Inicio La Pampa "Los jóvenes deben pasar por todos los deportes"

«Los jóvenes deben pasar por todos los deportes»

BRENDA MORIÑIGO, LA EX ATLETA DE ALTO RENDIMIENTO QUE SE RECIBIO DE PROFESORA

Brenda Moriñigo es una ex atleta de alto rendimiento que hace más de cuatro años decidió dejar de competir para encarar de lleno una carrera universitaria en la ciudad rionegrina de Cipolletti. Recientemente, de forma online por la pandemia del coronavirus rindió la última materia y se recibió de profesora en educación física.
Brenda, que nació hace 23 años en Santa Rosa, por el momento le ayuda a su padre en el negocio, mientras cumple con los requisitos administrativos para ingresar el sistema docente.
La santarroseña practicó deportes desde niña. A medida que creció sus logros cada vez fueron más significativos en competencias de esta provincia, hasta que un día comenzó a lucirse a nivel nacional, conquistando varias medallas de oro en torneos argentinos de duatlón y triatlón. Sus destacados desempeños le permitieron ganarse un lugar en el seleccionado argentino juvenil, disputando el Sudamericano, en Chile, en el que terminó séptima, y el Panamericano, en Brasil, en el que no rindió lo esperado.
La pampeana también fue becada por el Enard (Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo) al ser incluida en el programa Jóvenes Promesas. Su perseverancia y dedicación al entrenamiento fueron sin dudas las clases de su éxito al momento de competir.
-¿Cuándo decidiste dejar de competir?
-Cuando tenía 19 años decidí no correr más. Sentí que me había cansado de tanta exigencia. Entonces fue el momento de comenzar una carrera universitaria. Me fui a Cipolletti para estudiar profesorado en edición física.
-¿Cómo fueron tus días en el alto rendimiento?
-Me levantaba a las tres de la mañana y desde las cuatro hasta la seis nadaba en la pileta de All Boys, luego iba al colegio. A la tarde, todos los días, con distintas rutinas, concurría otra vez al natatorio, salía a pedalear, corría e iba al gimnasio. Era una rutina muy intensa de alrededor de siete horas diarias, que a veces también incluía ir al nutricionista. El domingo era el único día más liviano, pero siempre hacía algo.

Amigos y viajes.
Brenda dijo que practicar deportes durante muchos años y haber sido atleta de alto rendimiento le aportó conocimientos y experiencia para la carrera universitaria. «Además esa etapa de mi vida me dejó amigos, viajes y lindos recuerdos».
-¿Volverías a ser una atleta de al alto rendimiento?
-No volvería a ser una atleta de alto rendimiento. Cuando cumplí 19 años me sentí muy cansada, agotada de tanto esfuerzo. Mirando hacia atrás veo que perdí muchas etapas de mi vida por canalizar todas mis energías en un solo deporte.
-¿Qué consejos le darías a una atleta de 14 o 15 años?
-A esa edad, los jóvenes deben disfrutar de diferentes deportes. Tienen que experimentar otras disciplinas, y disfrutarlas. Recuerdo que a los 14, cuando estaba en el programa Jóvenes Promesas, entrenaba y entrenaba para las evaluaciones que se tomaban en el Cenard.
-¿Qué consejos le darías a aquellos padres que exigen a sus hijos?
-No le daría ningún consejo. Sólo por mi experiencia y por lo que estudié, no es aconsejable que un joven sólo piense en un deporte. No está bueno encerrarse en una disciplina y exigir que sea de alto rendimiento.
Brenda explicó que en la facultad tuvo problemas por no haber practicado otros deportes. «No tenía noción corporal. Desconocía la gimnasia artística, por ejemplo. Es necesario que los chicos sepan a dónde están parados y qué pueden hacer con el cuerpo».

Proyecto.
Brenda Moriñigo quiere dedicarse a la docencia, y a su vez tiene como proyecto formar un grupo de mujeres con el fin de entrenar, de practicar distintas actividades con un equipo interdisciplinario.
«Quiero que sea un grupo exclusivo de mujeres que estén dispuestas a realizar actividades físicas, con un seguimiento diario. Me gustaría contar con una nutricionista y una psicólogo. La premisa es que el grupo logre adherencia al entrenamiento», enfatizó Brenda.