Inicio La Pampa Municipio frenó tratamiento del Estatuto

Municipio frenó tratamiento del Estatuto

TRABAJADORES LEVANTARON LA PROTESTA QUE HABIA PARALIZADO AL CORRALON

La comuna piquense se comprometió a retirar del Concejo Deliberante el proyecto del nuevo Estatuto Municipal, y así logró desactivar la protesta de los trabajadores contratados que desde el jueves a la mañana tenían paralizado el Corralón. Los manifestantes se mostraron muy enojados con los gremios, quienes firmaron el proyecto sin consultar a las bases, y dijeron que actuaron a sus espaldas.
El jueves a la mañana un importante grupo de trabajadores municipales, paralizó las actividades del Corralón, luego que el Ejecutivo enviara el proyecto del nuevo Estatuto al Concejo Deliberante, que esa misma mañana, lo pasó a Comisión. A esta protesta se sumaron empleados de otras áreas.
La principal modificación se refiere a las recategorizaciones, las cuales se dan cada dos años, de manera automática. En el nuevo Estatuto se darían cada tres años, y a través de concurso. Además, no alcanzaría a los actuales trabajadores de planta permanente, pero si a los contratados con aportes, situación en la que están casi 300 trabajadores del municipio.
Los trabajadores culparon a los gremios que tienen injerencia en la comuna local (ATE, SOEM y UPCN), de no haberlos consultados sobre las modificaciones discutidas y consensuadas con la intendencia. Fueron los mismos referentes gremiales, quienes asumieron el «error» de no consultar e informar sobre el tema, a través de una asamblea.

Reunión.
Ayer minutos después de las 7, Rainone llegó al Corralón junto a funcionarios de su gabinete y al concejal José Luis Angelucci. La charla, de la que participaron decenas de trabajadores de distintas áreas, se extendió hasta cerca de las 8.30.
«Hubo desinteligencias entre los gremios con sus bases, y las bases están enojadas con los gremios. Ellos quieren conocer el proyecto y tener la posibilidad de hacer sus aportes. Esto es producto de un aprendizaje hay muchos gremialistas nuevos y puede haber este tipo de errores. Nosotros dimos los pasos que correspondían, no mandábamos ningún proyecto si no teníamos el aval de los trabajadores y para nosotros es a través de los gremios», dijo el intendente tras el encuentro.
Uno de los voceros de los manifestantes, fue el trabajador municipal y ex concejal oficialista, Lucas Picaso, quien contó que se acordó pedir «a los tres sindicatos a que firmaran una nota pidiendo la devolución del Expediente al Ejecutivo Municipal», y al bloque del PJ, a que se firmara el compromiso de «darle tratamiento a este tema el martes a la mañana en comisión interna, y hacer devolución del expediente».
Luego de ello, los representantes gremiales concurrieron al Corralón, se reunieron con los trabajadores y enviaron al Concejo la nota pedida, en la cual solicitaron el retiro del expediente al que se le había dado ingreso el jueves a la mañana. En horas del mediodía las notas ingresaron al Concejo, los ediles se comprometieron a retirar el expediente el martes durante el trabajo de Comisión, y así los trabajadores levantaron la protesta y volvieron al trabajo.
«Recibimos una nota al mediodía para que sea restituido el Estatuto y nos tomamos el compromiso para el martes a las 8.45, hacer la reunión de la Comisión 1, y hacer la restitución al Ejecutivo en la próxima sesión. Fue una decisión final del intendente de revocar esta presentación, que la hizo de muy buena fe porque tenía el aval de los gremios, pero no tenía el aval de las bases», dijo Angelucci.

Descontento.
Si bien el intendente, el primer día del conflicto se negó a asistir al Corralón, tras aducir que era un problema con los gremios, ayer a la mañana acudió temprano con funcionarios del área y se mostró conciliador y predispuesto a llegar a un acuerdo. Sin embargo, los referentes de cada gremio María Ester Campos (ATE), Alberto Chirino (UPCN) y Jorge Andino (SOEM), fueron quienes quedaron mal parados y expuestos ante los trabajadores, quienes les retiraron la confianza.
«La relación con los gremios queda tirante, porque actuaron a espaldas de la gente y la gente no está contenta con el accionar que tuvieron. Esperemos que se pueda llegar a un punto de entendimiento para seguir trabajando en conjunto y tener un tratamiento del texto y las modificaciones del Estatuto, como corresponde con asambleas abiertas donde participen todos los trabajadores afiliados a cada uno de los gremios», dijo Picaso.
Además agregó: «Los gremios no hicieron las asambleas que tendrían que haber hecho para tratar punto por punto. Sentimos que nos mintieron, porque hasta el miércoles a la tarde estuvieron representantes del SOEM y ante la consulta de si había alguna novedad sobre la modificación del Estatuto, negaron que hubiera modificación alguna, dijeron que nadie había firmado y que no se iba a cambiar nada. El miércoles a la noche nos enteramos que este proyecto había ingresado al Concejo con el aval de los tres gremios. Eso ya predispuso de mala manera a todos los empleados. La única manera que encontraron los trabajadores de hacerse escuchar ante la ausencia de una representación gremial, fue esta medida de fuerza y este quite de colaboraciones».