Inicio La Pampa Los hacheros habían entrado ilegalmente hace 10 días

Los hacheros habían entrado ilegalmente hace 10 días

TRATA EN ACHA

Un joven brindó su testimonio sobre la explotación laboral que sufrió en la Estancia Curacó, de General Acha, y denunció que cobran en negro. Además, reveló que los trasladaron hasta Río Negro en la madrugada, ante la inminente inspección de la Justicia pampeana.
En medio del aislamiento de la cuarentena, la empresa trasladó un grupo de peones en condiciones inhumanas desde La Pampa hasta Cipolletti. En General Acha trabajaron por lo menos diez días cortando árboles en una estancia de la familia Trappa y les pagaron 10 mil pesos, sin recibo de sueldo.
Sin embargo, el traslado de los hacheros chaqueños en condiciones inhumanas -encerrados en un semirremolque- desde la estancia «Cabaña Curaco» en La Pampa hasta Cipolletti, no es la única irregularidad que habría cometido la empresa Vía Bariloche.
Uno de los hechos que tomó estado público fue revelado por el propio gobernador pampeano, Sergio Ziliotto, quien advirtió que un colectivo con 18 hacheros, también provenientes de Chaco, provincia donde hay circulación comunitaria de Covid-19, quiso ingresar a La Pampa. Pero los efectivos del puesto caminero de Catriló se lo impidieron porque no tenían el permiso correspondiente. Iban a ser contratados por una reconocida cabaña de General Acha para realizar un desmonte en un predio rural.
A esto se sumó que, en Cipolletti, la Policía encontró a 16 trabajadores rurales chaqueños que eran transportados en un semiremolque térmico de la empresa Vía Cargo.

Sin recibo ni aportes.
Tras las irregularidades, uno de los peones se animó a brindar su testimonio. Según su versión, por diez días de trabajo de tala les abonaron, en negro, 10 mil pesos a cada uno. El trabajador aseguró que hace tres años que «Cabaña Curaco» -del grupo Vía Bariloche- lo lleva desde el Chaco para realizar esa tarea, y nunca le abonó un sueldo con recibo y los aportes obligatorios.
A su vez, detalló que, en pleno aislamiento social por la pandemia de coronavirus, fueron llevados «en la caja de una camioneta», durante las ocho horas que tardó el recorrido de los casi 450 kilómetros que separan General Acha de Cipolletti.
De esta manera, a la situación de los peones que fueron trasladados en el remolque térmico de un camión de Vía Cargo -empresa del mismo grupo-, se suma esta otra posible anomalía, según el artículo que publicó Cadena del Sur, escrito por Sebastián Premici y Santiago Rey.
Allí, dan cuenta de que el apuro para el traslado estaría relacionado a la denuncia por trabajo «inhumano» que se radicó en La Pampa y la inminente inspección que se iba a realizar. Por otro lado, señalaron que no hubo respuesta oficial del gobierno rionegrino, aunque el Delegado de la Comisión Nacional Reguladora del Transporte (CNRT) en Río Negro, Claudio Thieck, informó que «se puso a disposición de la Justicia y se sancionará con las actas correspondientes». Aseguró que las presentaciones se realizaron a nivel nacional, en la ciudad de Buenos Aires.

El testimonio.
El peón, de 26 años, comentó que hace tres años que viaja desde Chaco hacia General Acha, La Pampa, para cortar leña contratado por la «Cabaña Curaco», propiedad de la familia Trappa, dueños también de Vía Bariloche.
Según los datos de Anses a los que accedió el portal, su CUIL fue dado de alta en 2013 pero nunca registró una relación de dependencia formal. Es decir, desde sus 19 años trabaja en la informalidad.
El sábado 23 de mayo, luego de haber cortado leña durante diez días en la Estancia de los Trappa, fue subido a una camioneta, junto a otras 17 personas que viajaron en la caja del vehículo, a la intemperie. Salieron minutos después de las 21 horas y llegaron a Cipolletti a las 5 de la mañana, según el relato del joven.
Les pagaron en mano 10 mil pesos, sin ningún tipo de recibo de sueldo, tal como fue constatado en los registros de la Anses.
El testimonio del hachero, por su simpleza, resulta contundente para entender las condiciones en las que trabajaba:
-¿Cómo viajaron desde Acha hasta Cipolleti?
-En camioneta salimos.
-¿Eran 18 personas?
-Sí.
-¿Cuántas camionetas?
-Con una arreglaron nomás.
-¿Era una camioneta descubierta o cubierta?
-Descubierta nomás.
-¿Cuánto duró el viaje?
-Y llegamos a las 5 y viajamos de madrugada, como ocho horas viajando.
-¿Estaban a la intemperie?, ¿les dieron frazadas?
-No, así nomás íbamos…
-¿En qué estancia trabajaron?
-Curacó nomás.
-¿Cuántos días?
-Diez días.
-¿Cuánto les pagaron?
-Diez
-¿Diez mil pesos?, ¿con recibo de sueldo?
-No, así nomás.
-¿Era la primera vez que trabajaban para esta empresa?
-Yo vengo como tres años seguidos.
-¿Ya los habían trasladado en camioneta de madrugada?
-Era la primera vez.
-¿Alguna vez le pagaron con recibo de sueldo?
-No.

En casillas.
Dentro de la estancia «Cabaña Curaco» fueron divididos en casillas; en cada una había seis trabajadores. La comida la retiraban de una despensa dentro de la propia estancia. La información coincide con lo que publicó LA ARENA en su edición de ayer, donde revelaba que personal de la División de Seguridad Rural, dependiente de la Unidad Regional Tres de Policía, se constituyó en un establecimiento rural de la zona, donde se comprobó la existencia de tres campamentos distribuidos en pleno monte, armados de manera improvisada, prácticamente a la intemperie. Estos habrían sido usados para albergar en condiciones «infrahumanas» a los hacheros provenientes de la provincia de Chaco, para trabajos de desmonte.
Con respecto a su situación actual, tras llegar a Cipolletti los subieron a un micro de Vía Bariloche con destino a Buenos Aires. Ahora están haciendo la cuarentena obligatoria en «casas» dispuestas por la empresa, donde nuevamente fueron divididos en grupos de a seis, consignaron los periodistas en el artículo que publicó Cadenas del Sur.

Lo que dice la ley
El artículo 31 de la Ley 26.727, que establece el Régimen de Trabajo Agrario, dispone que los trabajadores rurales «no podrán ser trasladados en camiones» y que «los vehículos a utilizarse deberán haber sido construidos con destino al transporte de personas».
A su vez, indica que en caso de ser trasladados en vehículos de carga o en utilitarios, «solamente podrán viajar en los lugares diseñados para el traslado de personas» y la cantidad «estará determinada por la cantidad de asientos fijos provistos».