Movilización en Calzar

Las consecuencias de la política económica aperturista de Cambiemos devolvió a la planta de Alpargatas (ex Calzar) en el Parque Industrial de Santa Rosa imágenes que no se veían desde el año 2000. En aquella crisis, la firma directamente no pagaba los sueldos. Dieciocho años después, el salario se paga, pero la caída del consumo combinada con la competencia de los productos textiles importados han llevado a la empresa a profundizar su política de reducción de personal.
“¡No! Al cierre de Alpargatas. La industria textil es viable en Argentina”, decían los volantes que los operarios entregaron a la prensa en el ingreso de la fábrica. Los más de doscientos trabajadores y trabajadoras textiles interrumpieron la producción a las 13.30 para salir al exterior de la planta y realizar una manifestación como no se veía desde hace casi dos décadas. “Alpargatas, no más despidos. La industria textil es viable en Argentina”, rezaba otro de los panfletos.
En un momento de la manifestación, los trabajadores cantaron contra el presidente Macri, al que responsabilizan por la situación que atraviesa la industria textil. “Mauricio Macri la p… que te parió”, entonaron, replicando el grito de protesta que se popularizó este año en las canchas del fútbol de primera del país.

Achique.
Junto al personal de la fábrica de calzado estaba el secretario general de la delegación pampeana de AOT, la Asociación Obrera Textil. Nerio Medina aseguró que la situación del personal es de angustia e incertidumbre. Incluso pidió a las autoridades del gobierno de La Pampa que intercedan ante los directivos locales. “Los capitales son brasileños, pero los directores y CEOs son argentinos”, explicó en diálogo con Radio Noticias 99.5.
Luego cargó contra la empresa: “Estos señores el año pasado, mientras el gremio les consiguió los Repro (NdR: el programa Reconversión Productiva, prácticamente eliminado por el gobierno nacional) estuvo todo bien. Ahora salen otra vez con lo mismo, dicen que les sacaron los Repro y lo primero que hacen es sacar gente, achicar la empresa”, se quejó.
En el año 2016, la empresa despidió a 65 operarios de Santa Rosa que tenían contratos precarios. Al año siguiente, abrió la primera tanda de retiros voluntarios y alrededor de 78 empleados y empleadas aceptaron irse. La AOT siempre denunció que ese mecanismo es una forma de encubrir despidos. Este año, volvieron a abrir un régimen de retiros voluntarios que, según el gremio, tiene como objetivo achicar el plantel de operarios entre un número que oscila entre las 80 y 100 personas.
Si en 2016, Alpargatas inició el año con 420 trabajadores y trabajadoras, dos años después, la planta tenía 230, de los cuales 30 ya se acogieron a los nuevos retiros voluntarios.

Plan de lucha.
El panorama es peor si se tiene en cuenta la caída del salario. “El poder adquisitivo ha caído un montón, las paritarias en el 15% cuando ya tenemos un 25% de inflación asegurado para el año. Realmente la situación del país es compleja, y esto que pasa acá en Santa Rosa se repite en Catamarca, Tucumán, Bella Vista y todas las plantas que tiene Alpargatas”, explicó.
-¿Más allá de esta empresa, cómo están las otras textiles en general?
-Hay fábricas textiles que cierran todos los días. La importación las mató y siguen abiertas como si todo estuviera bien. Escuchamos radio y televisión en algunos canales y parece que viviéramos en el país de las maravillas.
-¿Usted dice que ciertos medios de comunicación no muestran lo que está ocurriendo?
-Hoy la crisis se ve en la calle y se nota más que todo en Santa Rosa. Siempre digo que es una ciudad distinta, en muchos aspectos. Conozco muchas ciudades de otras provincias, donde se nota la miseria. Acá no se nota tanto, pero se empieza a notar, y cuando se nota en La Pampa es que el país está mal en serio. Acá influye el Estado, influye el campo, es una ciudad con mucha gente bien. La miseria no se nota tanto, no tenemos villas miseria. Hay barrios pobres pero no como en otras ciudades.
-¿Van a profundizar las medidas de fuerza?
-La semana que viene podríamos comenzar con medidas de fuerza más activas, vamos a ir viendo a medida que sucedan los acontecimientos. En el 2000 tuvimos una muy brava, porque Alpargatas no pagaba los sueldos. Hoy pagan, hacen arreglos voluntarios con la indemnización completa, pero la situación es muy grave y vamos a defender esta fuente de trabajo como lo hicimos siempre.