Inicio La Pampa "Los proyectos educativos surgirán de los alumnos"

«Los proyectos educativos surgirán de los alumnos»

MENDOZA APLICA METODOLOGIA ABP EN TODAS LAS ESCUELAS

En este ciclo lectivo, las y los maestros de Mendoza asumirán un doble desafío: aplicar un nuevo diseño curricular con contenidos no convencionales, e implementar una metodología educativa apoyada en el Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP). «Se trata de metodologías activas, que buscan poner como centro de escena los intereses de los alumnos», explicó Silvina Del Póppolo, directora de Planificación Educativa de esa provincia.
Entrevistada por Radio Noticias, comentó los alcances del Método ABP, que se aplicará en todo el sistema «desde Nivel inicial a la Educación Superior». «No es algo novedoso. Esta metodología arraiga en una filosofía pedagógica antigua, que considera a la escuela como un laboratorio de trabajo, donde podemos ensayar lo que ocurre en la vida. Lo que hacemos cada día, estudiar, trabajar, programar un viaje, cada proyecto que emprendemos implica nuevos aprendizajes. Sin embargo, cuando lo que moviliza es la motivación, se puede abordar el aprendizaje de otra manera, porque el alumno quiere transitar ese proyecto».

Eligen los alumnos.
Lo novedoso, en todo caso, es «que los contenidos, saberes y habilidades que los alumnos necesitan desarrollar sean determinados en base a la pregunta genuina de los chicos, su indagación, su cuestionamiento sostenido». Por eso, las características del proyecto dependerán del interés común de los alumnos.
A la hora de poner un ejemplo recordó que «en una escuela planificamos el proyecto vinculado a una problemática específica, pero durante su desarrollo, la comunidad recibió una invasión de langostas y los chicos comenzaron a traer langostas en frascos, en sus mochilas, estaban absortos en el fenómeno. Y los docentes tuvimos que plantearnos qué hacer, porque los alumnos pasaban el día jugando con langostas y hasta que la plaga terminara, su atención estaría enfocada en eso. Entonces resolvimos hacer un giro de 180 grados, y dedicarnos a estudiar la langosta, desde su anatomía en Biología, hasta el ángulo en Geometría (llamaba la atención su capacidad de salto, que estaba relacionada con el ángulo de sus patas traseras». La langosta terminó como objeto de estudio en todas las materias («en Literatura estudiamos las plagas bíblicas y la fábula de la langosta, entre otros textos»). A partir de un hecho inesperado, pero que despertó «gran interés en los chicos», la escuela pudo definir una problemática común, priorizando el interés de los alumnos.
«No todas las escuelas tendrán una plaga de langostas para usar como disparador, pero siempre tendrán chicos que indagan y cuestionan. Hoy el conocimiento está a un click de distancia, en el celular, la computadora, y la escuela debería enseñar cómo aprender con toda esa información». El rol del docente sería «encauzar los intereses de sus alumnos. Podrá no contar con una plaga de langostas, pero podrá encontrar otros intereses comunes, de acuerdo a las edades».

Resultado para compartir.
Otra característica del Método ABP es «su necesidad de anclar en una problemática local, para compartir después el resultado del proceso con la misma comunidad». Del Póppolo considera que «necesitamos que los chicos salgan de la escuela como gestores del cambio en su comunidad». Para eso deben «conocer su realidad, de manera que puedan modificarla para bien, y eso debe empezar en la escuela: si identifica y reconoce las problemáticas, debilidades y fortalezas de su comunidad, puede contribuir a modificarlas».
Para resolver un problema social «ya no podemos mirar desde un solo ángulo, resulta necesario abordarlo desde diferentes disciplinas y perspectivas. En Educación estamos entendiendo que las diferentes disciplinas están fuertemente vinculadas y no son compartimentos estancos. Y el alumno debe abordarlas a todas con un mismo cerebro».

Lectura en voz alta.
Este año, Mendoza adoptó la lectura como eje principal y para iniciar su nuevo método implementará «una evaluación de fluidez lectora» con todos los alumnos, de segundo grado a sexto año. «Entre el 16 y el 20 de marzo realizaremos un Censo Provincial de Lectura: escucharemos leer en voz alta a 350 mil alumnos. La lectura es sólo un componente, pero la evaluación servirá para entender qué ocurre hacia el interior del proceso de comprensión de los alumnos. Nos permitirá observar cómo decodifican un texto al que se enfrentan, y advertir si hay dificultades en esa decodificación, porque eso afecta el proceso de comprensión».
El resultado del censo «será compartido con el resto del país, porque representa un esfuerzo muy grande y puede aportar para ver qué pasa en las escuelas a la hora de aprender a leer», concluyó.

Conocimiento y habilidades.
El ABP es un modelo educativo que utiliza proyectos realistas, basados en una cuestión, tarea o problema motivador. Los alumnos desarrollan competencias en busca de soluciones. En esta metodología, incorporar conocimientos tiene la misma importancia que adquirir habilidades. Aunque no en forma sistemática como Mendoza, hay varias escuelas de La Pampa que basan su PE (Proyecto Educativo) en metodologías similares. En la Escuela 62 de Toay, por ejemplo, se iniciaba el ciclo diario con la lectura de un relato o narración, que serviría como disparador para el proceso educativo posterior.