Inicio La Pampa México le dijo que no a la instalación de una cervecera

México le dijo que no a la instalación de una cervecera

INEDITA CONSULTA POPULAR POR EL USO DEL AGUA DE UN RIO

La votación popular fue contundente: el 76 por ciento le dijo que no a un proyecto que se quedaría con el 44 por ciento del agua de un río también llamado Colorado. El presidente López Obrador canceló los permisos otorgados.
Tras la votación del sábado, en la cual más de 27.000 personas le dijeron que no al uso del agua para un proyecto industrial, la cervecera Constellation Brands, fabricante de la conocida marca Corona, entre otras, decidió cancelar el proyecto fabril que planeaba desarrollar en Mexicali, una ciudad mexicana de Baja California, una planta de gran magnitud. Lo hizo luego que el presidente Manuel López Obrador le canceló los permisos ya otorgados y anunció que no brindará más. Un éxito de participación popular en defensa de sus recursos naturales.
El lunes, tras llevarse a cabo la consulta a la que convocó el presidente Andrés Manuel López Obrador y con los votos de 27,973 personas sobre un total de 36.000 votantes-, el gobierno federal mexicano decidió no dar los permisos correspondientes para la operación de la planta cervecera de Constellation Brands en Mexicali, en Baja California.
La empresa planeaba desarrollar una inversión de 1.500 millones de dólares, de los cuales ya había desembolsado un monto importante, para levantar una moderna planta de fabricación de cervezas. El desembolso comenzó en 2016 y se estimaba su terminación y entrada en funcionamiento para este año.
Su ubicación estratégica en una autopista del valle de Mexicali le permitiría atender el cercano estado de California, en Estados Unidos, considerado como el mayor mercado de cerveza de Constellation.
La firma es la tercera cervecera más grande de Estados Unidos y es dueña de las marcas del mexicano Grupo Modelo en ese país, entre ellas la conocida Corona.

Protestas.
Un año después del anuncio, agricultores de la región e integrantes de la organización Mexicali Resiste, acusaron a la empresa de no contar con su permiso de uso de suelo y denunciaron que la planta consumirá 20 millones de metros cúbicos anuales de un agua que pertenecía a los agricultores locales y a la población de la ciudad y del Valle de Mexicali.
«Fue así, que las protestas por esta obra llevaron a la confrontación de activistas con fuerzas armadas, bloqueos y protestas, pues los integrantes de Mexicali Resiste y campesinos denunciaban que la construcción de un ducto de 47 kilómetros, para llevar agua del Río Colorado hasta el sur de Mexicali y abastecer la nueva planta de Constellation Brands, ocasionaría problemas de suministro de agua en sus ciudades y zonas rurales», detalló el portal «Expansión política».
En su defensa, la empresa Constellation Brands aseguró que la operación no afectaría los recursos hídricos disponibles para Mexicali, que son de 82 millones de metros cúbicos al año, mayormente de un río que nace en Estados Unidos y desemboca en el océano Pacífico en México, llamado río Colorado.
«No utilizaremos más agua de lo necesario. Tenemos un uso limitado por 5,8 millones de metros cúbicos», dijo su representante.
Sin embargo en febrero de este año, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación por presunta «violación al derecho humano al agua, derivada de la construcción y operación de planta cervecera».
«Basada en la defensa del derecho humano al agua, la recomendación no se limita a investigar si hay o no capacidad hídrica para la instalación de una cervecera en Mexicali, sino que asume la defensa del derecho al agua prioritariamente para consumo personal y doméstico, que debe cuidarse estrictamente en una zona desértica y con decreto de veda, por lo que no puede hacerse abstracción del contexto en que una empresa privada pretende hacer uso del agua», se lee en una comunicado de la CNDH sobre esta recomendación.
La Comisión rechazó la consulta convocada por el presidente López Obrador pues «los derechos humanos no se someten a consulta, sino que se deben respetar».

Contundente ‘no’.
Con sectores a favor y en contra de la cervecera, y a favor y en contra de la consulta popular, la votación se concretó entre sábado y domingo y dejó un resultado contundente: de 36.781 votantes -el 3,51 por ciento del padrón electoral mexicano- 27,973 de 36,781 participantes le dijeron que no al proyecto.
El resultado del escrutinio se conoció el lunes. Ayer martes, el presidente López Obrador anunció que cancelaba los permisos ya otorgados y que no autorizaría los restantes, y que buscaría alternativas para compensar económicamente la inversión realizada.