miércoles, 24 febrero 2021
Inicio La Pampa LyF provincializa conflicto y arranca el lunes con paros

LyF provincializa conflicto y arranca el lunes con paros

DESCUENTOS EN LA PANDEMIA

Luz y Fuerza Mercedes decidió provincializar el conflicto que desde hace varios meses mantiene en forma individual con cuatro cooperativas prestadoras del servicio de energía eléctrica, y mientras en un comunicado distribuido a los medios dicen que están dispuestos a llegar «hasta un paro provincial», por otro y en comunicación de dudosa validez legal anunciaron a distintas cooperativas el inicio de un plan de lucha que arranca el lunes 25 con dos horas de paro de actividades y que finaliza el viernes con el cese total de actividades.
El conflicto tuvo origen en el segundo tramo de la pandemia cuando el sindicato dispuso medidas de paro por considerar que las cooperativas no disponían de protocolos de protección a sus trabajadores, considerados esenciales. Buena parte del personal cooperativo, una vez levantada la medida inicial de cerrar totalmente puertas y mantener sólo guardias para prestar los servicios, se mantuvo trabajando a distancia o en pequeños grupos, mientras que en el caso de los enrolados en LyF, a pesar de ser esenciales, se negaron a ir a sus lugares y algunas cooperativas decidieron descontar los días no trabajados.
Como lo recuerdan y corroboran los archivos, en aquel momento desde las cooperativas en particular y la Fepamco, se denunció que la decisión de no ir a trabajar argumentado la falta de protocolos encubría el verdadero motivo, esto es la disputa por aumento de salarios en momentos en que el país estaba virtualmente detenido a causa de la pandemia.
A partir de allí, el conflicto tuvo diversos episodios, siempre con el gremio lanzando embates en busca de recuperar los descuentos aplicados. Las denuncias ante las respectivas autoridades respecto de la falta de protocolos y medidas de seguridad fueron sucumbiendo ante las inspecciones que se fueron sucediendo en las cooperativas. Hallaron todo en orden.
Ahora, y luego de lo que informan fue un plenario provincial pero con la presencia de dirigentes de nivel nacional, LyF decidió involucrar a todas las cooperativas enroladas en Fepamco e iniciar las medidas.
Ayer por la mañana, y con fecha del mismo día, las cooperativas comenzaron a recibir una nota, sin membrete, sellos ni firmas, mediante la cual el secretario gremial de LyF Mercedes, Claudio J. Barthou y el prosecretario gremial, Pablo Cabrera comunican que «el sindicato ha decidido medidas de acción directa en todas las cooperativas de La Pampa afiliadas a Fepamco».
La medida arranca el lunes y va hasta el jueves 28, con paros de dos, tres, cuatro y seis horas en los lugares de trabajo, iniciando en la mitad de la jornada laboral «conforme su horario de trabajo». El viernes el paro será total.

Argumentos.
Los gremialistas -no firmantes- dicen que «atento a los descuentos sueldos y amenazas de aplicar sanciones pecuniarias sobre la BAE», y frente «al acoso sicológico y pervertido» de que son «víctimas» los afiliados «para forzarlos a rectificar las acciones que ejercieron en defensa de sus derechos», es que han decidido la medida.
Las cooperativas que decidieron aplicar los descuentos fueron las de Ingeniero Luiggi, General Acha, General San Martín y Realicó. En su mensaje a la prensa, el gremio involucra también a las localidades de Caleufú y La Maruja.
La cooperativa de Caleufú, que tiene a La Maruja entre sus interconectadas, nada tiene que ver con este conflicto.
LyF da su versión e indica, que tras el correspondiente decreto presidencial, exigieron a las prestadoras los protocolos y aseguran que «la mayoría de las cooperativas se negaron a instrumentarlo», con lo que justificaron «la retención de tareas» que entonces dispusieron.
Esa medida de fuerza fue respondida con el descuento de los días no trabajados. Desde entonces hicieron varias denuncias y las cooperativas fueron inspeccionadas por reparticiones públicas y la Aseguradoras de Riesgo del Trabajo, sin que encontraran fallas o faltantes en los protocolos, tanto habituales como especialmente contra el Covid-19.
Consideran que no sólo no han retrotraído la situación como se les ha ordenado la autoridad de Trabajo, sino que las cooperativas de Acha y San Martín han sumado sanciones económicas en la BAE.
Dicen que de unas 600 cooperativas de energía de todo el país, sólo Acha, San Martín, Realicó y Luiggi han puesto en esa situación a 43 trabajadores, a los que someten a «maltrato». Advierten a los medios lo que ya han directamente comunicado a las cooperativas -todas- que es medidas directas la semana que viene «si no dan marcha atrás como legalmente corresponde».