Inicio La Pampa "Me contaron todo tergiversado"

«Me contaron todo tergiversado»

DI NAPOLI HABLO DE LA IMPUTACION DE BOMPADRE Y LA DENUNCIA POR SUPUESTA VIOLENCIA POLICIAL

El ministro de Seguridad, Horacio di Nápoli, aseguró que «la Justicia pampeana está interviniendo desde el momento que sucedieron los hechos de Catriló» y que no es función de su cartera «juzgar» sobre lo ocurrido. «Cuando suceden estas cosas hay que tomarse el tiempo que corresponda para hacer las cosas como corresponden para no hablar y ser imprudentes», afirmó.

En diálogo con Radio Noticias, el funcionario provincial habló sobre el «hecho de Catriló», el cual involucra al empresario Luis María Bompadre y a miembros de la Policía de La Pampa, con denuncias cruzadas de por medio, y afirmó que la Justicia deberá actuar para «esclarecer» lo que sucedió. «No es mi función juzgar», remarcó.

«Cuando suceden estas cosas hay que tomarse el tiempo que corresponda para hacer las cosas como corresponden para no hablar y ser imprudentes. Entonces, hasta no tener por cierto algo no podemos salir a afirmar sobre tal hecho», sostuvo el ministro, y por ese motivo, «le dimos intervención a los organismos judiciales que corresponden de forma inmediata».

Sobre cómo se enteró de lo sucedido, el funcionario comentó que recibió un llamado -ese mismo día- «donde me dijeron qué había pasado, todo tergiversado, que no lo voy a revelar porque no me corresponde». Y, en consecuencia, se puso al tanto a la Justicia para que se investigue.

«Entonces, el relato policial que se hace por resistencia a la autoridad y amenazas, esas actuaciones la tiene la Justicia y está interviniendo desde el momento que sucedieron los hechos, como también con lo que dice Bompadre que ocurrió», planteó.

«Si bien el empresario tengo entendido no había hecho ninguna presentación ante la Justicia, se actuó de oficio, porque acá nadie tiene que quedar exento de nada y todos ocupamos una responsabilidad que tenemos si cometimos algún error», aseguró.

¿Armó todo?

Un análisis periodístico de las fotografías que divulgó Bompadre puso en duda las declaraciones del empresario, que había afirmado ser víctima de «violencia policial». Según planteó el sitio «La 5 Noticias», se sospecha que se habría «armado la escena» para que ésta concuerde con su denuncia.

Consultado sobre este tema, el ministro aseguró que «esa es una buena investigación que va a tener que hacer el fiscal, yo la verdad que desde el lugar en que estoy no puedo decir ninguna cosa. Quien tiene que decir si una escena fue armada o no es la Justicia y no nosotros».

Si bien reconoció que -previo a este hecho- se registraron varias denuncias de «apremios» y «vejaciones» que tienen en el centro de la escena a efectivos de la fuerza de seguridad policial, Di Nápoli señaló que desde la Provincia siempre se actuó para esclarecer estas acusaciones. A su vez, también cuestionó el accionar de algunos civiles ante los controles que hace la Policía.

«Sabemos que no es la primera denuncia (por supuestos apremios) que recibe la Policía, pero sí sé como actué yo ante cualquier denuncia que se le hizo a un agente policial y esta es la tranquilidad que debemos tener. Pero también sí sé como reaccionó toda la gente en esta pandemia cuando se le pidió el permiso o cuando se le quiere controlar su trazabilidad», sostuvo.

-¿Significa que la gente reacciona mal?
-Hay gente que le molesta que el policía le pida un permiso. Lo hemos escuchado muchas veces, lo he visto en muchos puestos camineros fundamentalmente. Lo vi en gente que por ahí se pone mal porque se hace una cola muy larga, pero entonces ¿cómo hacemos para controlar? Nosotros no controlamos por capricho, tenemos que controlar la trazabilidad de una persona por una eventual pandemia que, si da positivo, tenemos que ir por los contactos estrechos.

«Control exhaustivo»

En esta línea, el ministro admitió que «como argentinos no estamos preparados para soportar este terrible cambio que vivimos desde el 20 de marzo», pero volvió a respaldar las decisiones que se tomaron desde el Ejecutivo provincial para evitar la propagación del virus en el territorio pampeano.

«Esto va en función de cómo la pandemia va ingresando en la provincia. Ahora, esto amerita un control exhaustivo, más que nada con lo que ocurrió en Catriló», precisó. Y agregó: «Cuando saltó el brote tuvimos que ir Salud y Seguridad para ver cómo íbamos a trabajar y se tuvo que resolver en dos o tres horas, esto enfrente del intendente (Horacio) Delfino y los concejales de la localidad. Nos pusimos de acuerdo».

Sobre las tareas que se llevan adelante desde que se desató el foco, Di Nápoli contó que se tuvieron que «reforzar las guardias de Catriló porque había que tratar de encapsular la localidad para saber dónde estaba el virus y para que no se propague».

A su vez, se tuvieron que cortar algunos caminos rurales y vecinales: «Hay muchos pasos que están bloqueados y otros que hemos montado puestos fijos porque algunas personas siguen sin entender qué es lo que pasa, pero aunque sea poca basta para que el virus se propague».