Inicio La Pampa ¿Mendoza miente o el presidente enloqueció?

¿Mendoza miente o el presidente enloqueció?

"GUIÑO A PORTEZUELO"

Un día después de que el Gobierno de La Pampa hiciera pública su definición sobre la estatización de Impsa y le pidiera a Nación que la retire de la licitación de Portezuelo del Viento, diarios mendocinos publicaron supuestas declaraciones del presidente Alberto Fernández, en las que aprueba la construcción de la represa. Todo parece indicar que se trata de una «jugarreta» de la provincia vecina en su constante lobby para que avance la obra, debido a que no se trata de una declaración pública y además se contradice con la postura que brindó el mandatario nacional durante su visita a La Pampa hace un año.
El portal Mendoza Online presentó la información como un «guiño de Alberto Fernández para que Suárez pueda avanzar con Portezuelo». El artículo se publicó luego de que el Gobierno pampeano difundiera su postura sobre la estatización de Impsa, la única firma oferente en su rubro para construir la represa. «Ahora que el Estado Nacional es accionista mayoritario, y dadas todas las observaciones y críticas que él mismo realizó sobre Portezuelo, sería razonable que respalde sus palabras con acciones y retire a Impsa de la licitación de una obra que se encuentra cuestionada por cuatro de los cinco condóminos de la cuenca», sostuvieron desde Casa de Gobierno.

¿Jugarreta?
En el artículo del medio cuyano indicaron que «Rodolfo Suárez recibió por parte de Alberto Fernández un guiño importante para avanzar con la licitación de Portezuelo del Viento, en el marco del rescate de la empresa Impsa que ejecutaron de manera conjunta la Nación y la provincia la semana pasada».
En esa línea, recordaron que «el conflictivo tema que está en manos del Presidente (tiene que laudar a favor o en contra de la construcción del dique en el marco del Comité Interjurisdiccional del Río Colorado) fue abordado por ambos en un tramo de la última visita del mandatario nacional a Mendoza concretada el jueves».
En ese marco, publicaron un supuesto diálogo entre el mandatario nacional y el gobernador mendocino, donde el presidente le habría confiado «que su intención era destrabar desde el punto de vista político la obra a través de un acuerdo con La Pampa y que era una cuestión de ‘sentido común’ avanzar con el proyecto».
El lobby mendocino continúa con otra frase que le atribuyen al Presidente. «¿Cómo no voy a querer hacer una obra para la generación de energía o que almacene agua? Es una cuestión de sentido común», es lo que habría expresado Fernández en un tramo de esa conversación en donde se decidieron los pasos a seguir.
Por otro lado, revelaron que se planteó la posibilidad de que La Pampa partícipe del futuro de generación de energía hidroeléctrica, aunque con el condicionamiento de que nuestra provincia aporte para la construcción de la obra. «Avancemos», le dijo Alberto al ministro del Interior, Wado de Pedro, presente en ese encuentro. «Pero hagámoslo sin tanto ruido», instruyó el presidente según Mendoza Online.

Contradicciones.
Las versiones planteadas por el diario mendocino suenan más a una jugada política en respuesta al planteo pampeano que un reflejo de la realidad. Esto se debe a que durante su visita a La Pampa, Alberto Fernández dejó en claro su negativa para que Portezuelo avance ante tantos cuestionamientos.
Hace exactamente un año, el mandatario fue tajante al señalar que no financiará «una obra que es cuestionada por cuatro provincias». Este interrogante surgió ya que, el día previo a la visita del presidente a La Pampa, se conoció que el ministro del Interior, Wado de Pedro, había decidido anular los laudos presidenciales de Mauricio Macri que habilitaban la obra y que, a su vez, convocaba al Consejo de Gobernadores de Coirco para discutir este conflicto.
«El Gobierno que me precedió tomó un acuerdo con Mendoza para financiar la obra, lo que valió el enojo de Carlos Verna. Lo que le expliqué a Carlos, y lo entendió, es que nosotros no pudimos reperfilar el bono, ya que era como un pagaré. Lo que si puedo entender es la preocupación de seguir financiando una obra que tiene cuestionamientos de cuatro de las cinco provincias por donde pasa el río. Tenemos que ver cómo atendemos ese tema. No quiero financiar una obra que está cuestionada por cuatro de cinco provincias», explicó Fernández.
En ese marco, el presidente remarcó que «hay que encontrar una solución con Mendoza» ya que una obra tiene que «tener sentido si todos participan de la administración de la obra y entre todos pueden resolver cuándo puede pasar más agua y cuándo no».

También va por El Tambolar
La senadora nacional por Mendoza, Anabel Fernández Sagasti, señaló que gracias a la estatización, Impsa podrá ser proveedora en los proyectos hidroeléctricos de Portezuelo del Viento (Mendoza) y El Tambolar (San Juan), dos obras que La Pampa rechaza de manera tajante.
A través de un artículo publicado en el diario Los Andes, la legisladora señaló que «hay momentos en que las actitudes muestran la realidad que se esconde detrás de las ideologías. Afirmar una identidad nacional no debe ser solo un acto declarativo. Son acciones concretas que, en nombre de un proyecto de desarrollo nacional, lleva adelante un Estado. Hoy es una acción destinada a recuperar una empresa insignia que, dejada al libre accionar del mercantilismo nacional e internacional, desaparecería».
En esa línea, destacó que el rescate a Impsa, con un aporte de capital de la Nación de 1400 millones de pesos y de la provincia de 470 millones, -de los cuales 200 millones los aportará también la Nación como préstamo no reembolsable-, «es, ni más ni menos, que mantener con vida potencialmente a casi 580 pymes del sector electromecánico, y con trabajo y salarios a 12.000 trabajadores».
A su vez, señaló que «la producción nacional podrá actuar como proveedora en los Proyectos hidroeléctricos en El Tambolar San Juan, Portezuelo del Viento en Mendoza, como también los proyectos de reparación y repotenciación de la central Yacyretá y de muchas otras centrales cuyas concesiones revierten en el 2023 y que requerirán modernizaciones, sustituyendo importaciones por trabajo nacional, además de participar en demandas desde el exterior como San Antonio, en Brasil».