Inicio La Pampa "Me hicieron una guachada"

«Me hicieron una guachada»

SOBRESEIMIENTO DE MARIN

El diputado provincial Espartaco Marín (PJ) fue sobreseído de la causa que investigaba su presunta participación en actividades vinculadas al narcotráfico y al lavado de activos. La medida fue dispuesta por la Cámara Federal de Apelaciones de Bahía Blanca, que tomó la decisión luego de tres años de investigación a cargo del Fiscal Leonel Gómez Barbella.
«Me hicieron una guachada y eso es evidente», aseveró Marín en declaraciones a Radio Noticias. Y, al ser consultado respecto de la filtración del oficio judicial en el que figuraba su nombre junto con el de otras 25 personas, expresó: «No tengo dudas que se filtró para perjudicarme. ¿Alguno recuerda otro de los 19 nombres?».
Además, el legislador apuntó directamente contra la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) y contra el fiscal de la causa. «En caso de iniciar acciones, estaría involucrada la AFI, que inició el expediente, y también el fiscal, que por acción u omisión no estuvo acorde a las circunstancias que debía por haber filtrado una investigación. Estoy analizando las acciones con abogados de acá y de Buenos Aires, porque probablemente toque la Justicia Federal», sostuvo.

Lawfare.
Para Marín, la causa en su contra y la filtración fue un caso de Lawfare, una estrategia en la que la justicia y medios de comunicación «arman» una causa para denostar a figuras públicas. «Todo esto me recordó a la causa contra Aníbal Fernández, cuando decían que era ‘La Morza’ o cuando a Máximo Kirchner le endilgaban ser un asiduo jugador de PlayStation y también una cuenta en el extranjero, además de ser productor de drogas», expresó.
A su vez, el dirigente sostuvo que «todas estas cosas no estaban en el terreno político de La Pampa», y dijo estar sorprendido «porque hay quienes pretenden instalar este sistema para denostar a un posible candidato o una figura pública sin darse cuenta que acá somos pocos y nos conocemos mucho».

«El expediente era una basura».
Sobre el proceso, contó que se puso a disposición de la justicia ni bien fue notificado de la acusación en su contra, una semana antes del inicio de la campaña para las elecciones legislativas de 2017. «Había que hacer el casa por casa, tocar la puerta y convencer al vecino de que éramos la mejor opción cuando una semana atrás me habían tildado de narcotraficante», recordó.
«La única vez que hablé con el fiscal fue cuando me puse a disposición de la justicia. Ya con el expediente me apersone y dije que todo era una basura que partía de hilos conductores inexistentes como la figura de un chofer cuando yo no tengo chofer», contó. Además, al considerar que la causa no avanzaba, dijo que comenzó a llevarle pruebas al fiscal para demostrarle su inocencia.
«Empecé a llevarle medidas de prueba para que comprenda que le estaba diciendo era la verdad, es como que se invirtió la carga de la prueba. Le acerqué un informe de la Cámara de Diputados que demostraba que no tenía chofer, incluso ofrecí que peritaran mi teléfono además de acercarle el desenvolvimiento de mis cuentas bancarias», detalló.

Camaño.
Por último, el diputado confirmó que mantuvo conversaciones con Cristina Caamaño, interventora de la AFI, a quién la puso al tanto de la situación y el rol de la inteligencia en el expediente.
«En el día de ayer pude comunicarme con Caamaño y probablemente la semana que viene vaya para ponerla en conocimiento de que la AFI tiene o tenía agentes que venden pescado podrido», indicó.
También expresó sus dudas respecto de «cuáles fueron las motivaciones para que el supuestamente testigo reservado, que era un agente de inteligencia», haya avanzado en una infamia, una mentira de esa naturaleza».
Y cerró: «La instancia para hablar con la interventora es para decirle que intervenga de verdad, que cambie las cosas para bien adentro de la institución».