Inicio La Pampa "Los vivos, están salvados"

«Los vivos, están salvados»

FAGGIANI DICE QUE LA REALIDAD DE VICENTIN SE DEBE ANALIZAR POR SEPARADO

Luego de la concentración en apoyo a la intervención y posible expropiación de Vicentín, realizada por organizaciones sociales, gremiales y centrales obreras, el pasado viernes en la plaza San Martín, el secretario general de la Confederación General del Trabajo (CGT) Regional Centro Sur, Luis Francisco Faggiani, dijo que «en este tipo de empresas, de tamaña envergadura, no es apropiado analizar la situación como si fuera una cuestión lineal, hay que separar las cosas».
En ese sentido, Faggiani dijo que «a mi entender hay que separar a los distintos actores que conforman esta situación», dijo, y explicó que «los dueños son ricos y lo van a seguir siendo aunque la empresa quiebre, porque ellos usando artilugios legales han fortalecido su patrimonio personal y en de algún modo se encuentran protegidos».
«Por otro lado los políticos que usan la situación para aglomerarse detrás de una causa, en este momento les sirve el verso del avance sobre la propiedad privada y es el que utilizan, eso los hace más homogéneos y les permite mantener ese 40 % que siempre ha existido, y en tercer lugar están algunos intermediarios, que son parte de la comercialización de los granos, que forman parte del gran entramado de la venta de cereales y donde se encuentran los que se ocupan de la comercialización en negro de esos granos», sostuvo.

Todos perjudicados.
Faggiani manifestó que por otro lado están «los productores agropecuarios, que aunque son de diferente tamaño, todos se encuentran perjudicados, especialmente los más pequeños, porque no cobrar el cereal vendido a los estafadores les significa endeudarse, para volver a sembrar y cosechar, y en algunos casos perder parte de sus propiedades».
«Está el Estado que financió a la empresa a lo largo de muchos años y que es acreedor de más del 50 % de las deudas que tiene en el concurso. Por supuesto están los trabajadores, con la gran incertidumbre, que les genera a más de 7.000 personas, de manera directa e indirecta, saber que si la situación no se arregla, van indefectiblemente a perder la fuente de trabajo», añadió el gremialista.
Lo concreto, dijo Faggiani, es que «los pocos vivos de los que hablamos al comienzo son los únicos que están salvados, también los políticos porque ellos cuando esto pase y se calme van a dejar que Vicentin se caiga y se destruya porque su objetivo es solo utilizar el elemento que los aglutina puede tener ese u otro nombre, pero es sólo eso. También con sus actitudes tratan de encubrir lo actuado por la gestión que de manera espúrea le entregó dineros del Estado y cubrir las huellas de estos actos se logra mediante su accionar mediático».

-¿Qué debe hacer el Estado Nacional?
-Creo que debe intervenir y formar parte de un mercado que es el más importante para el desarrollo de nuestro país, como es el de la producción agropecuaria. No solo porque en este caso se presenta la posibilidad mediante el salvataje a una empresa líder, sino principalmente porque actúa como regulador y por otra parte va a mostrar la realidad respecto de la comercialización de granos y que es ni más ni menos que una gran maquinaria de evasión de impuestos mediante la comercialización del cereal en negro, que hoy en día es del 30 por ciento.

-¿Quienes forman ese entramado?
-Los que venden en primer lugar, que luego también hacen funcionar todo un mercado paralelo, desde el trabajo en negro hasta la compra de maquinarias, herramientas, vehículos, sobre pago de propiedades etc. Luego siguen los intermediarios que son los que compran al productor y muchas veces en connivencia con el exportador terminan llevando la mercadería al puerto para su venta con instrumentos ilegales. Y finalmente el exportador que forma parte de la etapa final y que con su inmensa cantidad de recursos logra mediante la existencia de sociedades inscriptas en distintos países poner en blanco y lograr siderales ganancias. Toda esta cadena en algún momento en los distintos estamentos va poniendo parte de esas ganancias en blanco, usando artilugios legales y también cuando desde el estado se otorgan moratorias, planes de pagos o blanqueo. En cada uno de estos instrumentos ilegales muchísimos comerciantes, pequeñas empresas, grandes empresas encuentran el desahogo y el camino para regularizar su situación frente al fisco, otros la utilizan para que su patrimonio que se vio acrecentando de manera ilegal pueda ahora estar en blanco (por estos medios lograron ser más ricos a costa del esfuerzo de la gran mayoría del pueblo).

Necesidad de transparentar.
Finalmente, Faggiani señaló que «sería muy bueno que en algún momento estos planes de pago, moratorias y blanqueos, pudieran ser transparentes y públicos. Es decir, que todo el mundo pudiera ver quienes se adhieren, sin secreto fiscal, ahí nos encontraríamos con la realidad que muchas veces nos esconden y que quienes trabajamos en la recaudación de los impuestos no podemos revelar por el secreto de nuestra labor nos impone».
«Creemos que la transparencia debe ser el camino correcto para el desarrollo del capital, que en muchos casos en Argentina tiene dudosa procedencia, vuelvo a aclarar que no me refiero a pequeños productores ni industriales y de servicios, sino a grandes capitales», concluyó.