no tuvieron éxito. «Estamos preocupados, tenemos en claro que al vencimiento de la ley el panorama podría haber sido peor», indicó este lunes en diálogo con Radio Noticias.
En esa línea, advirtió que la ley aprobada «nos deja en una situación complicada» debido a que legisla sobre un aspecto central y establece una reducción en el porcentaje del corte. «Va a pasar del 10 al 5, con posibilidad de bajarlo al 3 %», recordó.
A su vez, la normativa «le da mucha más discrecionalidad a la Secretaría de Energía para aumentar el corte y modificar los precios. Tiene mucha más autonomía que en la legislación anterior».
Para Lorda, la reducción en el corte «necesariamente va a implicar o que todas las empresas trabajemos al 50 % de capacidad o que terminen cerrando. Lo más probable es que con el correr de los años termine pasando esta situación, de que se vaya haciendo una especie de concentración dentro del sector pyme productor de biodiesel y que haya empresas más desfavorecidas que irán cerrando».

Sin argumentos.
Lorda remarcó que «no es una buena ley» y aclaró que son «conscientes de que podría haber sido un panorama muchísimo más negativo». El empresario también consideró que «es muy difícil de entender» el cambio en la ley, que llega para reemplazar la que se sancionó en 2006 e impulsó la creación de empresas como Enresa.
«Evidentemente debe haber algún otro interés», opinó y reveló que hasta el momento los funcionarios de Energía no han brindado «un argumento sólido desde el punto de vista económico o ideológico, por eso es difícil de entender. No hay una argumentación con la que uno pueda coincidir o no».
Por otro lado, planteó que hay «dos matices. Va en contra del medioambiente cuando todo el mundo va a favor de disminuir las contaminaciones, va en contra del federalismo, del desarrollo del interior y de pequeñas y medianas empresas. Es muy difícil entender cuales son los fundamentos».
Entre las explicaciones que han recibido, reveló, se encuentra la necesidad de «tener mayor margen de maniobra para, cuando el aceite sube mucho de precio -el insumo principal para elaborar el biodiesel-, evitar impactos en el surtido. Pero ese argumento, en estos diez años, ha quedado demostrado claramente que el biodiesel no es el que determina los precios del surtidor, el impacto es mínimo».
«Siempre que un aceite aumentó se argumentó que había que aumentar el precio en surtidor, pero siempre que bajó no bajaba el precio. El único argumento que hemos recibido por parte de funcionarios ha sido este, que es necesario que la Secretaría de Energía tenga mayor margen de maniobra para aumentar o disminuir los cortes a costa de las empresas pymes», agregó.

Diferencial
«Estamos muy preocupados», enfatizó Lorda y advirtió que están «a la deriva», debido a que dependen «de la buena voluntad del funcionario de turno que esté en la Secretaría de Energía». En esa línea, señaló que «durante los diez años que pasaron no tuvimos un problema de legislación, sino de incumplimiento de la ley. Sistemáticamente el funcionario que estuvo en la Secretaría de Energía incumplió la ley, ya sea no publicando cupos o precios, o poniendo precios por debajo de los costos. Si se manejaron discrecionalmente aún de manera ilegal, con esta ley van a tener la discrecionalidad con un respaldo legal».
De todas maneras, anticipó que están intentado «ver cómo hacemos para que si hay empresas que se caen no sean las pampeanas. Estamos tratando de trabajar con legisladores provinciales para ver si podemos meter alguna modificación por lo menos en la parte reglamentaria». El objetivo es lograr «algún diferencial por ser empresas ubicadas muy lejos del puerto» para que «si mañana empiezan a cerrar empresas, que no sean las pampeanas».