Inicio La Pampa "Muchos de los vehículos que se compactarán son robados"

«Muchos de los vehículos que se compactarán son robados»

EL MUNICIPIO DE EDUARDO CASTEX ADHIRIO A PROGRAMA NACIONAL

(Eduardo Castex) – «Hay muchas motos, autos hay pocos. Y sí, muchas de esas motos son robadas y también hay algunos casos que les faltan documentación porque no se hicieron las transferencias», dijo la jueza de Faltas de Eduardo Castex, Evangelina Ramis. La comuna local realizó el inventario de los rodados que se encuentran actualmente en depósitos municipales y policiales y que serán compactados en el marco del Programa Nacional de Descontaminación, Compactación y Disposición final de Vehículos y Chatarra (Pronacom) del Ministerio de Seguridad de la Nación.
El municipio castense se adhirió al programa nacional, y ya publicó un edicto donde emplaza a los titulares de esos rodados para que en un plazo de 30 días -hasta el 23 de abril- presenten en el Juzgado de Faltas local la documentación fehaciente que acredite sus derechos sobre los rodados.
En La Pampa ya se realizó una primera etapa del programa Pronacom, donde el Poder Judicial compactó 330 toneladas de chatarras, correspondiente a vehículos y motos que estaban secuestrados desde hace más de diez años en las playas judiciales de Santa Rosa, General Pico, General Acha y 25 de Mayo. Lo recaudado por la venta de la chatarra fue destinado a la Asociación Cooperadora del Hospital «Lucio Molas».
Ahora, ya se está coordinando una segunda etapa que incluirá los rodados secuestrados que se encuentran en puestos camineros, comisarías y municipios.
La titular del Juzgado de Faltas de Eduardo Castex explicó que aún «no hay una fecha» para que se lleve adelante la compactación de los centenares de rodados secuestrados en esta localidad, porque «todavía tenemos que finalizar el relevamiento, y como en La Pampa adhirieron 24 municipios a este programa, se tendrá que coordinar para que llegue la compactadora».
Además, explicó que este procedimiento no tiene costo para el municipio y lo que se recaude por la venta de la chatarra compactada será para institución intermedia local.

La mayoría son motos.
«Acá mayoritariamente tenemos motos y algunos pocos autos, pero también cuadros y motos desarmadas, caños de escapes y chatarras», destacó Ramis.
Indicó que el personal policial, inspectores de tránsito y personal del Juzgado de Faltas realizan un relevamiento de los rodados que se encuentran en depósitos municipales y policiales. «Después esa información será remitida al programa nacional para después coordinar el arribo para que procedan a las compactaciones», dijo.

-Ramis, ¿esos rodados quedan secuestrados porque no pueden acreditar la propiedad ya que provienen del mercado negro?
-En muchos casos hay motos robadas o motos que finalmente el tenedor no puede justificar la propiedad porque fue comercializada entre distintas personas sin hacer las trasferencias y no pueden dar quien figura como titular del rodado. Y ocurren casos de vehículos que son retenidos por infracciones leves, pero no cuentan con la documentación para proceder al retiro. La unidad queda ahí y es una pena. La idea es que los vecinos se acerquen al Juzgado de Faltas para ver qué necesitan para retirar los rodados. Y se tienen que concientizar que cuando compran una moto o auto, hay que registrarlo y contar con la documentación.

-¿Y cuáles son las faltas más comunes?
-Falta de documentación, es la falta más recurrente. Después, también hay casos de falta de licencia de conducir, ausencia de seguro que no es un tema menor o que los rodados no estén a nombres de los infractores.

-Los propietarios tienen hasta mediados de abril para presentar la documentación y caso contrario serán compactados.
-Se adhirió al programa nacional, pero lo que se pretende es que la gente se acerque a regularizar, porque a veces quizás falta una documentación sencilla y pueden retirar las unidades para dejar el galpón limpio y ordenado.

Aumento de alcoholemias positivas.

La juez Ramis indicó que en los próximos días elevará el informe anual al Concejo Deliberante con el detalle del accionar durante el año pasado. Anticipó que durante la pandemia «hubo mucho menos infracciones porque tuvimos varios meses de aislamiento» y esto «redujo
considerablemente las actas de infracción».
Explicó que desde este organismo se pretenden solucionar conflictos vecinales «por intermedio
del diálogo y no tanto por la ley, infracciones y multas, porque para qué aplicar una multa si no vas a revertir tu conducta».
Además, admitió que durante el verano se incrementaron las infracciones por alcoholemias positivas. «Ultimamente se están labrando muchas faltas por alcoholemia. Los lunes generalmente estamos trabajando con la restitución y multas por alcoholemia. Notamos un incremento desde hace algunas semanas», reconoció.
En cuanto a los problemas vecinales, evaluó que a veces los frentistas «pretenden respuestas de un organismo que se encarga de infracciones, donde tratamos las multas o intentamos solucionar problemas establecidos en el Código de Faltas».
«Cuando no están contemplados en el Código de Faltas igualmente tratamos de generar acercamiento, audiencias de conciliación, pero hay muchos problemas de medianería, basura, patios sucios», explicó.
Otras de las problemáticas más recurrentes son las denuncias por perros callejeros. «Hay que concientizar a la gente que la tenencia de mascotas debe ser responsable, porque no puede haber animales desnutridos al sol en pleno verano, o perros encerrados varios días sin ser alimentados que además generan ruidos molestos», dijo.
«Es una problemática social que tratamos fuertemente, para que estén encerrados, que no provoquen daños, que no generen caídas de ciclistas o motociclistas. Esas cosas no pueden
ocurrir, pero no alcanza porque necesitamos más compromiso social», destacó.