Inicio La Pampa "Los pampeanos deben estar orgullosos"

«Los pampeanos deben estar orgullosos»

NALDO LABRIN Y BEATRIZ DILLON RECORDARON SU AMISTAD CON EDGAR

«Un ser excepcional desde todo punto de vista. Calidad humana, coherencia. En fin, un ser como pocos quedan». Así definió el músico y compositor neuquino Naldo Labrín a su amigo Edgar Morisoli.
En diálogo con Radio Noticias, recordó la última vez que compartió unos mates con él. «Estuve en su casa con mi esposa, pasamos una mañana un largo rato. «Siempre me daba sus últimos trabajos editados o me los mandaba a Neuquen. Tengo todos los libros obviamente dedicados. Me decía por teléfono: ‘te estoy enviando un libro porque no te vas a salvar de él'», rememoró con tristeza.
Durante su última visita a Santa Rosa, en 2019, lo fue a visitar y Edgar le entregó dos trabajos que tenía preparados. A su vez, comentó que había sido invitado a la presentación de «Un ademán de sol», pero por cuestiones de agenda no pudo participar.
«Después hablé con él por teléfono en enero o febrero, y me dijo que tenía que ir el próximo noviembre que presentaba su último libro. Esto ya no será, pero guardo de él un recuerdo por su dimensión humana, su capacidad intelectual, su visión humanística como pocos», resaltó.

«Deben estar orgullosos».
Por otro lado, el músico afirmó que le «encantaba» ver «cómo lo querían los pampeanos, como lo respetaban, y su palabra era una palabra sumamente autorizada. Su poesía es de indudable estatura nacional».
Por estos motivos, consideró que los habitantes de La Pampa «deben estar orgullosos de haber tenido en su tierra a un hombre como este, a pesar de que no era pampeano pero que llegó en los años 50 y fue un pampeano más. Me parece que él pagó bien el hospedaje en esa tierra. Las futuras generaciones le deberán lo que ha dejado como testimonio poético y literario», completó.

Un estudioso.
Por su parte, la geógrafa Beatriz Dillon recordó las charlas que mantuvo con Edgar. «Se podía conversar de muchísimas cosas, y todas era profundas y comprometidas. Una de ellas es la lucha por el tema de los recursos hídricos, el río Colorado y el Atuel, de ese tema específico nosotros hablábamos bastante seguido», contó en Radio Noticias.
En ese sentido, destacó su aporte en la lucha por recuperar el río Atuel y recordó «el día de la presentación de La Pampa ante la Corte Suprema». «El sentado ahí con todo ese conocimiento que luego, como él dijo alguna vez, lo llevaba a la poesía», agregó.
Dillon destacó que Edgar «era un estudioso» y que la temática de los ríos «fue su tema». A su vez, destacó su interés por indagar sobre «los pueblos originarios, las luchas, la dictadura. Tantas cosas que él vivió, era como decía: ‘la poesía es un reflejo de mi vida, lo que yo siento'».
También reconoció que era un «hombre muy metódico, muy organizado», que «no dejaba de tener proyectos a futuro. Creo que eso lo acompañó estos últimos años sin Margarita (Monges)».

En las bibliotecas.
Consultada sobre su aporte a la formación universitaria, Dillon comentó que la carrera de Geografía, como ciencia social, «tiene un vinculo muy estrecho con la literatura porque muchas veces, y Edgar es un referente clave, nos ayuda a comprender mucho lo que está pasando en los territorios».
«En Turismo también, porque su obra fue declarada patrimonio provincial. Cuando podía estaba con nosotros en alguna clase o en una charla, pero claro que está presente. En la biblioteca nuestra están todos los libros de Edgar», concluyó.

El primero en denunciar
Edgar Morisoli fue prácticamente el primero que salió públicamente a advertir que Portezuelo del Viento estaba direccionada hacia la firma Impsa, Industrias Metalúrgicas Pescarmona SA. En enero de 2018, en una entrevista con Radio Noticias, dijo que la poderosa empresa mendocina era «el protagonista oculto» del conflicto por la represa sobre el río Grande y que Impsa «tiene preadjudicadas las turbinas de Portezuelo del Viento, imprescindibles para la central hidroeléctrica». «Está todo armado», denunció en aquel momento.

«Dejó su incansable aporte»
El titular de la Editorial Voces de la Cooperativa Popular de Electricidad (CPE), Alberto Acosta, confesó que, además de tristeza enorme, la sensación de este momento es de una «deuda muy grande con él», por su «generosidad» y su «aporte incansable». En ese sentido, afirmó: «No sé cómo vamos a hacer para estar a la altura de semejante legado».
A su vez, contó cómo era tratar con su material, que fue publicado por la editorial, y destacó que se dedicaba personalmente. «Era extremadamente meticuloso con su obra, tenía muy en claro qué quería hacer. Nunca lo vi dudar, cuando decidía que incluía tal o cual poema en un libro nunca dudaba. Seguramente lo hacía, pero cuando tomaba una determinación era muy seguro», señaló.
«Tuve la fortuna de ser su editor como titular de Voces en dos ocasiones. Tenemos la enorme satisfacción personal y todo el equipo de Voces de haber sido editores de Edgar, porque los objetivos en la editorial tienen que ver con eso, con rescatar la obra de nuestros grandes artistas», completó.

«El máximo exponente de la cultura»
El intendente Luciano Di Nápoli eligió la red Facebook para dar su último adios al poeta. «Edgar fue tal vez el máximo exponente de la cultura pampeana y uno de los más fervientes defensores de nuestros recursos hídricos y de la pampeanidad toda», escribió el mandatario. «Luchador inclaudicable, hizo de la poesía y la escritura su espada y su bandera», acotó en su posteo.
«Su hombría de bien, su honestidad intelectual y su franqueza lo hicieron una persona entrañable que permitió además formar a cientos de pampeanos que siguieron su camino», sostuvo Luciano, que acompañó su posteo con dos fotos tomadas el 24 de marzo de 2019 durante las actividades por el Día de la Memoria. «Esa fue la última vez que pude charlar con él y atesoro ese momento en mi corazón», confesó.
«Nos ha dejado un grande, pero su legado lo es mucho más», concluyó el joven intendente, que transmitió sus condolencias a la familia Morisoli y en particular a Juan Pablo, con quien compartieron bancas en la Legislatura provincial.