miércoles, 18 septiembre 2019
Inicio La Pampa "De las cenizas resurgiré"

«De las cenizas resurgiré»

G. PICO: PERDIO TODO EN UN INCENDIO Y PIDE UNA CASA PARA ALQUILAR

La vecina piquense Silvia Soria se quedó «con lo puesto» luego que un voraz incendio, desatado el martes a la madrugada, destruyera la casa en la que vivía junto a su hija embarazada de ocho meses y su yerno. El siniestro se originó poco antes de las 6, en el domicilio de calle 101 entre 112 y 112 bis, y fue el segundo incendio de una vivienda que se registró durante esta semana en la ciudad.
Las llamas destruyeron casi todas sus pertenencias, pero también la casa que dentro de un mes esperaba la llegada de su primer nieto.
Como siempre ocurre en estos casos, la solidaridad de la gente se hizo notar, y Silvia recibió innumerables llamados, donaciones, y muestras de apoyo en este complejo momento que le toca atravesar.
En diálogo con LA ARENA se mostró sorprendida de la «generosidad» de los vecinos, y dijo que necesita alquilar una casa para ir a vivir con su familia. Desde el día del siniestro duerme en la casa de una amiga, hasta poder conseguir una nueva vivienda a la cual mudarse.
«La gente es muy generosa, desborda de tanta generosidad. Estoy en la casa de una amiga donde me trajeron ropa que necesito para ahora y ni puedo atender el teléfono de tantos llamados. Les agradezco infinitamente a todos y les digo que si voy a recibir cada cosa que me ofrecen, pero no tengo un lugar donde dejarlas. Yo necesito imperiosamente una casa, y cuando sepa donde voy a vivir, es ahí donde puedo recibir las cosas. Ruego que pueda conseguir porque necesito alquilar una casa», indicó.

Trabajo y folclore.
La voracidad del fuego dejó la casa inhabitable, cubierta de hollín, destruyó los muebles, aberturas, electrodomésticos y casi todas sus pertenencias. Sin embargo no afectó a la heladera, el freezer, el horno y su máquina de coser. Silvia trabajaba en su casa, en la elaboración de comidas, y entiende que es «una señal fuerte» que haya podido «salvar» estos artefactos.
«Quiero trabajar porque yo trabajo por mi cuenta, preparando comida en mi casa. Se salvó mi horno, mi heladera, mi freezer y mi máquina de coser. Se salvó mi casco, mi bicicleta y mi ropa de ciclista. Son señales muy fuertes y estoy entera. Desde las cenizas uno resurge, las cosas no son casuales. Las cosas materiales obviamente que duelen pero por alguna razón hay que volver a empezar. Hay fuerzas, hay ganas, y hay dos nietos que vienen en camino», indicó.
La mujer señaló que la casa siniestrada tiene tres habitaciones, y que el fuego se inició en la del medio, la cual usaban de cambiador. Si bien la fachada del domicilio quedó intacta, por dentro, el panorama es triste y desolador.
«Es tan triste adentro, porque es como que cayó una bomba. La ropa de la bebé, el mueblecito que se lo hizo el papá, mi mochila, mi billetera y mi ropa de ciclismo, todo eso se salvó. Es algo que no crees, porque si destruyó todo, por qué no me destruyó esto también», manifestó.
También contó que sus compañeros del taller de folclore, organizarán el fin de semana una peña para recaudar fondos para ella y su familia. Una muestra solidaria más, que es tan necesaria en un momento como este.
Por último reiteró la necesidad de conseguir una casa para alquilar, para tener «un lugar digno donde podamos recibir con lo nuestro a esta criatura que está por llegar».