Inicio La Pampa Mendoza: quieren alzarse contra el gobierno nacional

Mendoza: quieren alzarse contra el gobierno nacional

FRENO AL PORTEZUELO

El macrismo mendocino hizo pública su postura y manifestó que los términos de la construcción de Portezuelo del Viento no deben consensuarse con otras provincias. El portavoz fue el diputado Omar de Marchi, quien le exigió al gobernador Rodolfo Suárez que siga la obra sin negociar con las otras provincias que integran el Coirco.
La decisión del ministro del Interior de la Nación, Eduardo «Wado» de Pedro, de revocar una resolución de Mauricio Macri por la cual se había archivado la solicitud de un laudo presidencial y convocar a una reunión de Coirco, y las declaraciones que hizo el presidente Alberto Fernández en La Pampa, cayeron como un baldazo de agua fría en la provincia de Mendoza. El golpe fue tan duro que generó una diferencia entre los distintos sectores.
El oficialismo, encabezado por el gobernador Rodolfo Suárez, no quieren negociar e incluso desde su gabinete se advirtió que podría presentarse a la Justicia si cesaban los pagos correspondientes a la represa.
Por su parte, desde el Frente de Todos, particularmente la senadora Anabel Fernández Sagasti, manifestaron que es necesario «buscar consensos con las otras provincias» con el objetivo de garantizar que la obra se construya. Esta encrucijada se presenta de cara a la reunión del Coirco, que realizará el 26 de junio, donde Mendoza llega «aislada», mientras que La Pampa tiene el apoyo de Río Negro, Neuquén y Buenos Aires.

Nada de negociar.
En este complejo escenario para Mendoza, el macrismo salió a pedirle a Suárez que no se siente a negociar con el Gobierno nacional por la continuidad de la represa hidroeléctrica Portezuelo, según consignó ayer La Política Online.
Fue el diputado nacional Omar de Marchi, máximo referente de Macri en Mendoza, quien advirtió que el Gobierno quiere volver a «fojas cero» el proyecto para perjudicar a esa provincia gobernada por el radicalismo.
Esto se debe a que Nación presiona con frenar la obra para que Suárez acepte que la gestión de la represa sea coadministrada por las otras provincias en las que pasa el río Colorado, que son Neuquén, Río Negro, Buenos Aires y La Pampa. «Los pampeanos lideran la resistencia a que avance la obra ya licitada», resaltó el medio porteño.
En ese marco se inscriben las declaraciones que brindó Alberto Fernández el pasado viernes en Santa Rosa, en la visita que realizó a La Pampa, donde afirmó que no quiere pagar «una obra que es cuestionada por cuatro provincias». Alberto intentó redimirse del conflicto con que generó con los pampeanos cuando exceptuó los bonos de financiación del reperfilamiento decretado por Martín Guzmán en abril.

«Buscar consensos».
Días atrás, el ministro del Interior, Eduardo «Wado» de Pedro, anunció por Twitter que el Gobierno tomó «la decisión de reactivar el funcionamiento del Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco), convocando al Consejo de Gobierno que integran sus cinco provincias y el gobierno nacional».
En esa línea se expresó la senadora mendocina Anabel Fernández Sagasti, la más cercana a Cristina Kirchner, que si bien dijo que habló con Suárez y hablaron de estar «unidos», sostuvo que «debemos buscar los consensos con otras provincias».
Sin embargo, De Marchi publicó un video en sus redes sociales donde advierte: «Señor presidente, con la obra Portezuelo del Viento no. Es una obra que está en pleno proceso de licitación y ya no hay más nada para discutir. La provincia de Mendoza no está recibiendo ningún regalo, esto fue un acuerdo que se hizo en el 2006».
A su vez, De Marchi recordó que Alberto fue quien firmó en 2007 el decreto que contuvo ese acuerdo, cuando era jefe de gabinete de Néstor Kirchner.

Que no vaya.
A Suárez, De Marchi le dijo que «no se preste a participar de reuniones raras, en comités, en la Coirco, en la no Coirco, porque eso es lo que pretenden, volver a fojas cero todo para volver a discutir; no hay nada más que discutir, esta obra tiene que avanzar». De este modo, le exigió que no se siente en la mesa convocada por De Pedro para el próximo 26 de junio.
Si bien Suárez aún no se pronunció al respecto, en Mendoza dicen que asistiría a la reunión pero no aceptaría negociar. Hasta el momento sólo habló el diputado mendocino Luis Petri, de la UCR. «Presidente, la obra Portezuelo del Viento no es fruto de un acto benevolente suyo. Es producto de un acuerdo para subsanar los perjuicios que el Estado Nacional ocasionó a Mendoza y que de no cumplir habilita a perseguir el cumplimento coactivo por acción ejecutiva», amenazó.