Inicio La Pampa Santa Rosa gritó por Nadia

Santa Rosa gritó por Nadia

Una multitud copó las calles del centro santarroseño para pedir justicia por Nadia Lucero, la joven que pelea por su vida tras ser salvajemente golpeada por su pareja Laureano González. «Vamos  seguir luchando hasta el final», afirmaron desde la familia. 

El violento caso que tuvo como víctima a Nadia Lucero movilizó a toda la comunidad santarroseña que, este viernes por la tarde, salió masivamente a la calle para reclamar justicia por la joven de 22 años, quien hace seis días se encuentra internada en «muy grave estado» en el Hospital Lucio Molas. «Estamos esperando un milagro para que mi hija mejore», señaló Jorge Lucero, el papá de Nadia.

«¡Justicia por Nadia!». Ese fue el lema con el cual se convocó ayer por la tarde a una nueva movilización por las calles de Santa Rosa. Allí los vecinos y vecinas de la ciudad demostraron su apoyo y solidaridad para con la familia en este difícil momento.

La concentración, que reunió a un nutrido número de personas, fue frente a las puertas de la Municipalidad y la marcha tuvo como punto de llegada la explanada de la Casa de Gobierno, donde el papá de Nadia dio una breve pero sentida declaración: «Estamos acá para pedir justicia por Nadia y por todas nuestras mujeres, hijas, madres que salen a la calle y puedan volver a sus casas».

Previamente, Jorge agradeció el acompañamiento de los vecinos y, con lagrima en los ojos, pidió que el agresor de Nadia, Laureano González, reciba de la Justicia una «pena ejemplar» porque «esa persona no puede estar libre». Y afirmó: «Vamos a seguir peleando por mi hija».

Por su parte, Yanina, una amiga de la familia, dijo que «vamos a seguir luchando hasta el final, porque Nadia no se merece nada de lo que le pasó. Vamos a seguir buscando justicia aunque tengamos que marchar todos los días. Este tipo no puede salir nunca más a la calle, tiene que quedar preso». Luego de las declaraciones, la columna de manifestantes regresó al punto de encuentro.

Estado de salud

Antes de la marcha, Jorge dialogó con LA ARENA y brindó detalles sobre el estado de salud de su hija. Lamentablemente, su vida está comprometida. «No ha mejorado, sigue igual, en un estado crítico. Está muy grave», amplió en ese sentido.
«Según el parte que nos dieron hoy (por ayer viernes) al mediodía, Nadia tuvo un cuadro de fiebre y otras nuevas complicaciones que siguen apareciendo. También intentaron despertarla, le sacaron los sedantes pero no respondió, no despertó. Así que ahora lo único que podemos esperar es un milagro para que mi hija mejore», indicó el papá de la víctima.

En referencia al principal sospechoso del caso, Laureano González, Jorge solicitó que «vaya a una comisaría como todos los presos, no refugiado como está ahora» y afirmó que «sigo esperando para ver si puedo reunirme con el gobernador» Sergio Ziliotto.

Salvaje ataque

Nadia, de 22 años y madre de dos hijos, permanece internada en Terapia Intensiva desde el domingo por la noche, cuando su pareja la abandonó en la Guardia tras golpearla salvajemente y torturarla. González le pegó brutalmente -con golpes de puños y patadas- y presuntamente la cortó con un cuchillo entre las 3 de la mañana y las 23 horas del domingo 15, según aseguró el fiscal Walter Martos, encargado de llevar a cabo la causa.