Más de 100 personas en bicicleteada solidaria

Cerca de un centenar de piquenses participó ayer a la mañana de la bicicletada solidaria que organizó el municipio en conjunto con el Hospital Gobernador Centeno, en beneficio de la Casita de la Diversidad.
Los participantes se reunieron en la sede de la Dirección de Deportes, desde donde partieron rumbo a la Laguna La Arocena de General Pico. De la actividad participó el jefe comunal Juan José Rainone y el director del Hospital Gobernador Centeno, Esteban Vianello. Una vez que llegaron al predio en el que está enclavada la Laguna piquense, se realizó una jornada de visibilización en el marco del Día Mundial de la Lucha contra el VIH, que estuvo a cargo del centro de salud local. Los profesionales realizaron exámenes gratuitos y entregaron los resultados en el mismo lugar.
La bicicletada se realizó a beneficio de la Casita de la Diversidad, creada por Germán Cavilla y Roberto López, una de las primeras parejas piquenses unidas a través del Matrimonio Igualitario. Si bien no se cobraba una inscripción, cada participante debía donar un alimento no perecedero, como fideo, polenta, arroz, aceite y otros.

“Granito de arena”.
Desde hace cuatro meses, y ante la situación social que atraviesa la ciudad, la joven pareja decidió entregar viandas a las familias más necesitadas, y en la actualidad asiste a medio centenar de personas.
“La Casita se activó mucho más hace tres o cuatro meses, cuando a un grupo de jóvenes del colegio secundario le comentamos lo que hacíamos y que queríamos trabajar para ayudar a las personas. Cuando nos dimos cuenta la Casita se había llenado de gente joven con muchas ganas y empezamos a recolectar alimentos para hacer un comedor para la gente que necesitaba. Damos más de 50 viandas por vez que hacemos, los lunes, miércoles y viernes. Lo hacemos con donaciones de la gente, y la mayoría de las veces falta carne y verduras, pero ponemos entre nosotros”, dijo López.
También agregó: “Nosotros aportamos nuestro granito de arena y también hay muchas personas que trabajan en Pico de esta manera. Viene gente de los barrios Molino, Este, Rucci y Federal. Hay días que solo tenemos fideos con tuco, y para que se vengan desde el Federal a buscar una vianda, es porque es hay mucha necesidad”.
La Casita de la Diversidad, que funciona en calle 16 entre 23 y 25, además dispone de un ropero comunitario, una biblioteca y ofrece clases de apoyo.