Inicio La Pampa Mendoza quedó sola: el Cohife apoyó moción de La Pampa

Mendoza quedó sola: el Cohife apoyó moción de La Pampa

COMITES DE CUENCAS

A través de una declaración impulsada por la provincia de La Pampa, el organismo declaró la necesidad de «propiciar el fortalecimiento institucional de los organismo de Cuenca Interjurisdiccionales».

El Consejo Hídrico Federal (Cohife), producto de una iniciativa de La Pampa, emitió una declaración que reivindica la posición pampeana en relación al manejo conjunto y consensuado de los recursos hídricos de las cuencas interjurisdiccionales. «Es un espaldarazo», destacó el director de Políticas Hídricas, Gastón Buss, quien representó a la provincia en la reunión que se celebró en Mendoza.

Con la presencia de representantes de las provincias de Santiago del Estero, San Luis, Río Negro, La Rioja, Corrientes, Chubut, La Pampa, Córdoba, Santa Fe, Chaco, Mendoza y de la Nación, tras la reunión surgió una declaración que fue impulsada por La Pampa y apoyada por las demás provincias, lo que dejó en soledad la postura mendocina en materia hídrica.

El documento emitido por el organismo resaltó la «importancia de basar la gestión de Cuencas Interjurisdiccionales en los Principios Rectores de Políticas Hídricas, entre otros, aquellos que incluyen y priorizan a la gestión integrada para el manejo coordinado y la protección de las aguas compartidas», aspecto que fue cuestionado por los representantes mendocinos, debido a que lo consideraron «inoportuno e innecesario».

A su vez, se declaró la necesidad de «propiciar el fortalecimiento institucional de los organismos de Cuenca Interjurisdiccionales» y «acompañar para esta gestión al Estado nacional a través de sus respectivos organismos».

Asimismo, el Cohife resaltó «la importancia y la necesidad de basar la gestión de Cuencas Interjurisdiccionales en los Principios Rectores de Políticas Hídricas, entre otros, aquellos que incluyen y priorizan a la gestión integrada para el manejo coordinado y la protección de las aguas compartidas y los que definan la necesidad de la articulación de la gestión hídrica con la gestión ambiental». Este último punto en particular fue observado por la representación mendocina, aludiendo que se trataba de algo «inoportuno e innecesario».

Reivindicación

La declaración representa una reivindicación de la firme posición pampeana en pos del manejo conjunto y consensuado que debe hacerse del recurso hídrico en cuencas interjurisdiccionales, evitando manejos unilaterales e importantes daños ambientales.
En diálogo con LA ARENA, Buss sostuvo representó «un espaldarazo» del Cohife «a la postura pampeana y a la actitud del gobierno nacional, muy distante a la que tuvo el gobierno anterior».

Por otro lado, explicó que el planteo de la provincia surgió «ante un escenario en el país en donde las cuencas interjurisdiccionales presentan diversas situaciones, unas por déficit y otras por exceso. Todas ellas requieren de un manejo coordinado entre las provincias para evitar inconvenientes y que la gestión sea eficiente».

En ese sentido, y «ante una actitud de Nación de afianzar el federalismo y fortalecer los organismos de cuenca, propusimos que el Cohife vea con beneplácito y apoye las iniciativas que puedan surgir del Gobierno nacional, sugiriéndole que todas esas iniciativas o todos los organismos de cuenca que requieran el fortalecimiento institucional lo hagan a través de los Principios Rectores de Políticas Hídricas, que son como reglas básicas que hay que cumplir para que la gestión del agua sea eficiente».

Mendoza se quedó sola

Los representantes de Mendoza dejaron asentado que consideraban algunos aspectos «inoportunos e innecesarios». De todas maneras, hubo «un acompañamiento de todas las provincias», explicó Buss y aclaró que «incluso Mendoza firmó ese documento por una cuestión lógica de que los Principios Rectores, o esta forma de gestionar las cuencas de manera coordinada es algo a lo que nadie puede oponerse».
Sin embargo, a pesar de acompañar la iniciativa, dejaron plasmado su posicionamiento en el acta. «El argumento de que es inoportuno es porque son conflictos que están judicializados y el sustento de lo que decían era que, al estar judicializado, fortalecer un organismo de gestión no tendría sentido porque la solución del problema estaría en manos de la Justicia».

En relación a que «es algo innecesario», Buss explicó que se hace alusión a un punto del documento que se firmó, donde se habla de «un principio rector en particular que fomenta la gestión compartida entre las provincias, y la gestión conjunta tanto hídrica como ambiental. Sobre ese punto, Mendoza por la situación actual y de conflicto tanto interprovincial como interno», lo consideró «innecesario».

El Atuel, en «situación crítica»

El dique Valle Grande se encuentra «en la cota mínima histórica, con apenas el 18 por ciento de su capacidad», advirtieron medios mendocinos. En ese marco, la cuenca del Atuel «apenas embalsa un 27 por ciento de su capacidad».

Según publicó el diario de San Rafael, «la situación de la crisis hídrica está generando graves inconvenientes en el territorio mendocino, y el Sur de la provincia es una de las zonas más afectadas por la falta de agua».

En ese sentido, se advierte que «la escasez del recurso ha obligado a hacer cortes y suspensiones mucho antes de lo que suele ocurrir habitualmente y la del río Atuel es la más crítica de todas las cuencas de Mendoza».

En este complejo panorama, informó el medio mendocino, «el dique Valle Grande se encuentra en la cota mínima histórica, con apenas el 18% de su capacidad. Es que su capacidad total es de 137 hectómetros cúbicos, mientras que en la actualidad solo tiene 25, incluso por debajo de los pobres números que presentó el año pasado, cuando estaba a 31 hectómetros cúbicos».

Esto llama la atención de los sanrafaelinos, quienes llegan hasta el Valle ver el bajo nivel del agua y lo «descubiertas» que quedan las montañas e incluso el mítico «submarino».

Atuel

Por otro lado, el portal informó que «la situación de El Nihuil es apenas un poco mejor, con 68 hectómetros cúbicos de los 212 que tiene de capacidad total», mientras que la cuenca del Atuel «apenas embalsa un 27% de su capacidad, teniendo en cuenta que apenas son 93 hectómetros cúbicos los que quedan en sus diques, cuando su capacidad máxima es de 350».

La situación de crisis, planteada desde Mendoza, representa un nuevo obstáculo, y hasta podría convertirse en el argumento por excelencia de la provincia vecina, al reclamo para restituir el ingreso del Atuel a La Pampa. En ese marco, el Gobierno pampeano aún está a la espera de la definición que debe tomar la Suprema Corte de Justicia de la Nación para fijar un caudal mínimo.