miércoles, 18 septiembre 2019
Inicio La Pampa "Me siento desamparada"

«Me siento desamparada»

MADRE DE JOVEN ASESINADO

El 2 de abril de 2011, a las 7 de la mañana, Julio César Argüello salió de su vivienda, en el barrio Matadero de esta ciudad, bajó a la calle y sin mediar palabra le aplicó una puñalada a Lucas Narváez debajo de la tetilla izquierda que le provocó la muerte. En septiembre de 2012 fue condenado a 15 años de prisión por ese hecho y hace unos días, tras cumplir siete años encarcelado, salió en libertad.
Blanca Rosalía Reyna es la madre de Narváez y se acercó a esta redacción para manifestar su dolor y preocupación porque, a su entender, la pena cumplida «es muy poca. A mí me quitó a mi hijo y ahora ya anda en la calle otra vez. Yo tengo miedo por mí y por mi otro hijo. ¿Dónde está la Justicia?», cuestionó.
Consultadas las fuentes judiciales, aseguraron que el procedimiento seguido para liberar al «Mosquito» Argüello «fue el correcto. Es entendible la desazón que tiene la mujer porque es la madre de un chico muerto, pero no hubo ninguna irregularidad en los pasos que se hicieron».
Argüello había sido condenado en 2012 a la pena de doce años de prisión por «homicidio simple», la cual se unificó con una anterior de tres años en suspenso, dando así un cómputo total de quince años. Pero en junio de 2013 el Tribunal de Impugnación Penal decidió anular el monto de la pena y ordenó un nuevo juicio, aunque confirmó la calificación del hecho.
En diciembre de 2014, el Tribunal de Impugnación Penal de La Pampa, conformado por los jueces Carlos Flores y Filinto Rebechi, rechazó el recurso de impugnación interpuesto por la defensora general sustituta Silvia Mariel Annecchini a cargo de la defensa técnica de Julio César «Mosquito» Argüello.
De esta manera, ratificó la sentencia del Tribunal -integrado por los magistrados Fernando Rivarola, Mauricio Piombi y Daniel Ralli- que condenó a Argüello por el crimen de Lucas Rodolfo Narváez. El fiscal Gastón Boulenaz había solicitado 20 años y la defensora oficial el mínimo previsto para el homicidio simple, ocho años.

Antecedentes.

Cabe recordar que Narváez y Argüello fueron imputados por el homicidio del despensero Carlos Gómez, ocurrido el 11 de enero de 2006 en Villa Germinal. Ambos fueron absueltos, el primero estuvo detenido y tras varias idas y vueltas (fue juzgado dos veces) fue condonado porque comprobó que ese día estaba de vacaciones en la ciudad cordobesa de Villa Carlos Paz. Mientras tanto, la Cámara Criminal 1 consideró que había elementos suficientes para imputarle el delito. Estaban acusados de homicidio en ocasión de robo.

FOTO: LA CIUDAD JUDICIAL DE SANTA ROSA.