Mazza, en una Bienal Internacional

MAS DE MIL JUEZAS DE TODO EL MUNDO SE REUNIERON EN BUENOS AIRES

María Florencia Maza fue la única integrante del Poder Judicial pampeano que, hace unos días, participó de la XIV Conferencia Bienal de la International Association of Women Judges (IAWJ) que se desarrolló en Buenos Aires.
La funcionaria judicial, en diálogo con LA ARENA explicó que “tomaron parte mujeres que se desempeñan en la Justicia en distintos países, y la conferencia se llevó adelante bajo el título ‘Construyendo puentes entre las Juezas del Mundo’. Fue una experiencia sumamente enriquecedora”, amplió la magistrada, quien se desempeña como Jueza de Control de la Primera Circunscripción Judicial.
La ceremonia de apertura se realizó en el Teatro Colón, y el encuentro fue organizado por la Asociación de Mujeres Jueces de Argentina (AMJA), que preside la doctora Susana Medina. “Estuvieron presentes el presidente y la vicepresidenta de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti y Elena Highton de Nolasco”, indicó Maza.
-Resultó una gran experiencia haber estado.
-Claro que sí. La temática de la Conferencia era “Construir puentes entre Mujeres Jueces del Mundo” y la verdad es que, en ese sentido, fue en lo particular espectacular. Por la posibilidad de conocer juezas de otros países, con quienes pudimos compartir experiencias, criterios, y opiniones, que obviamente pueden servirnos a la hora de la toma de decisiones en temas sensibles.
En lo personal hice vínculos con juezas no sólo de distintas provincias de Argentina, sino también de países como Guatemala, Paraguay, México, España, que cabe decir son pioneros en el tema de violencia de género; y también de Estados Unidos y Chile, entre otros. Por eso puedo decir que fue súper enriquecedora la experiencia vivida.
-¿Y qué temas fueron especialmente considerados?
-Hubo una amplia temática, y se puede mencionar que se razonó acerca del lugar que ocupan las mujeres dentro del Poder Judicial, y en realidad en todos los organismos del Estado.
Se dialogó sobre perspectivas de género que tenemos que resolver los operadores judiciales.
-Hubo representantes de muchísimos países.
-Sí, vinieron más de mil juezas de todo el mundo: Asia, Africa, Europa, de toda América… había mujeres de Pakistán, Serbia, Jordania… Una enorme diversidad, con todo lo que eso trae aparejado, por la multiplicidad de razas y costumbres, de formas de vestir… las árabes con sus velos, las africanas con sus vestidos súper coloridos… Había mujeres de todo el mundo con sus distintas realidades.
-¿Son ostensibles las diferencias?
-Se notan distintas realidades a nivel mundial, se ven diferencias…
-¿Y cómo estaría nuestro país en el concierto mundial, en cuanto a la posición de la mujer en la Justicia?
-En algunos casos estamos adelantados porque hicimos un buen camino hacia la igualdad real de género; y con respecto a otros países vemos algunos bastante más atrasados en la temática como pueden ser los africanos, o musulmanes, donde influyen las cuestiones religiosas que son mucho más rígidas, lugares donde el Corán juega un papel muy importante.
-Pero obviamente se habrá encontrado con mujeres cuyos países están por encima del nuestro.
-Por supuesto, porque aunque considero que vamos por el buen camino, hay otros en los que uno debiera mirarse, como Alemania donde están mucho más preparados. Creo igual que en Argentina se avanzó muchísimo y las mujeres empezamos a ocupar lugares de privilegio, en general… Y hasta hemos tenido una presidenta mujer, que no fue la primera sino la segunda (hizo así mención a Isabel Martínez, que sucedió a Perón tras su muerte)… Por eso hay que admitir que hubo un avance y también en la Justicia.
-¿Y en La Pampa?
