Inicio La Pampa Mejora en el campo no ayuda para revertir un año negativo

Mejora en el campo no ayuda para revertir un año negativo

INFORME DE COYUNTURA ECONOMICA PAMPEANA

El economista Sebastián Lastiri presentó, junto a Mercedes Rodríguez, un nuevo informe de Coyuntura Económica Pampeana y advirtió que «se ve un fuerte impacto en de la recesión nacional en la economía pampeana» y anticipó que «los pronósticos no son muy alentadores», ya que «la mejora del sector agropecuario no va a ser suficiente para revertir un año negativo».
El Observatorio Universitario de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas, y el Centro de Estudios Pampeanos (Cepam) presentaron un nuevo Informe de Coyuntura Económica Pampeana donde dieron a conocer los datos correspondientes al primer trimestre del año. La actividad se llevó a cabo ayer en el Salón Azul de la Unidad Académica y estuvo a cargo de los economistas Sebastián Lastiri y Mercedes Rodríguez.
En la previa, Lastiri explicó que se observa «un fuerte impacto en de la recesión nacional en la economía pampeana» y que «la recesión nacional no muestra signos de recuperación. El nivel de actividad en el primer trimestre nacional cayó 5,8% comparado con el mismo trimestre del año anterior». De todas maneras, destacó que los datos de abril mejoraron un poco gracias a la excelente cosecha que se tuvo comparado con el año anterior.

Inflación y tasas de interés.
Este escenario, «junto con la altísima inflación y las altísimas tasas de interés con las que estamos conviviendo, impactaron de lleno» en la economía pampeana. En ese sentido, explicó que la inflación golpeó «principalmente en los salarios, que perdieron un 10% contra la inflación, esto equivale a casi un mes y medio de sueldo con respecto al año pasado».
A su ves, la perdida del poder adquisitivo de los salarios «impactó en el consumo, que es otra de las variables que cayó fuertemente en la actividad provincial y nacional, con caídas del 10% aproximadamente en los dos niveles».
En relación a las altas tasas de interés, Lastiri sostuvo que «impactaron en la inversión y también en la generación de empleo, que de nuevo hubo fuertes perdidas de puestos de empleos registrados, a nivel provincial y a nivel nacional. Tuvimos la mala noticia de superar los dos dígitos de desempleo que hacía años habíamos logrado bajar».

«Buenas noticias»
Según el economista, este trimestre hubo buenas noticias, y las habrá en el que viene también, por parte del sector agropecuario debido a que «tanto a nivel provincial como a nivel nacional la cosecha gruesa fue excelente, fue record, con un fuerte crecimiento de superficie de superficie sembrada y cosechada, y con un fuerte crecimiento en los rindes producto del clima favorable que nos toco vivir este año», lo que «en parte va a ayudar a morigerar los impactos de la crisis en el resto de los sectores de la economía».

Construcción.
Lastiri remarcó que otro de los sectores muy castigados en nuestra economía es el de la Construcción. En ese sentido, explicó que «está en su niveles más bajos de empleo privado registrado desde 2005, en parte por las altas tasas de interés y en parte por la restricción presupuestarias del gobierno nacional, en particular con nuestra provincia».
Estas medidas hicieron que «el sector perdiera casi la mitad de los puestos de trabajo que se perdieron en total en nuestra economía, y que la verdad no se han visto en recuperación en lo que resta del año».

Una provincia golpeada.
Para Lastiri, la situación económica que vive el país golpeó a la provincia de La Pampa, particularmente en dos aspectos. «Las dos variables que más directamente impactan sobre la población en general tienen que ver con la Construcción, que se perdieron puestos de trabajo, y con los salarios reales, donde la pérdida del poder adquisitivo impactó en la demanda de bienes de consumo y eso impactó en las pymes comerciales pampeanas que volvieron a generar nuevos desempleos».
Por otra parte, en el análisis interanual que se incluye «es el cierre de la fábrica de alpargatas, que hizo reducir la cantidad de puestos de trabajo y donde se ve claramente el fuerte impacto que está teniendo la reducción del consumo en la actividad industrial, y en particular en el sector Textil».

Pronósticos.
En relación a los pronósticos, Lastiri anticipó que «no son muy alentadores», y que prevén «un nuevo año de recesión para nuestra economía, esto no ocurría desde el año 2001-02 en nuestro país».
Además, pronostican «un nivel de inflación en torno al 40-44% para cuando termine el año y estamos previendo muchas dificultades para recuperar los puestos de trabajo que se perdieron.
«El empleo creemos que va a seguir mostrando signos de debilitamiento y de forma similar los salarios, con los niveles de inflación que estamos conviviendo y proyectamos, no creemos que logren recuperar una parte de lo que perdieron el año pasado», agregó.
Por estos motivos, consideró que «la situación económica va a seguir siendo muy compleja, va a ayudar a descomprimir la mejora del sector agropecuario, pero creemos que no va a ser suficiente para revertir un año negativo».