Inicio La Pampa "Mi papá me ayudó desde el cielo"

«Mi papá me ayudó desde el cielo»

UNA FAMILIA DE MACACHIN GANO EL TELEBINGO DOS VECES EN UN MES

Una vecina de esta localidad, María Silvina Ubeja, ganó dos veces el Telebingo Pampeano en poco más de un mes. Con su esposo, Fabián Edgardo Ramos, y Benja, el hijo de ambos, integran una «familia luchona» que «se las rebusca» en estas épocas difíciles.
El primer premio fue el «Día del Padre» y el segundo, la semana pasada, un día antes de su cumpleaños. «Los premios -unos 700 mil pesos- nos vinieron bárbaro porque todo está muy complicado», admitió.
La mujer tiene 41 años y es ama de casa, pero para aportar al ingreso familiar, elabora artesanías gastronómicas. «Como mi marido se había quedado sin trabajo hace un tiempo y había que tener una entradita más porque él estaba haciendo changas, arranqué a hacer tortas fritas, budines, tortas, arrollados, alfajores y bombones, y así empecé a vender», relató.
La ganadora, que proviene de una familia macachinense, contó en la página de Facebook de Telebingo Pampeano, de su afición por esta suerte de lotería familiar que es esta modalidad de juego de azar. Silvina cuenta que este entretenimiento entró a su vida de la mano de su papá (un conocido mecánico) con quien compartía esos momentos, pero que cuando él falleció esa actividad quedó relegada. Sin embargo, la pandemia le hizo retomar ese divertimento.
La joven apostadora siempre compra sus cartones en la agencia oficial 129 de Dafas en Macachín que es vehículo de un hecho inédito. «Se los encargo siempre a ellos, me lo guardan», reveló.

Primer alegría.
El domingo 20 de junio, el cartón de Silvina ganó el Bingo Mayor de Telebingo Pampeano. «Ese día no iba a jugar, pero vendí unos alfajorcitos y compré para toda la familia», comentó.
«Me encanta el Telebingo porque con el tema de la pandemia uno no se puede juntar, no sale y esto es un entretenimiento, hacemos una picadita o algo, y pasamos un lindo momento. Aparte es un juego de acá, de La Pampa», dijo.
«Ese domingo, del Día del Padre, nos juntamos con unos vecinos a jugar el Telebingo. Me faltaba el 79 y el 49 y ya había pasado la bolilla 41, dije ‘no, no me toca’. Hace un mes que siempre me faltaban uno o dos números. Venía cerquita, cuando lo saqué pegué un grito, me miraban y no me creían. Luego dijeron el número de cartón y era el mío», recordó.
Hubo una segunda vez. La familia estaba feliz porque con ese premio que, como dijo, les vino bárbaro. Por eso volvieron a comprar cartones para el Telebingo del domingo 25 de julio.
«Nunca elijo el número de los cartones, los encargo y Luisa, la agenciera, me los trae. Compramos tres para jugar en familia. Yo estaba aislada ese domingo y era mi cumpleaños el lunes», explicó Silvina.
Esta vez, la tarde de bingo no la pudo disfrutar con sus «amiga-vecinas» Romina, Silvia y «Titi», fue compartida solo con Fabián y Benja. «Ese domingo no lo podía creer -cuando llenó el cartón-, me puse a gritar y mi marido me preguntaba: ¿por qué gritás? No me creía que había ganado otra vez», comentó.
María Silvina, sensibilizada por esta situación que le da un nuevo impulso a su familia, hizo una retrospección emotiva. «Creo que es mi papá, al que no lo tengo desde hace un tiempo. El es el que está en estas cosas que me pasaron, porque primero fue para el Día del Padre, y luego un día antes de mi cumpleaños», concluyó plena de convencimiento.