Inicio La Pampa "Me salvaron la vida"

«Me salvaron la vida»

UNA PIQUENSE VENCIO AL CORONAVIRUS

Claudia Olgiatti, una conocida vecina piquense sin enfermedades preexistentes, superó hace pocos días el Covid-19, luego de permanecer una semana internada con respirador artificial. Se mostró muy agradecida por el trato que recibió de parte del personal de Salud Pública, del que dijo que le «salvaron la vida».

La mujer de 58 años que desde hace muchos años se desempeña como vendedora publicitaria de Radio 37 de General Pico, el 14 de abril dio positivo para Covid-19. Durante su tratamiento, tuvo que estar intubada y permaneció varios días en los módulos que se instalaron en el Hospital Centeno.

Ya recuperada y de regreso a su domicilio, Claudia agradeció al personal de Salud, destacó el trato que recibió y e instó a la población a cuidarse, a ser responsables y a colaborar con los médicos y enfermeros, que están en la primera línea en la lucha contra la pandemia.

«Ya más fuerte y entera me desperté con la necesidad de agradecer lo recibido. El 14 de abril me dio el hisopado positivo y no la pasé bien. Agradezco al personal de Salud Pública, nuestra Salud Pública, tan admirable, puro orgullo me da ser pampeana. Agradezco a médicos, enfermeras, kinesiólogos, terapistas, todo el personal de salud, porque realmente me salvaron la vida», dijo.

Modulares.
En diálogo con LA ARENA, contó que tres días después de haber dado positivo, fue trasladada a un hotel céntrico de la ciudad, donde transcurrió la primera parte del tratamiento. Dos días más tarde, el 19 de abril, la llevaron a los modulares y el martes 27 de ese mismo mes, la intubaron.

Claudia contó que antes de ser intubada, les preguntó a los médicos si tenía otra alternativa y les hizo una curiosa petición: «Les pedí que me despertaran para el cumpleaños de mi hijo Gonzalo que fue el 5 de mayo, y lo logré, porque me desperté el 3 de mayo».

Tras haber estado seis días con respirador artificial, durante la tarde del domingo 9 de mayo, recibió el alta médica y regresó a su casa, junto a toda su familia, «que me estaba esperando». Para esos días, la segunda ola de la pandemia, ya comenzaba a mostrar cifras preocupantes, con un notable incremento del número de contagios y de muertes.

Vida.
Luego de haber superado al virus, Claudia dio testimonio del excelente trato que recibió del personal de Salud, no solo desde el punto de vista médico.

«Con solo agarrar fuerte una de esas manos calentitas y enguantadas me aferré a la vida con determinación, desesperación y mucho miedo por momentos, y en otros, esas manos, esas caras de las que solo veía sus ojitos, me hacían retomar el rumbo, ya que muchas veces me sentía conectada a la muerte. Esas manos, esos ojos y esas voces, me retuvieron acá donde hoy puedo decir que estoy viva. Gracias a toda la gente que desde sus diferentes creencias me hizo llegar su energía de amor. También, por supuesto, gracias a mi familia y amigas, que muy unidas padecieron cada parte médico con mucha valentía, susto, y a veces alegría», dijo.

Por último, y en una semana en la que hubo marchas anti-cuarentenas, replicó el «pedido del personal de Salud Pública» y llamó a la población a cuidarse.

«Por favor cuídense, si se pueden vacunar, háganlo. Están agotados, haciendo doble turno de guardia y debemos tomar conciencia. Llega gente infectada por este virus todo el tiempo. Nadie me lo contó, lo viví. Cada persona ingresada es recibida con una paciencia increíble dado el desborde imperante. Por favor escuchemos su pedido, son nuestros héroes», finalizó.