“Los automovilistas cargan más común que premium”

MIGUEL RIPA Y LOS AUMENTOS EN LOS PRECIOS DE COMBUSTIBLES

“Lo que estamos advirtiendo es que las petroleras están dispuestas a ejercer presión para defender su rentabilidad”, dijo el presidente de la Cámara Pampeana de Estaciones de Servicio, Miguel Angel Ripa. El empresario, en diálogo con este diario, abordó el tema de los aumentos en los precios de los combustibles, y recordó que en nuestro país “somos importadores-dependientes” de naftas.
En los últimos días la compañía YPF determinó un aumento del 5% en las naftas súper, y del 8% en las premium, mientras que no obstante incrementar su precio el gasoil trepó un poco menos. En tanto Shell, con posterioridad, también aplicó aumentos incluso por encima de los aplicados por la compañía argentina.
-¿Aumenta el dólar y aumentan los combustibles?
-Algo de eso hay, pero lo que estamos advirtiendo es que las petroleras están dispuestas a ejercer presión para mejorar su rentabilidad. Sí tiene que ver también con el precio del dólar, y de la inflación.
-¿El abastecimiento es normal?
-Se podría dar que suframos con el abastecimiento, porque no se va a importar si no les dan condiciones de que ingresen productos. Porque lo cierto es que somos importadores-dependientes. Según estén las cosas las petroleras van a retrasar la cantidad de productos que trabajan en el mercado.
-¿Se advierte ya esa situación?
-Las estaciones de servicio la están notando, sobre todo las menos protegidas como son las blancas, las que no tienen bandera, esas ya tienen problemas de abastecimiento.
-¿En qué porcentaje se están importando combustibles?
-El porcentaje de importación es muy alto; depende de la petrolera. YPF debe ser de las que menos lo hace, pero todas están importando.
-¿Lo que se importa es lo de mejor calidad?
-Se ve que los que más se importan son productos premium, que justamente son los que más incidencia de incrementos tuvieron: entre un 8 y un 10%. Lo que estaría claro es que las petroleras necesitan acercarse más al precio internacional.
Además se debe tener en cuenta que los aditivos son todos importados, y eso viene a precio dólar.
-¿Por qué las diferencias con Shell?
-Se trata de política de cada compañía, nada más. Cada una tendrá cómo incidir en el mercado.
-¿Cuál es la razón de que el gasoil se haya acercado tanto en el precio a las naftas, cuando antes había una distancia notoria?
-Ahora subió un poco menos el gasoil, pero se ha acercado, es verdad. Y pasó porque el precio del gasoil lo tuvimos muy subsidiado durante muchísimos años, porque se pensaba que era un producto para el campo, para trabajar. Pero lo que se tiene que considerar es que el gasoil cuesta tanto producirlo como el resto de los productos; pero insisto, tenía un subsidio que lo ponía en mejores condiciones. Pero se cortó y la diferencia con las naftas se hizo más chica; y es más, en nuestra provincia el producto más caro es el gasoil premium, cuesta más que la nafta premium.
-¿Hay algún tipo de reticencia de los dueños de vehículos para cargar combustible? ¿Se vende menos?
-Lo que se nota en el mercado es que los volúmenes de combustible no han caído. Lo que sí ha cambiado es la forma de uso: antes vendíamos un 70% productos premium, y 30% no premium, pero vemos que ahora se usa más los vehículos con nafta súper o gasoil común. Es decir, se usa menos la premium. Hay vehículos que lo resisten porque ni la súper ni el gasoil son de mala calidad, no es que cargan kerosén.
-¿Y cuál es el panorama que advierte?
-Lo veo complicado, los precios van a seguir avanzando. Es necesario que podamos producir más petróleo y sustentar nuestro consumo con la producción local, pero eso no va a pasar en lo inmediato. Lo que hay que decir es que esto es algo que sucede en casi todo el mundo. Cuando el petróleo no valía nada, 45 ó 50 pesos el barril, había mucho flotando en el mar (grandes barcos cisternas). Después lo que se hizo fue cerrar pozos, y se dejaron de hacer perforaciones para solventar el consumo interno. Y es tan así que está sucediendo en todos lados que por ejemplo México, que era productor, de la noche a la mañana apareció siendo importador, cuando siempre había sido lo contrario.