Inicio La Pampa Los beneficios de la leche materna

Los beneficios de la leche materna

SE CELEBRA LA SEMANA MUNDIAL DE LA LACTANCIA

Como cada año, del 1º al 7 de agosto se celebra la Semana Mundial de la Lactancia Materna, que en esta oportunidad lleva como lema «Empoderémonos ¡Hagamos posible la lactancia materna!». Marianela Nuñez es santarroseña y licenciada en Psicología por la Universidad Nacional de Córdoba, con formación en psicoanálisis de niños y adolescentes y profilaxis perinatal y preparación a la maternidad, y contó a este diario los beneficios y mitos alrededor de la leche materna, que trae grandes beneficios para el bebé, pero también los tiene para la madre y la comunidad.
Además, hay cuestiones importantes a tener en cuenta por las madres, y también por el entorno que la rodea. «Si bien sabemos que la lactancia materna es una cuestión de la relación madre-bebé, es importante que el entorno que acompaña también sostenga, promueva y acompañe la lactancia materna, desde el entorno más cercano de la mujer hasta el personal de salud que asista a esa mamá durante el proceso de embarazado y el posparto», aseguró Núñez.
En el acto de amamantar influyen muchas aristas, desde las intenciones de la madre, el entorno, los profesionales de la salud, los empleadores de esa madre que debe regresar al trabajo con un bebé lactante, entre otros.
«Es importante que todos los profesionales que trabajamos desde la perinatología promovamos la lactancia materna pero siempre atendiendo el deseo de cada mujer. Si bien la lactancia materna es un derecho, que radica en el derecho a recibir información de por qué es importante y cuáles son los beneficios para la mamá, para el bebé y para la comunidad, también hay que atender al deseo puntual de cada mujer, o poder acompañar a aquellas mujeres que no puedan o no elijan dar la teta», explicó Marianela (marianelavnu@gmail.com) a LA ARENA.

Beneficios para todos.
La lactancia materna trae consigo beneficios para el bebé, para la madre y para la comunidad. En cuanto al bebé son muy amplios, «quizás no se vean en el presente sino que muchos se van a ver a largo plazo, como por ejemplo previene enfermedades como la diabetes, la obesidad, reduce el riesgo de muerte súbita y mejora el desarrollo cerebral en los bebés prematuros. Entre esos beneficios favorece el vínculo, el apego, el desarrollo óseo, el sistema inmunológico, el desarrollo intestinal, protege los riñones, siempre está a la temperatura adecuada».
Además, es un método de alimentación seguro, y al ser algo que se da naturalmente no tiene costo para la comunidad. «Lo más maravilloso que tiene la leche materna es que al ser una materia viva se va adaptando a las necesidades que tiene el bebé».
En el caso de la mamá, «favorece a la retracción del útero por la liberación de oxitocina, aumenta la autoestima, ayuda al descenso de peso, fortalece el vínculo, evita la osteoporosis, dilata un nuevo embarazo, disminuye el riesgo de depresión posparto, así como de cáncer de ovarios, mamas y cuello de cuello de útero», detalló.

Profesionales actualizados.
Núñez puso énfasis en la importancia de contar con profesionales actualizados que acompañen a la mujer durante cada período -previo y durante el amamantamiento-. «Es importante que los profesionales de la salud que trabajamos con embarazadas y mujeres en posparto, estemos actualizados en la información, que se sustente en organismos confiables como la Organización Mundial de la Salud, Unicef o La liga de la leche, que son organismos no gubernamentales que trabajan en pos de promover la lactancia materna y con información actualizada», sostuvo.

Tiempos y mitos.
Un tema recurrente en la sociedad en base a la lactancia suele ser el tiempo «adecuado» que debe pasar un niño o niña tomando la teta. «Esto de que la lactancia materna después de determinado tiempo ya no alimenta o es agua, es mito. La OMS aconseja lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses -significa que no introducimos ningún tipo de alimento sólido ni agua en la alimentación, salvo en los casos que por alguna cuestión se requiera de leche de fórmula, pero eso es una prescripción que la hará el pediatra-. Y después estipula continuar con la lactancia hasta los 2 años», explicó. «El cortar con el amamantamiento depende de la decisión pura y exclusivamente de la mamá y del bebé, ninguna persona fuera de ese vínculo va a poder decidir».
Al mismo tiempo, la especialista aclaró que la leche que el bebé recibe al año de vida no es la misma que a los 6 meses o cuando recién nace, va cambiando su composición. «Primero es calostro, que tiene todos los nutrientes y vitaminas que el bebé necesita hasta que se produce la bajada de leche que son los primeros 3 o 4 días después del parto; y es tan maravilloso que se va transformando y adaptando a las necesidades, incluso cuando la mamá está enferma la leche cambia la composición».

Asesoramiento profesional.
Más allá de los organismos internacionales, en Santa Rosa hay profesionales -desde puericultoras, doulas, psicólogas, especialistas en preparación al parto y posparto, entre otras-, que brindan asesoramiento a mujeres en busca de información y contención.
«Con Yesica De Paula que es kinesióloga y especialista en preparación al parto estamos haciendo rondas de maternidad y crianza donde abordamos esas cuestiones que tienen que ver con el acompañamiento a las mamás en el preparto y posparto y vamos a hacer encuentros una vez por mes abordando diferentes temas», anticipó Marianela.
«Es bueno que el entorno acompañe y que no prejuzgue basándose en su creencia, porque son cuestiones que nos van llenando de inseguridades y que muchas veces hacen que no podamos tener una lactancia feliz cuando a lo mejor teníamos todo para poder hacerlo», aseguró. «Como sociedad todavía no estamos preparados para naturalizar ciertas cuestiones. Y la impronta que se le pone a la teta de la mujer, más sexualizada, también hace que nos reprimamos para dar la teta en público. Esa teta que alimenta y contiene, muchas veces incomoda; pero una teta que vende u ofrece un producto, no es cuestionada», afirmó.

Lactancia en el trabajo
Un problema que suele traer aparejada la lactancia, se produce en el momento de la vuelta al trabajo de las madres. Las licencias por maternidad son cortas, de entre 3 y 5 meses dependiendo de cada empresa o institución, y la reincorporación se transforma en una situación dificultosa. «Lo ideal sería que en cada lugar de trabajo exista un lactario para que la mamá que quiera continuar con la lactancia materna pueda extraerse leche en un lugar que sea seguro, limpio y de intimidad», explicó Marianela. «Muchas mamás se tienen que extraer leche en el baño y ese no es un lugar ni seguro, higiénico ni de intimidad».
Si la opción del lactario no fuese posible, se le debería brindar a la mamá un espacio de intimidad, que puede ser una oficina o un lugar donde no haya circulación de gente, para que pueda estar tranquila extrayéndose leche.
«También corresponde por ley una hora que puede ser utilizada como la mamá crea más conveniente. Sería ideal que se respete la jornada laboral reducida o que haya guardería en los trabajos, ya que lo mejor sería que la madre pudiera permanecer junto a su bebé el primer año de vida, pero las condiciones socioeconómicas no lo permiten y muchas tienen que volver incluso antes de concluir su licencia».
Núñez aseguró que existe «una militancia muy grande en torno de este tema pero falta el apoyo del Estado y que las empresas puedan tomar decisiones que favorezcan en ese sentido.
Lo ideal serían licencias que cubran los primeros seis meses del bebé, que es cuando la lactancia debe ser exclusiva».