Inicio La Pampa El guardián de los perros callejeros

El guardián de los perros callejeros

VECINO PIQUENSE ALIMENTA A SUS MASCOTAS Y A LAS QUE NO TIENEN DUEÑOS

(General Pico) – El vecino Matías Contreras atiende desde hace seis años una forrajería frente al barrio Malvinas de esta ciudad, en la calle 116 bis, donde le da de comer a una decena de perros, la mitad de ellos propios, y el resto son de los vecinos y otros «agregados» de la calle.
Se considera «muy perrero» y contó que desde niño alojaba en su casa familiar a los canes abandonados. El frente de su comercio, durante el día se convierte en un «comedor de perros», y a la noche duermen dentro del local.
«Con la forrajería arranqué en marzo de 2015 y sigo firme. Acá comen todos los perros, porque tengo cinco míos, y también los de los vecinos y de la calle. A veces tiramos alimentos a los pajaritos que vienen. Mucho o poco tienen que comer todos los días», le contó Contreras a LA ARENA.
El comerciante explicó que a muchos de los canes los rescató de la calle, y que incluso los hizo castrar y desparasitar. A uno de ellos, lo encontró una noche de invierno durmiendo sobre un montón de hojas secas en el barrio, con el pelaje ya blanco a causa de la helada que ya empezaba a caer. No dudó en darle comida y hacerlo dormir dentro de su comercio. Otro llegó lastimado y muy flaco, y gracias a su atención recobró el peso y el ánimo. Lo mismo hizo con otros tantos perros, en una clara demostración de amor por los animales.
«Les di comida y se quedaron. Son bastantes perros los que tengo, pero por suerte no molestan a la gente, porque comen y van a cada uno a su sector y no se pelean entre ellos», señaló.

Cuidador.
El hombre contó que durante la mañana y la tarde, les «pongo agua y un poco de comida a cada uno» para que coman. Después, los «hace dormir adentro para que no pasen frío», sobre todo en esta época del año.
Desde chico, que le gustan los perros, y según contó «siempre llevaba perros de la calle aunque no los podíamos tener porque tenemos una casa chiquita con poco patio. Perro que veía en la calle lo acariciaba, me seguía hasta mi casa y a veces entraba». Ahora, a sus mascotas los deja en el local donde les da de comer y los tiene «bien cuidados».
En vísperas a las noches más frías del año, Matías dijo que «los deja adentro del local para que no pasen frío» y que durante el día «andan por la cuadra» y los espacios verdes del Barrio Malvinas.
En los últimos años el comercio del cuidado de las mascotas creció de manera notable, siendo cada vez los locales de venta de alimentos y de accesorios para las mascotas, como aquellos que se dedican a bañar y cortar el pelo de los animales.
En este sentido, Matías dijo que siempre «hay ventas, aunque hay algunos días que se vende más que otros, pero la gente compra. Por eso hay que tener variedad de marcas, de calidad y de precios. Pero creo que para todos los rubros está igual».