Inicio La Pampa "Los mismos derechos para todos"

«Los mismos derechos para todos»

ESCUELA DE APOYO A LA INCLUSION Nº 2 CUMPLIO 50 AÑOS

La Escuela de Apoyo a la Inclusión 2 de Santa Rosa realizó ayer una serie de actividades y un gran acto frente a la institución, en la calle 9 de Julio, para conmemorar el 50 aniversario de su funcionamiento. Hoy asisten a 300 chicos y chicas con discapacidad, de entre 4 y 18 años.
En el acto se descubrió una plaqueta conmemorativa y se realizó una suelta de palomas. La ceremonia contó con la presencia de la ministra de Educación, María Cristina Garello; el director de Educación Inclusiva, Ladio Scheer Becher, y la directora de la escuela María Virginia Rubio Mondragón, además de alumnos, alumnas, familiares y docentes.
«No puedo sentir más que un agradecimiento infinito a todos los colegas que paso a paso han dado lugar a esta experiencia magnífica, de hacerse cargo de la diversidad y lograr que todos nuestros niños tengan los mismos derechos», dijo la ministra.
Además, le agradeció a la comunidad educativa, por «el esfuerzo de los docentes que hizo que con el apoyo de la Dirección de Educación Inclusiva La Pampa sea pionera en el país en materia de inclusión, siendo reconocida por sus experiencias incluso por organismos internacionales como Unicef».
En esa línea, insistió y destacó «el trabajo y estudio de los docentes pampeanos».

La directora.
«A la escuela asisten principalmente niños y niñas con discapacidad intelectual pero también acompañamos trayectorias de niños con discapacidad múltiple, estudiantes con condición autista y articulamos con otras instituciones», comentó la directora Rubio Mondragón.
Manifestó que «actualmente estamos acompañando 360 trayectorias de alumnos en todos los niveles» y quienes «reciben una propuesta en esta institución son 40 estudiantes. El resto están en otras instituciones. Tenemos un personal de 160 profesionales».
Sobre la comunidad educativa, la directora que asumió el cargo el año pasado destacó que «tenemos acompañamiento de la familia» y «el apoyo de la cooperadora».

Un camino.
El director Scheer Becher destacó «el camino transitado con los principios de integración donde en función de las condiciones políticas, institucionales y comunitarias se fue avanzando para empezar a pensar que los espacios donde están todos, son espacios para todos y todas».
Recordó que se avanzó «hacia un paradigma de educación inclusiva, un paradigma de derechos humanos que se practica. La diversidad es una oportunidad que nos enriquece a todos».
«La escuela de apoyo a la inclusión tiene su identidad, su historia y una oportunidad de seguir creciendo porque estamos convencidos que este trabajo se realiza con responsabilidad», amplió.
Además, resaltó «la fuerza de la familia, de la cooperadora, vecinos, la profesionalización y formación docente para seguir creciendo y creyendo que la educación inclusiva no es una opción sino que es un derecho».