Municipalidad incorporó a más vecinos a nuevo plan

WINIFREDA: AVANZA LA SEPARACION DIFERENCIADA DE LOS RESIDUOS

La Municipalidad de Winifreda amplió la zona de separación domiciliaria y recolección diferenciada de residuos urbanos e incorporó a más de 300 vecinos a la segunda etapa del programa.
Las promotoras ambientales los visitaron casa por casa para entregarles a los pobladores gratuitamente los recipientes ecológicos con tapa para los residuos orgánicos y bolsas rojas para los sanitarios junto con un folleto explicativo.
Esta tarea la seguirán haciendo hasta que todos reciban las explicaciones correspondientes y los elementos necesarios para depositar los residuos. Los inorgánicos pueden depositarlos dentro de bolsas de consorcio, cajones, tachos y demás.
De esta manera, ya son más de 500 los frentistas, entre viviendas y comercios, que separan la basura que generan en origen. Toda esa cantidad tiene como destino final la planta de tratamiento, ubicada al norte del pueblo. La experiencia comenzó en abril pasado y la semana pasada dio un nuevo paso.
Los residuos orgánicos incluyen restos de alimentos, cáscaras de frutas, vegetales, yerba, además de filtros de café, té en hebras o saquitos, fósforos usados, entre otros, y sirven para la elaboración de compost o abono. Los inorgánicos incluyen papel, botellas, plásticos, maderas, cartones, entre otros. En la planta se los clasifica por rubros y acondiciona para su venta.
Los sanitarios, que son esos que están en el cesto del baño, incluyen pañales, apósitos femeninos, curitas, vendas, profilácticos, colillas de cigarrillos hasta excrementos de mascotas, maquinitas de afeitar, papel higiénico. Estos deben sacarse en bolsas rojas. Una vez que llegan a la planta, esas bolsas son una especie de semáforo para la gente que trabaja en ese lugar y directamente se las incinera en un biodigestor, que el municipio se lo compró al ingeniero Raúl Mieza de la localidad pampeana de Miguel Cané.

Respuestas a inquietudes.
La secretaria de Cultura comunal, Claudia Visbeek, encargada también de las cuestiones ambientales, responde a diario inquietudes de los vecinos a través de la red social más popular. Una vecina planteó que le dejaron tres bolsas rojas y su nena usa cinco o seis pañales en el día, por lo tanto se llenan enseguida y “de comprar estoy azul”, posteó.
La funcionaria le respondió que las puede retirar sin cargo en la Casa de la Cultura y en la oficina de Desarrollo Social, aunque está ayuda está destinada para quienes realmente la necesiten.

Intendenta pidió colaboración
La intendenta Adriana García señaló que este plan, para que dé resultados, necesita de la colaboración y hábitos responsables de todos los habitantes. “Les pedimos por favor que colaboren porque menos basura mejora la calidad de vida. Si lo hacen estarán colaborando con el planeta, no solo con la localidad”, expresó en un acto público que compartió hace unos días con el ministro de Desarrollo Territorial de la provincia, Martín Borthiry.
Tras mencionar a las tres “erres” de la ecología: reducir, reutilizar y reciclar, se comprometió a trabajar por un pueblo que genere menos volumen de basura e invitó a los vecinos a que se acerquen a conocer la planta de tratamiento donde “hay muchas cosas que ya se están haciendo. Me gustaría que vean cómo trabajan los empleados, si les mandamos los residuos más limpios y separados para ellos mejora la calidad del trabajo”.
Además, recordó que las intensas lluvias del año pasado inundaron el basurero tradicional. “No tenemos que tener más ese tipo de basurero (a cielo abierto) de a poco iremos hacia otro sistema”, dijo y agradeció a quienes están separando la basura. “Sigamos y no abandonemos”, los alentó.
La Municipalidad de Winifreda adquirió el año pasado 4,5 hectáreas para el nuevo basurero. El objetivo es que ese predio reciba el 20 por ciento de la basura, una vez que todo el pueblo esté separando los residuos.