Inicio La Pampa Matadero: "¿Cómo es posible que no puedan hacer nada?"

Matadero: «¿Cómo es posible que no puedan hacer nada?»

El Club Atlético Deportivo Matadero, la Fundación Wetrache y el Merendero Fuerza Joven, tres instituciones del Barrio Matadero, difundieron ayer un duro comunicado en el que existen respuestas al intendente de la ciudad Luciano di Nápoli, a la Dirección de Asuntos Vecinales de la Municipalidad de Santa Rosa, a concejalas y concejales de Santa Rosa, diputadas y diputados de la provincia y a la Federación Pampeana de Box por la situación de violencia que se registró el 7 de septiembre, hecho por el cual están detenidas dos personas.
«A la Dirección de Asuntos Vecinales de la Municipalidad de Santa Rosa, le preguntamos: ¿Qué pasó con la respuesta que debiéramos haber tenido el día viernes 11 de septiembre, según la reunión realizada y en relación a los mecanismos legales existentes, que resuelvan definitivamente la intervención de la Comisión Vecinal del barrio? ¿O seguirán avalando la impunidad con la que ejercen sus prácticas violentas, amenazantes, denigrantes y machistas hacia sus semejantes, que la misma realiza en su nombre?», preguntaron.

Ataque y detenciones.
El lunes de la semana pasada, un grupo de personas, entre ellos muchos niños y niñas, que realizaban actividades deportivas en el Polideportivo del Barrio Matadero, que pertenece al municipio, fueron desalojados violentamente por integrantes de la comisión vecinal y de una Escuela de Boxeo del barrio. Luego de las denuncias de las víctimas, la Justicia detuvo Héctor y Jorge Valquinta.
«Mantienen en vilo a todo un grupo barrial sometido al miedo, que escapa a los ojos y oídos de los de afuera por hacerse los distraídos o por conveniencia. No lo sabemos. ¿Es entonces un proceso democrático real si la posibilidad de elegir libremente se vio obstaculizada por intimidaciones y amenazas? ¡Ustedes también son responsables! ¡Queremos elegir libremente!», manifestaron.

¿No somos visibles?
El mismo cuestionamiento le hicieron a di Nápoli. «Compartimos con usted el repudio total y absoluto al violento atentado a la Quinta Presidencial. El mismo se encuadra en un evidente intento desestabilizador del cual algunos grupos políticos y económicos son protagonistas.
Y entonces le preguntamos: ¿cómo es posible que no haya podido ni siquiera dedicar unas líneas en relación a lo ocurrido en el barrio? ¿No somos visibles a sus ojos? (…) ¿No puede manifestar algún análisis al respecto? ¡Usted también es responsable!», dispararon.
A los legisladores y legisladores de la ciudad y la provincia les endilgaron levantar la bandera de los derechos humanos, pero no estar presentes ante lo ocurrido en el barrio. «El respeto de los Derechos Humanos también es una condición esencial para el desarrollo de nuestro barrio y de toda la población. ¡Ustedes también son responsables!», les recordaron.

Problema político.
El texto también cuestiona a la Policía. «¿Cómo es posible que no puedan hacer nada? ¡Se puso en riesgo la vida! (…) ¿Cómo es posible que a la hora de realizar las denuncias, tal como son los mecanismos que contamos los vecinos para defendernos, nos devuelvan juicios de valor personales, obstaculizando el proceso con dichos individuales sin problematizar la gravedad de los hechos? Esto es un problema político, se dijo en la comisaría. ¿Cuál es señores el problema político, qué saben ustedes de tal situación?»
Por último le preguntaron a la Federación Pampeana de Box quiénes y cómo regulan las prácticas boxísticas, a propósito de lo que consideran un mal uso de la herramienta del deporte como transformador social en el caso puntual de la escuela de box que dirige Valquinta en el barrio Matadero.
«Resulta gravísimo que quienes naturalizan estos hechos sean los propios organismos del Estado y en todo caso las propias instituciones que dicen contener a los pibes a través del deporte. Duele el silencio, la no preocupación, la no verbalización del repudio generalizado», expresaron, para luego cerrar con un único reclamo: «¡Exigimos respuestas!».

Denunciaron disturbios en el barrio.
A horas de cumplirse una semana de la agresión contra integrantes Club Atlético Deportivo Matadero que se registró en el espacio verde del barrio Matadero, por la que terminaron detenidos Héctor y Jorge Valquinta, ayer se registraron nuevos incidentes en el barrio.
Según contaron vecinos y vecinas a LA ARENA, «hicieron disturbios en varios lugares, no solamente en la canchita», en alusión a integrantes de la misma familia y denunciaron que luego fueron «a cascotearle la casa» a una mujer.
Todo ocurrió, según su versión, cuando un joven circulaba por la zona del merendero que se encuentra en el barrio. Pese a no darle importancia, para no tener problemas, decidieron llamar a la Policía para que tomen conocimiento. Sin embargo, el sospechoso luego se fue a molestar a unos chicos que estaban jugando al fútbol en la cancha municipal. «Ahí se armó una guerra, porque se cagaron a palo (sic). Ahí me llamó una chica del merendero avisando que habían ido los Valquintas a molestar de nuevo en la canchita», contaron.
Ahí es donde decidieron acercarse y grabar lo que estaba sucediendo. A su vez, indicaron que el joven que estaba jugando al fútbol, y que se peleó con el sospechoso, «se lo llevó la policía para que declare», mientras que el autor del ataque se fugó.
Luego, contaron, el hermano del agresor «fueron a la casa de la mujer del chico que se llevaron a denunciar para decirles que cuando lo vieran lo iban a golpear». Sin embargo, la amenaza no terminó ahí y le «cascotearon» la casa en dos oportunidades, en una sólo se encontraba una menor en el interior debido a que su madre se había trasladado a la Seccional para radicar la denuncia.
En horas de la tarde, fuentes policiales afirmaron que «no había denuncia alguna» presentada en la sede de la Seccional Primera y brindaron su versión de lo que ocurrió en la canchita. En ese sentido, explicaron que «hubo una cuestión entre personas que estaban jugando al fútbol en la cancha, algo que no se puede hacer. Fueron los móviles y los invitaron a que se retiren. Hubo una gresca, una persona se la llevó a comisaría, pero no pasó a mayores».
«Por el momento no tendría vinculación» con lo ocurrido la semana, deslizaron y precisaron que una persona fue demorada «por estar haciendo disturbios». El objetivo de esta medida fue «descomprimir la situación y que no escale a algo más grave».
«Por ahí están medio sensible con lo que pasó el otro día, pero no tenemos vinculación con lo que pasó la otra vez. Igual estamos tratando de averiguar por qué llegaron a discutir», indicaron. Por la noche confirmaron que hubo agresiones con piedras, aunque «sin daños ni lesiones a personas».