Inicio La Pampa "Mil caras" para mantener el vínculo

«Mil caras» para mantener el vínculo

La necesidad de mantener el vínculo para no perder el sentido de pertenencia con el grupo fue una de las mayores preocupaciones en el ámbito deportivo desde que comenzó la cuarentena por la pandemia de coronavirus.
Así como el personal de salud y las fuerzas de seguridad se pararon en la primera línea para enfrentar las cuestiones sanitarias y controlar el cumplimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio; entrenadores, preparadores y profesores de las diferentes disciplinas se plantaron para hacer frente a los problemas físicos y emocionales que sufren sus deportistas por el parate de las actividades.
En ese sentido, las redes sociales se convirtieron en una herramienta única para estar en contacto y evitar un derrumbe de todo el trabajo que se venía haciendo. Clases online, entrenamientos grupales por diferentes plataformas y rutinas de trabajos específicos son algunas de las opciones más utilizadas para no perder la forma.
El profe Sergio Manazzi, creador de la escuela y hoy presidente de la flamante Fundación El Rincón de Todos -que desde hace una década agrupa a deportistas con discapacidad intelectual de toda la provincia-, fue más lejos al aprovechar las redes para mantener activos a los suyos: comenzó a realizar videos cómicos en Tik Tok y acaparó la atención no solo de los integrantes de El Rincón, sino del público en general. «Tuvo una buena llegada y lo bueno es que pasó a ser un divertimento en un momento complicado como este», se alegra.

Una sonrisa.
El Rincón nació en 2011 en el seno de la Peña Boquense Azul y Oro, con el objetivo de ofrecer una alternativa deportiva a las personas con discapacidad intelectual que quedaban fuera de otras opciones. Su crecimiento derivó en su independencia como Escuela El Rincón de Todos, y a partir de este año se creó la Fundación que lleva el mismo nombre, donde además de practicarse fútbol, boccias y tenis para ciegos, está la murga El Rincón de la Alegría.
El fundador fue el profe Manazzi, quien también se desempeña en los programas de discapacidad de la municipalidad de Santa Rosa (Cipedm y Las Artes), reuniendo entre los diferentes espacios a unos 200 participantes de toda la provincia.
En ese contexto, y con el objetivo de continuar con esa dinámica en plena cuarentena, hoy utiliza diariamente las herramientas virtuales para trabajar con los deportistas, tanto en lo emocional como en lo físico. Y encontró en las sonrisas una manera única de reforzar los vínculos.
«Los videos los comenzamos con mi nene para reírnos nosotros, pero pegaron muy bien en el grupo de El Rincón y el de la muni», reconoce con respecto a las representaciones cómicas que empezó a hacer utilizando la plataforma de Tik Tok. «Y pasó a ser un divertimento para ellos, que además me ven en otra faceta que no es la del profe de todos los días. Me pongo pelucas o uso voces finitas y ellos se matan de risa», agrega Manazzi, que siempre busca que en los diálogos «no haya ofensas ni malas palabras».
«Lo mejor, más allá de lo gracioso, es que sirve para mantener activos a los chicos», asegura el profe que ya grabó unos 30 videos, muchos de ellos con sus hijos Francesca (3) y Valentino (11), sumando miles de seguidores en diferentes plataformas.
«Sí, se sumó mucha gente y trascendió a El Rincón, a la provincia y al país, porque hasta recibí mensajes de Uruguay… Ahora la gente me pide más», dice con una sonrisa Manazzi.

Más actividades.
Además de sus graciosas apariciones en Tik Tok y en otras plataformas como Facebook, Manazzi y el resto de los profes y colaboradores mantienen el contacto diario con los deportistas con otras actividades físicas y lúdicas que los ayudan a sobrellevar este momento complicado de encierro.
«Tres veces por semana tenemos una hora de juegos por WhatsApp, con adivinanzas, personajes ocultos y otras cosas, que es muy bueno porque les genera una rutina. Incluso a la mañana ya comienzan a enviar mensajes preguntando si a la tarde (siempre lo hacen a partir de las 18.30) hay juegos», explica el profe.
«También les enviamos actividades físicas, para que se muevan, aunque lo bueno es que ellos tienen la posibilidad de salir a caminar y eso los ayuda. Y además hacemos los ‘challenges’ o desafíos, como el del agua y la harina, en los que se prende la familia y los chicos se realizan nominaciones entre ellos. Se genera algo muy lindo y les permite mantener la relación», añade.
– ¿Extrañan ese vínculo social?
– Sí, lo que más les duele es no encontrarse con sus amigos. El deporte y la murga los distrae, los ayuda, pero el hecho de no encontrarse con sus amigos es lo más difícil, porque para muchos su vida social pasa por ahí.
– ¿Y cómo sobrellevan el hecho de no poder hacer deportes?
– Lo que más reclaman es la Liga de Fútbol, que además estaba por empezar y cumplía diez años. Había mucha expectativa porque se habían sumado jugadores de pueblos nuevos y para ellos es el gran lugar de socialización, porque se encuentran con gente de toda la provincia. Al fútbol lo extrañan mucho y siempre mandan mensajes para preguntar por la Liga.

Las redes como aliadas
En el minucioso trabajo realizado para mantener el vínculo con los deportistas, Sergio Manazzi y el resto de los colaboradores utilizan las diferentes plataformas virtuales, que hoy se convirtieron en indispensables para lograr los objetivos en medio de la pandemia. «Es un alivio tener la tecnología de nuestro lado en este momento; sin las redes todo hubiera sido más difícil», explica Manazzi. Y ejemplifica: «En nuestro caso, los grupos de WhatsApp nos ayudan mucho para que los chicos se mantengan conectados entre ellos. Todas las mañanas se saludan y hay un vínculo permanente».