Inicio La Pampa Más de 70 mm. y muchas complicaciones

Más de 70 mm. y muchas complicaciones

La ciudad de Santa Rosa recibió una copiosa lluvia entre las 9 y las 11 de ayer, situación que provocó, una vez más, el desborde de los cuencos aliviadores de la calle Donatti, en los barrios Villa Germinal y Malvinas Argentinas. Aunque en menor medida, el fenómeno también provocó el anegamiento de la calle Gandhi, entre Virgen de Fátima y Luther King, justo frente al cuenco del Barrio Escondido.
La mayor preocupación de las autoridades de la ciudad era la cantidad de agua en la zona de los cuencos de la calle Donatti, con las calles circundantes llenas de agua de cordón a cordón.
El secretario de Obras Públicas, Guillermo Bergonzi, aseguró que las bombas estaban funcionando pero que continuarían monitoreando la situación de cada uno de los espejos de agua ante la posibilidad de nuevas precipitaciones. Además, desde la Municipalidad informaron que «se pusieron en marcha los bombeos del barrio Procrear y del trasvasamiento de la laguna Don Tomás».

Malestar.
En la recorrida realizada por este diario, vecinas y vecinos de las zonas afectadas expresaron su malestar y su hartazgo ante una situación que no tiene solución, independientemente de los cambios de gobierno en la ciudad, con gestiones de uno y otro signo político. Una de las voces que se escuchó fue la del histórico referente barrial Oscar Falcón, quien responsabilizó al actual intendente Luciano di Nápoli por la situación que atraviesan.
Desde el Servicio Meteorológico Nacional informaron a este diario que a los 24,3 milímetros caídos entre las 21 del sábado y las 9 de la mañana del domingo, se sumaron los 48,6 caídos entre las 9 y las 15 de la víspera, totalizando casi 73 milímetros.

Evacuados.
Al aguacero se le sumó también un corte de luz que, desde las 11 de la mañana, afectó a los barrios Santa María de La Pampa, Villa Navarro Sarmiento, Villa Amalia, Villa Martita, Favaloro, Regazzoli, Villa Santillán, Fonavi 25, 27, 34 bis y Pampa y la Zona Rural de Toay.
Desde el cuerpo de bomberos que depende de la Unidad Regional I de la Policía informaron que recibieron llamados de vecinos angustiados de la zona de los cuencos de la zona norte, pero aseguraron que solo tuvieron que intervenir en la zona de Villa Martita, concretamente en Poetas Pampeanos y Rojas, donde se desprendió un enorme gajo de una planta.
La comuna local, abocada ayer a la organización de la Maratón A Pampa Traviesa, estuvo realizando tareas de asistencia a familias afectadas por los anegamientos. En ese trabajo tuvieron la colaboración de Defensa Civil, cuyo titular, Luis Clara, informó a este diario que debieron evacuar a dos familias, una de ellas del asentamiento ubicado detrás de la laguna Don Tomás.
Sin embargo, en horas de la tarde, la Municipalidad de Santa Rosa informó que se tuvo que intervenir en la evacuación de una mujer embarazada de uno de los asentamientos de la ciudad. «Desde el área social, con el fin de dar una respuesta, asistió con un nylon, para cortar algunas filtraciones de agua en techos, lavandina, colchones y frazadas», informaron.

Toay.
La ciudad de Toay también sufrió con las lluvias del fin de semana. El intendente Rodolfo Alvarez aseguró que fueron 140 milímetros en total. La Municipalidad local recibió asistencia de Defensa Civil que estuvo realizando tareas de bombeo en cuatro lugares, uno de ellos, la calle Gorrión, donde el agua provocó un enorme socavón.
«Hay ocho bombas desagotando los lugares por si a la noche vuelve a llover, mitigando los distintos cuencos», explicó el jefe comunal Rodolfo Alvarez, quien dialogó brevemente con este diario poco antes de las 16.
El intendente aseguró que tuvieron que asistir a algunas familias afectadas por la lluvia pero no hubo evacuados. Igualmente, la comuna toayense tenía preparado el albergue del complejo recreativo Horacio del Campo para cualquier eventualidad. «Hubo un par de viviendas donde ingresó agua en la casa, una en el casco urbano y la otra en la zona de quintas», explicó.
El jefe comunal aseguró que hubo que cortar varias calles para permitir que el personal trabajara con tranquilidad.