Megaestadio: el martes licitan el nuevo techo

ANUNCIO BARGERO

El martes de la semana próxima se licitará el nuevo techo del Megaestadio. Se trata del gimnasio cubierto que el gobierno provincial iba a inaugurar en el año 2007 y nunca pudo techar por un error de cálculo de la constructora respecto de la estructura piramidal que lo iba a cubrir. La novedad la confirmó el ministro Julio Bargero en la televisión cooperativa, durante una entrevista que concedió a La Parte y el Todo, el programa que se emite los miércoles a las 22 en CPEtv.
La charla estuvo enfocada a determinar el impacto que la corrida del dólar tendrá sobre la obra pública provincial, pero derivó en el Megaestadio cuando al funcionario le preguntaron qué obra le gustaría dejar terminada cuando finalizara su mandato como ministro. “Tenemos obras importantes que estamos debiendo, incluso yo, del gobierno anterior de Verna, como el Megaestadio, que el martes vamos a estar licitando el techo”, respondió.
-¿Qué techo van a poner en el Megaestadio?
-Será un nuevo proyecto, adaptado a las bases que tiene el estadio.
-El día de la inauguración creo que no va a ir nadie, porque hay todo un temor respecto así las bases son sólidas o no, aunque luego se haya demostrado que sí.
-Cuando hablé sobre el Megaestadio con el gobernador, ya estando en el nuevo gobierno, le dije que me tenía que esperar porque primero quería asegurarme que las bases y todo lo que estaba hecho estuviera en buen estado.
-¿Y cómo será este techo?
-Tiene un diseño especial, que no tiene nada que ver con el techo anterior. Estará apoyado en las estructuras. Será un techo reticulado. Hemos tomado las máximas precauciones, porque se generó un rumor en la gente respecto a que los pilotes no iban a resistir.
-¿Ha sufrido deterioro la estructura?
-Sí, hay partes que sufrieron un deterioro y otras que estamos en juicio con la empresa Inarco y tendrá que hacerse cargo de ciertas cosas.
-¿Fue un fracaso para usted?
-Sí, siempre lo he dicho. Desde el punto de vista personal, es una especie de fracaso. A pesar que siempre dije que una parte era responsabilidad de la Provincia y la otra era la empresa. También dije en la Cámara de Diputados que me sentía responsable por haber elegido mal a la empresa, porque después quedó demostrado que no tenía capacidad. Uno va aprendiendo de los errores, es un hecho más en mi vida.
-¿Cuál fue el impacto de la corrida del dólar en la obra pública?
-Esta situación ya la he vivido en otros años. Por ejemplo, en 2001. La influencia del dólar en el país es muy importante y ha pegado un salto significativo. Eso hace que, en las obras que se manejan con índices de actualización, las empresas no acepten la actualización que se dispone, pero en general se discute y se llega a un acuerdo. Todos los contratos tienen redeterminación de precios.
-¿Ya tuvieron alguna reunión con la Cámara de la Construcción?
-No, pero vamos camino a ello. La corrida cambiaria es muy reciente. Todavía no hemos cerrado los números.
-La Pampa está sufriendo hoy un ataque severo del gobierno nacional que le ha restado inversión en obra pública.
-Inversión nacional en este momento tenemos muy poca, sobre todo si la comparamos con otros momentos del país. Desde 2003 a 2007 (en el primer gobierno de Carlos Verna) teníamos un plan de obras que era mucho más ambicioso que el actual. De todos modos, tenemos un plan provincial de obras que asciende casi a 12 mil millones de pesos, financiado con fondos de la Provincia.
-¿Es mucho en comparación con otros presupuestos?
-Antes realizábamos obra de mayor envergadura. Ahora hacemos muchas pero de menor rango y las distribuimos más entre los pueblos. Se han puesto en funcionamiento sistemas de trabajo que venían de antes que tienden al saneamiento: agua, cloacas, desagües pluviales. Hemos intervenido en más de 50 pueblos con este tipo de obras. La Provincia financia los materiales y la comuna o las cooperativas proporcionan la mano de obra, con lo cual logramos obras económicas y útiles. Es una mecánica que venía programada por los gobiernos anteriores, pero la intensificamos.
-¿La situación del dólar perjudicará el Plan de Viviendas Provincial?
-Los intendentes y la provincia sufren con estos cambios que tiene el dólar. Hay pocas ofertas para hacer este tipo de casas. Creemos que vamos a ir mejorando, hablando con los municipios. Hoy los intendentes están dedicando muchos recursos a la crisis social.
-¿Hay posibilidades de inaugurar el nuevo hospital en 2019?
-Esta corrida cambiaria y la inestabilidad económica nos perjudican, porque hay obras que tienen un porcentaje muy ligado al dólar, que si bien se van recomponiendo con las redeterminaciones de precios, al principio generan un golpe brusco. En teoría debería estar finalizado sobre finales de 2019. Luego hay que coordinar el funcionamiento con el Ministerio de Salud, para ver qué partes funcionarán en el nuevo y cuáles en el viejo.
-Hay rutas provinciales muy deterioradas por el alto tránsito de camiones que antes circulaban por las rutas nacionales. ¿Qué se puede hacer?
-La ruta 18, entre la 35 y la provincia de Buenos Aires, pasando por Macachín, la recorrí hace unos días junto al titular de Vialidad Provincial. Me llamó poderosamente la atención que circulan más camiones que autos. Tienen tránsito interprovincial, con camiones que ingresan y salen de la provincia. Han provocado un deterioro muy grande sobre la ruta 18.
-¿Cuál es la solución?
-A partir de lo que vimos ese día con el administrador, coincidimos en que vamos a tener que realizar un mayor control de cargas. Creemos que el problema es el exceso de cargas, por el cual han reventado la ruta. Vialidad Provincial está diagramando un operativo.