Municipio expropió frigorífico

INTENDENTE CASTENSE ANTICIPO QUE LA "PROXIMA SEMANA" SE REUNIRA CON AUTORIDADES DE PRODUCCION

(Eduardo Castex) – La municipalidad local finalmente ayer expropió y tomó posesión del predio donde se construyó el Frigorífico de Pequeños Animales de Eduardo Castex. El emprendimiento no se puso en funcionamiento en los tiempos establecidos por una ordenanza comunal sancionada durante el gobierno de Juan Chiquilitto, y ante la situación de prolongada paralización ahora el municipio inició un proceso que ayer se terminó de concretar.
“Ahora tenemos que finalizar la parte edilicia y buscar algún inversor o emprendedor que quieran poner en funcionamiento el frigorífico, porque en la zona tenemos una cuenca porcina importante”, dijo ayer el intendente Darío Balsa en una conferencia de prensa.
El actual jefe comunal consideró que los interesados podrían poner en funcionamiento el emprendimiento mediante “la compra, un leasing o un alquiler”.
El intendente Balsa; la asesora legal Rita Chavez; el escribano Jorge Molas Pequis e integrantes de la Cooperativa Productores Unidos Ltda recorrieron ayer las instalaciones para realizar un relevamiento e inventario del estado edilicio y las maquinarias instaladas. Después se dirigieron al edificio municipal donde se firmaron las actas, y la comuna “tomó oficialmente posesión del inmueble”.
“Se hizo un relevamiento del inventario que presentaron al Departamento Ejecutivo Municipal, y relevamos el inventario de las maquinarias y equipamiento instalados en el edificio, porque hay maquinaria o herramienta menor que está en guarda de los integrantes de la cooperativa, porque durante el transcurso del tiempo han sufrido algunos hechos vandálicos. El inmueble tiene maquinaria instalada y tiene estado de abandono porque hace tiempo que no se hace mantenimiento”, admitió Balsa.
“Tenemos que seguir trabajando con ellos porque tenemos que acordar cómo podemos contar con sus maquinarias y equipamiento porque es una inversión importante, hay que tener en cuenta que lo edilicio es municipal y las maquinarias pertenecen a la cooperativa”, agregó.

Reunión con Producción.
Balsa anticipó que la próxima semana está fijada una reunión con los funcionarios del Ministerio de Producción de La Pampa. “Nos pondremos en contacto con el ministerio que tiene técnicos que nos asesorarán cómo continuar con este emprendimiento que es importante para Eduardo Castex y la zona, y ver el financiamiento para poder solventar la finalización del edificio y cómo continuar con el equipamiento que tiene en poder la cooperativa para alquilar o adquirir esas maquinarias”, explicó.
La comuna castense tiene la posesión edilicia, y las maquinarias son propiedad de la Cooperativa Productores Unidos Ltda. Los productores nucleados en la cooperativa transmitieron a las autoridades municipales que tuvieron “dificultades económicas y situaciones de financiamiento que no pudieron conseguir, y obstruyeron la puesta en funcionamiento”.
Las autoridades municipales y los integrantes de la Cooperativa Productores Unidos continuarán negociando en próximos encuentros, dado que aún quedan aspectos indefinidos con un préstamo económico de la entidad nucleada por los productores afiliados al Distrito 8 de Federación Agraria Argentina (FAA).
“Tienen una deuda por un crédito de 500 mil pesos que se entregó en el marco de la Ley de Promoción de Actividades Económicas, y esa deuda es con el municipio porque es la garantía y nos descuentan de los aportes coparticipables”, confirmó Balsa.

Un proyecto frustrado
La Cooperativa Productores Unidos Ltda finalmente no pudo poner en funcionamiento el Frigorífico de Pequeños Animales de Eduardo Castex, porque ayer tomó posesión de las instalaciones las autoridades comunal, después de dos años de paralización del proyecto productivo.
Es la historia de un emprendimiento que naufragó por varios aspectos, pero careció de previsibilidad y sustento económico de la entidad solidaria, dado que siempre dependió de subsidios y aportes económicos estatales. Las obras de infraestructura y maquinarias están disponibles para comenzar a funcionar, pero restan trabajos para adecuar el emprendimiento a la legislación ambiental.
El emprendimiento fue impulsado por productores afiliados a Federación Agraria Argentina (FAA), que se constituyeron en una cooperativa con intenciones de ponerlo en funcionamiento. Recibieron aportes de la comuna con un predio ubicado en la zona sur, y el financiamiento del anteproyecto.
Con un subsidio de Nación, durante el anterior gobierno, construyeron la obra edilicia y adquirieron maquinarias. Después, accedieron a un crédito de la Ley de Promoción de Actividades Económicas de 500 mil pesos, para ejecutar obras terciarias.
El año pasado tenían asignado un subsidio de 3,5 millones de pesos de Agroindustria de Nación, pero hubo desinteligencias con los concejales que obstruyeron el arribo del
aporte. Y ahí quedó la obra paralizada definitivamente.
Hoy la parte edilicia del proyecto pasó a manos municipales, y las maquinarias pertenecen a la cooperativa; pero como los productores mantienen una deuda por un crédito de 500 mil pesos, ahí podrían “negociar” una parte de equipamiento para dejar utilizable el proyecto, y conseguir inversores que lo quieran explotar.