Macri frenó la construcción del Chihuido

El gobierno nacional frenó la concreción de la construcción de la represa Chihuido en la provincia de Neuquén. La novedad causó ayer un fuerte malestar en las autoridades de la provincia vecina pero también entre el consorcio conformado por empresas argentinas y la compañía alemana Voith Hydro, la cual contaba con el respaldo del propio gobierno alemán.
La noticia fue revelada ayer por el diario porteño La Nación. “El ajuste le trajo a Mauricio Macri un malentendido bilateral: por restricciones presupuestarias, decidió postergar la construcción de la represa Chihuido, en Neuquén, y desencadenó perplejidad y cierto malestar en el gobierno de Alemania”, informó el diario porteño.
En el artículo recordaron que el año pasado, durante una visita a Buenos Aires, la canciller Angela Merkel había conversado con Macri sobre el proyecto. “Chihuido es una represa hidroeléctrica que requiere de una inversión de 2.200 millones de dólares, de los cuales el 85% debería ser aportado por proveedores alemanes e italianos y garantizado por Euler Hermes, la agencia de exportaciones de la administración Merkel, y el gobierno de Italia”, informó La Nación.
La mala nueva se la dio el miércoles el vicejefe de Gabinete, Gustavo Lopetegui, a una comitiva integrada por el embajador alemán en la Argentina, Jürguen Mertens; el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, y representantes del resto de las empresas del consorcio, como Juan Manuel Collazo, de Helport (la constructora de Eduardo Eurnekian), y Gustavo Weiss, de Eleprint y presidente de la Cámara Argentina de la Construcción. La otra integrante es Panedile, de Hugo Dragonetti, que no estuvo en la reunión.
“No podemos empezar ni una sola obra nueva”, les dijo Lopetegui, según La Nación. El vicejefe de Gabinete les explicó que, como los préstamos para la central iban a ser pagados finalmente por el Estado argentino, el país no estaba en condiciones de sumar gasto público a su compleja situación fiscal.
Mientras el gobernador Gutiérrez evitó confrontar con Nación y reclamó una nueva licitación, el vicegobernador neuquino Rolando Figueroa salió con los tapones de punta contra la Casa Rosada: “Mientras el Gobierno Nacional premia con tasas de interés superiores al 40% para sostener ganancias improductivas del mercado financiero, le baja la persiana a una inversión genuina de 2.200 millones de dólares en Neuquén”.