Inicio La Pampa Marcha de desocupados

Marcha de desocupados

«Entiendo el reclamo y la desesperación», expresó el secretario de Trabajo de la Provincia, Marcelo Pedehontaá, tras haber recibido ayer por la mañana a un grupo perteneciente a la Agrupación Despedidos Textiles de Alpargatas. El funcionario -después que se retiraran los trabajadores despedidos de Calzar-, dialogó con LA ARENA y se comprometió a «gestionar, hablar», pero advirtió que la solución «no es fácil» porque sólo en el conglomerado Santa Rosa-Toay «la desocupación ronda el 11 por ciento».
-Fue un momento tenso…
-Sí, realmente son momentos difíciles. En primer lugar, y pido que quede bien en claro, yo entiendo la situación, entiendo el reclamo y la desesperación… Ahora bien… estamos enmarcados en un momento donde todos los argentinos tenemos esperanzas de que vamos a superar esta crisis, pero estamos en una crisis.
-¿El Gobierno provincial qué puede hacer?
-El equipo del ministro Ricardo Moralejo -me consta por haber sido parte de Producción- está abocado a la permanente gestión de ver cómo sustituimos un emprendimiento de este tipo. Ahora mismo estamos en un momento donde el conglomerado Santa Rosa-Toay está fluctuando en los 11 puntos de desocupación.
-¿Y entonces?
-Generar un puesto de trabajo con gente que tiene una competencia determinada -porque ellos tienen un valor agregado en el mercado textil que es indudable pero tendrían que salir a actualizarse en competencia en otro rubro- no es tan fácil. Pero bueno… lo decía (Rodrigo) Genoni (dirigente del CEC), que él tuvo 600 pérdidas laborales en 2 años. Y hoy estamos en esta crisis, y repito, a uno le genera mucha impotencia no poder tener la solución, pero entiendo perfectamente a los trabajadores de Calzar…
-Ellos dicen haber sido utilizados políticamente antes de las elecciones…
-No, eso no es así. Lo desmiento. Yo estuve el día en que la Asociación (de Trabajadores Textiles Despedidos de Calzar) estuvo con el empresario de Buenos Aires, que fue muy claro: trasladar una estructura comercial-empresarial a La Pampa lleva su estudio, su mercadeo.
Y además tenemos que ser conscientes… la Argentina hoy está en una situación donde todos tenemos expectativa en Alberto Fernández, hay esperanzas en que todo puede variar, pero estamos iniciando un camino de recuperación.
-Ve un Gobierno nacional que se ocupa.
-Todo indica que hay un Gobierno nacional proactivo en beneficio de la gente, del trabajador. Se tomaron medidas en esa línea, pero eso tiene que empezar a volcarse rápidamente en el consumo que es un factor fundamental; y también en la industria nacional. Porque lo que afectó la industria textil fue la deliberada decisión de (Mauricio) Macri de abrir la importación… era imposible con los costos nacionales poder competir, cuando se tenía un costo básico de $60 pesos por un calzado, y se la traía de Taiwan por $20 pesos. Eso es una realidad.
-Pero los que reclaman piden lo justo.
-Estamos trabajando en función de eso. Con muchos de ellos tengo conocimiento de andar en la ciudad y sé que ellos están reclamando lo que creen que es justo, y lo que es justo un trabajo. Porque están viendo truncada su expectativa de vida.
-¿Y cómo funcionario qué puede hacer?
-Gestionar, hablar, negociar. Quizás ellos no entiendan y yo tendré que mejorar en no haberlos atendido mejor antes como agrupación. Yo era subsecretario de Trabajo y me manejo colectivamente con las entidades gremiales. Con Nerio Medina (fue secretario del Sindicato Textil en La Pampa, que hoy ya no funciona) teníamos conversación. Nerio venía todos los días para ver cómo gestionaba para su gente, pero luego pasó lo que pasó: la textil obrera decidió cerrar…El Gobierno de La Pampa siempre estuvo en contacto. Mañana (por hoy) a las 9 veré, porque ellos dicen que hay algunas cuestiones que no se han cumplido. Veremos cómo avanzamos en ese punto, pero los volveré a recibir.
-¿Va a hacer consultas con otros estamentos?
-Cuando tenga la información espero que podamos gestionar… Y sí, es verdad que son momentos tensos que cargan de negatividad, Dije públicamente el día que se cerró Carnes Pampeanas que fue mi día más duro como funcionario. Y llevo años, pero verlos llorar…
-¿Vimos muchos jóvenes que vienen para anotarse por trabajo?
-Sí, este tipo de situaciones se me replica por cantidades… la bolsa de trabajo está llena, porque hay que entender que tuvimos 4 años de discriminación con la obra pública, y el trabajador de la construcción también la está pasando mal. Se genera que las empresas constructoras empiezan a perder mano de obra calificada, que baja a las obras menores, los que están ahí a su vez van a hacer changas y los de las changas se quedan sin nada. Es todo un proceso que hay que revertirlo.
-¿Pero hay algún signo más o menos alentador?
-Tuvimos la gran noticia el miércoles del reconocimiento de una deuda nacional. Eso permite que nuestro gobernador se afiance más en su decisión de generar obra pública, de generar emprendimientos, de apoyar a emprendedores… es parte de un proceso, y no es de un día para el otro.

