Inicio La Pampa Los embalses de Mendoza en crisis

Los embalses de Mendoza en crisis

EL NIHUIL ESTA EL 27 POR CIENTO DE SU CAPACIDAD

Tal como ocurre en Casa de Piedra, en el extremo sur pampeano, los embalses de San Rafael, en el sur de Mendoza, han experimentado una bajante histórica. El sitio de noticias Mendoza Online, publicó ayer un informe que da cuenta de esa situación. «La Cuenca del Atuel no da abasto para satisfacer las necesidades de riego de los campos del sur de la provincia. Los embalses Nihuil y Valle Grande ya atraviesan una situación que fue catalogada como «grave» por la autoridades gubernamentales», comienza el artículo.
El sitio más afectado, según la publicación, es Valle Grande, puesto que el lago se encuentra a un 21% del nivel de su capacidad. «Allí las imágenes resultan impactantes: el icónico submarino, la formación rocosa que emerge desde el centro del lago como una isla, está cada vez más cerca del perímetro externo del espejo de agua», se explica.
El texto aborda luego la situación de El Nihuil, el embalse que detiene las aguas del río Atuel, y que originó el histórico reclamo de La Pampa por el corte de ese río que, en su cauce natural, hasta la realización de la obra, ingresaba a nuestra provincia. El artículo de MDZ explica que su situación «es mejor pero aún así nada auspiciante». «En este caso el lago se encuentra a un 27% del nivel de su capacidad. Son seis puntos más que en Valle Grande aunque eso no implica que sea suficiente para eliminar preocupaciones».

Descartan mejorías.
El Departamento General de Irrigación (DGI) de Mendoza, histórico adversario de La Pampa en los reclamos por el Atuel, instruyó a los administradores del agua para prestar especial atención al modo en que se reparte el recurso en la zona. Realizó reuniones informativas en donde brindó detalles sobre el turnado y el agua disponible para cada Inspección, con especial hincapié en la necesidad de investigar nuevas formas de distribución.
Una de las principales críticas que nuestra provincia realiza a los productores del sur mendocino es por la forma ineficiente de riego que utilizan, a través de canales, lo que provoca que la mayor parte del agua que reciben se pierda en la infiltración.
Desde el DGI descartan que puedan verse grandes mejorías en los embalses durante lo que queda de enero y todo el mes de febrero.

El norte también.
En el sitio de noticias de la provincia ubicada aguas arriba del Atuel ya hay publicado informes sobre la crisis de los recursos hídricos en otros sitios de Mendoza, como en los departamentos de Luján de Cuyo y Rivadavia, donde otro reservorio de agua, El Carrizal, se encuentra al borde de ser catalogado como inoperable. Ese espejo de agua es alimentado por el río Tunuyán, que apenas alcanza a llenar tres décimas partes de su capacidad, con lo cual el dique pierde su funcionalidad.
El otro ejemplo, también en Luján de Cuyo, es el lago Potrerillos, ubicado a un costado de la Ruta Nacional 7. Un informe del 11 de diciembre, del mismo medio, indicaba que había más de 14 metros de diferencia entre la cota de vertedero -el nivel máximo de capacidad del dique- y la altura a la cual se encuentra el líquido que contiene.