Inicio La Pampa "Los glaciares se derriten"

«Los glaciares se derriten»

NO SOLO RETROCEDEN SINO QUE TIENEN MENOR CAPACIDAD DE ALMACENAMIENTO

Los glaciares de la provincia de Mendoza muestran una fuerte tendencia a perder volumen y disminuir su capacidad de almacenamiento de agua, según especialistas del Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales de esa provincia. Este fenómeno explica la fuerte caída en su escurrimiento que están teniendo los seis principales ríos de esa provincia -integrante de la cuenca hídrica que incluye a La Pampa-, y el panorama poco alentador que se presenta.
Bajo el título «Por el cambio climático, Mendoza comenzó a secarse», el diario La Nación dio cuenta del informe del Departamento General de Irrigación de Mendoza sobre la crisis hídrica de sus ríos publicado la semana pasada y señaló al cambio climático como causa principal de ese fenómeno.
Los efectos del cambio climático «son determinantes» en este sentido, según el artículo firmado por Pablo Mannino, al punto que los glaciares de los Andes se han derretido seis metros en 18 años. Así lo afirmó Pierre Pitte, geógrafo y glaciólogo del Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (Ianigla). «Se observa un fuerte efecto en los glaciares; todos los glaciares de la provincia se han adelgazado, es considerable», aseguró. «Así, la pérdida de volumen de glaciar ha mitigado el fuerte déficit de nieve que tenemos, pero a medida que se hacen más pequeños tienen menos capacidad de almacenamiento, por lo que compensar el déficit de nieve se va a achicando», indicó el especialista.

Pronóstico.
Carlos Bustos, titular del Departamento de Agrometeorología de la Dirección de Agricultura y Contingencias Climáticas de Mendoza (DACC), también consultado por La Nación, informó que el pronóstico meteorológico para la primavera-verano 2019-2020 será «bajo en precipitaciones» por lo menos en esa provincia.
Por eso las autoridades de ese Estado han comenzado a poner el foco en el uso que se hace del vital recurso y la vías de solución para hacerle frente a la escasez. Desde el Gobierno provincial le indicaron a La Nación que del total de agua disponible en la provincia, 3% es utilizada por la industria, 7% para consumo humano y 90% por el sector agrícola -una vez más cabe señalar que una fracción de ese total debería escurrir hasta la provincia de La Pampa, por tratarse de cauces interprovinciales-.
De ahí la importancia de la toma de conciencia para evitar el derroche en los hogares, que llega a duplicar los 200 litros por persona que recomienda la ONU, pero sobre todo evitar las pérdidas en los campos, que supera el 50%, por la falta de sistemas eficientes de riego.

Filtraciones.
De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), hasta un 60 por ciento del agua que se toma para riego a menudo no llega a los cultivos. «Se pierde por filtraciones de los canales, escapes, escurrimientos y evaporación improductiva», indican desde el organismo mundial.
«Con la foto de hoy, la única esperanza es nosotros mismos», sostuvo Sergio Marinelli, titular del DGI. «El Gobierno también, afrontando en cada sector productivo una visión más integral de lo que se debe hacer para dar respuesta, planificación y apoyo a los distintos sectores de la Provincia. Estableceremos agendas con sectores de cada cuenca de riego, para juntarnos y con todos estos elemento con los cuales contamos luego de la presentación, estableceremos esas acciones necesarias para realizar a partir del año próximo».