Reclaman soluciones laborales
La Agrupación Despedidos Textiles de Alpargatas marchó en la mañana de ayer desde la Plaza San Martín a la Secretaría de Trabajo y de allí a Casa de Gobierno, reclamando respuestas al gobierno provincial, y acusando a funcionarios de “incumplir promesas”.
En diálogo con LA ARENA, Mónica Riarte y Elsa González, representantes de la Agrupación, señalaron que “trajimos un petitorio para el gobernador, porque la semana pasada ya habíamos pedido por nota reunirnos con él y no obtuvimos respuesta. Nos recibió Bruno Ramírez (subsecretario general de la Gobernación), y nos dijo que mañana (por hoy) vamos a ser recibidos por Marcelo Pedehontaá y por el subsecretario de Industria Silvano Tonellotto, en la Secretaría de Trabajo y Promoción de Empleo”.
“Durante todo el año pasado pedimos ser recibidos por Pedehontaá, y no obtuvimos respuesta. Queremos nos atiendan y que se preocupen por nuestra situación. Además, queremos saber qué va a pasar con la fábrica que prometieron que iba a venir, qué novedades hay, porque nosotros no sabemos absolutamente nada, no obtuvimos ningún contacto por parte de la gente de John Foos”.

Promesas incumplidas.
Riarte indicó que “Pedehontaá nos dijo que él nunca nos prometió nada, pero es porque nunca nos recibió antes, igualmente cuando estuvo el representante de John Foos, él estuvo presente, por eso creemos que es parte de las promesas incumplidas, porque estaba en este tema”.
“Nos prometieron puestos de trabajo con la instalación de esta nueva empresa, prometieron ir reubicándonos. Nos mandaron a los ministerios a ver qué ayudas podíamos conseguir, llenamos montones de planillas, y no hemos recibido ni siquiera una tarjeta alimentaria. Hoy la gente llegó a un límite, nos piden que sigamos esperando, pero no podemos esperar más. No tenemos ningún tipo de ayuda económica, como para esperar más”.
Por su parte, González dijo que “ya tocamos fondo, salimos a la calle para que ellos nos llamaran y nos reciban, porque hemos mandado muchísimas notas y no nos recibieron nunca. No tenemos más recursos para seguir subsistiendo. No queremos pensar mal, pero todo da a pensar que fuimos utilizados en campaña. Queremos que nos digan si no va a venir John Foos, cómo hacemos para seguir sobreviviendo”.

Petitorio.
En el petitorio recibido por el subsecretario general de la Gobernación, los trabajadores despedidos reclaman que Ziliotto “como mayor responsable del Estado pampeano” sea el nexo entre quienes “han perdido todo y los próximos inversores del rubro”.
Además solicitan el “esfuerzo y compromiso” del gobernador, para generar fuentes de trabajo que incluyan a “240 familias que están pasando situaciones sociales muy complejas”.