Menor fue demorado y reincidió

LO ATRAPARON FORZANDO LA PUERTA DE UN COMERCIO

El joven fue autor de un triste récord de reincidencia luego de ser capturado por la policía al momento que intentaba robar una panadería. Antes había arrebatado dinero y un teléfono a otro adolescente.
Un menor de edad fue aprehendido al mediodía de ayer al momento que se encontraba forzando la puerta de ingreso a un comercio situado en calle Almirante Brown y Asunción del Paraguay. El chico tiene apenas 15 años y pocas horas antes de ser atrapado flagrante estuvo involucrado en un ilícito donde la víctima era otro menor de edad.
En este hecho, el adolescente actuó con un cómplice de 18 años que quedó detenido. En las causas intervino la Fiscalía de Delitos contra la Propiedad y Juicios Directos, la Unidad Funcional de Genero Niñez y Adolescencia; y Seccional Segunda.
El triste récord de reincidencia de un menor de 15 años tuvo lugar entre la noche del sábado y el mediodía del domingo. De acuerdo a los datos a los cuales accedió LA ARENA, el primero de los hechos se registró en la madrugada de ayer, pasadas las 2 horas, cuando policías de la Segunda arribaron a la Rotonda del Avión, en Circunvalación Santiago Marzo y avenida Eva Perón, tras el aviso de que se estaba desatando una pelea.
Al llegar al lugar los uniformados logran individualizar a tres jóvenes de 15, 18 y 16. Este último había recibido golpes e incluso fue víctima de robo por parte de los otros dos que en el arrebato lograron quitarle algo más de 200 pesos y un teléfono celular.
De inmediato los tres fueron dispuestos ante las autoridades. El muchacho de 18 años quedó detenido, mientras que el de 15 fue llevado por personal de la Unidad Funcional.

Tentativa de robo.
Ayer al mediodía un móvil de la policía se encontraba realizando un recorrido habitual por el barrio Villa del Busto. De un momento a otro, cuando llegan a la intersección de las calles Asunción del Paraguay y Almirante Brown, observaron que un sujeto -hasta ese momento desconocido- se detiene frente a una panadería, tomó el picaporte de la puerta de ingreso y comenzó a forzarlo, ayudándose con uno de sus pies para intentar violar la parte inferior. Ante la situación los policías descienden del patrullero y logran aprehenderlo a algunos metros del lugar ya que había emprendido la huída.
Lo llamativo del caso es que, cuando logran identificarlo se dieron cuenta que se trataba del mismo menor de 15 años que horas previas había estado involucrado en un arrebato. Por este hecho -y por el anterior- debió intervenir el Juzgado de la Familia y el Menor.