-Lo que podemos decir es que la nuestra es una provincia pionera en la cuestión de violencia de género; y en ese sentido prima un criterio que está presente en todos los operadores, sean mujeres u hombres. Hubo una capacitación, y también una preparación personal para actuar en cuestiones de género, para juzgar con perspectiva de género.
-¿Cuál es el porcentaje de mujeres y hombres en el Poder Judicial pampeano?
-Depende de los fueros, pero hay muchísimas empleadas judiciales mujeres en La Pampa, y creo que en el país también. Pero hay alguna diferencia en cuanto al fuero de que se trate. Si uno va al fuero civil se va a encontrar con mayoría de jueces que son mujeres, y camaristas también. O sea que ahí las mujeres han copado la escena de la Justicia, pero no pasa lo mismo en lo Penal… ahí hay un problema. Algunos dicen que no es para la mujer, y sin embargo creo que es al revés, porque la mujer tiene otra manera de ver las cosas y es muy útil para el juzgamiento… no es lo mismo que juzgue una mujer que un hombre.
-Hay prejuicios.
-Sí, hay cuestiones de prejuicios. Cuando hablamos de perspectiva de género a una mujer se le pregunta por qué estaba vestida de tal o cuál manera, o por qué iba caminando sola por ese lugar, y a un hombre no se le pregunta eso. Y no está bien esa diferencia. Considero que las mujeres le dan, no sólo en el ámbito de la Justicia, otra mirada a las cosas, una manera distinta de apreciarlas.
-Pero es paradojal eso, porque la ley es una sola.
-Sí, pero hay interpretaciones, se analizan los hechos, se interpretan… Pero diría más: un mismo hecho juzgado en La Pampa tendría una resolución distinta a que si se produjera en Salta, que es una provincia con una sociedad mucho más machista. La ley es la misma y no debiera ser así, pero pasa.
-¿El caso de Monzón que mató a Alicia Muñiz pudo haber sido una bisagra? Lo juzgó un tribunal presidido por una mujer… ¿si hubiese sido un hombre habría sido distinto?
-Probablemente hubiera sido distinto, no lo sabemos. El hecho de pensar que el fuero penal no es para mujeres es una cuestión entre comillas discriminatoria, y debería cambiar. Creo que las mujeres tenemos la fuerza para estar en penal, e incluso más ovarios que muchos hombres para juzgar determinadas cosas. Aunque no debiera ser una cuestión de hombres o de mujeres.
-¿Qué se trajo como conclusión?
-Pude ratificar la fortaleza de las mujeres para enfrentar las cosas. Pienso que en La Pampa estamos muy bien, vamos por un buen camino y en la dirección correcta, y hay buenas leyes que nos ayudan en ese proceso.
-¿Y cómo se puede seguir avanzando?
-Es una lucha tremenda de la mujer de ir ganando espacio. Creo que tiene que ver con la educación, a los chicos, a la sociedad… Es fundamental educar desde el jardín de infantes. Pero igual pienso que hubo un cambio de paradigma en la Argentina en el respeto al otro, no por ser varón o mujer. Es como que vamos aprendiendo.
-En líneas generales considera que en La Pampa mejoramos.
-Sí, estoy conforme por cómo juzgamos en La Pampa esta cuestión de la perspectiva de género. Creo que estamos muy avanzados en eso. Por supuesto falta, pero estamos en camino, y avanzamos con respecto a otras provincias y al mundo.

Una asociación con perspectiva
La Asociación de Mujeres Jueces de Argentina (AMJA) fue fundada con el objetivo de promover y defender los derechos humanos de todos, pero en especial de las mujeres, e introducir la perspectiva de género en el Poder Judicial, para lograr un servicio de justicia independiente, eficaz, eficiente y cercano a la gente.
Pertenecen a la organización todas las ministras de las cortes supremas y superiores tribunales provinciales, y mujeres juezas de diferentes instancias y fueros de la Justicia federal, nacional y provincial como de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
En La Pampa la AMJA tiene como presidenta a Elena Fresco, titular del Superior Tribunal de Justicia.