Inicio La Pampa "Municipios deben fijar distancias"

«Municipios deben fijar distancias»

SIGUE EL DEBATE POR LA LEY DE PLAGUICIDAS

«Prohibir es ir por la vía fácil, es pasar el problema a otro. La vía tiene que ser el control y el asesoramiento técnico», consideraron los representantes de la Universidad Nacional de La Pampa, que ayer estuvieron en el Plenario de comisiones de la Cámara de Diputados para ofrecer su versión sobre la Ley de Plaguicidas.
Participaron del debate con los diputados el rector Oscar Alpa; Carlos Ferrero de la Cátedra Terapéutica; Laura Wisner y Lía Molas, ambas de la Cátedra de Plaguicidas; Jaime Bernardos, vicedecano de la Facultad de Exactas y Naturales; y José Sosa, docente auxiliar de la Cátedra Terapéutica.

Algunas observaciones.
En general se expresaron a favor del proyecto en debate, y realizaron algunas consideraciones. En ese sentido, sobre las distancias de fumigación dijeron que «depende del contexto de cada municipio».
El rector Oscar Alpa, señaló que «faltan hacer estudios para tener evidencia empírica, pero la opinión es favorable, ya que corresponde dar respuestas a las demandas de la sociedad en relación con el impacto ambiental, a la salud y a la producción». Y fue más allá al proponer la creación de un Observatorio «para aportar datos sobre impactos ambientales y la salud de las personas».

Un Observatorio.
Propuso «focalizar el incremento continuo de prácticas de prevención que disminuyan en el futuro la incidencia de plagas sin uso de químicos. Sería importante considerar como requisito las capacitaciones sobre el manejo de plaguicidas», indicó.
Al extenderse, Alpa dijo que «el detalle de las observaciones es la terminología técnica legal. Se habla de plaguicida y agroquímicos y debe especificarse. Sería conveniente la utilización de términos del Senasa», recomendó.
Respecto de las distancias, expresó que los estudios «se fijan en función de determinadas cuestiones ambientales, que es muy difícil determinar pormenorizadamente en un texto legal. Seguramente hay otros estudios, pero entendemos que es prudente que la ley establezca un criterio general».

Otra vez las distancias.
Carlos Ferrero indicó que los representantes de la UNLPam no defendían una distancia u otra: «Cada localidad tiene un contexto particular; y la mayoría están reguladas de acuerdo a su contexto productivo, es decir, de qué forma se hacen esas aplicaciones. Por eso no hay nadie mejor que los concejales, con el asesoramiento pertinente, para prevenir en este sentido».
José Sosa también habló de las distancias, señalando que «Las distancias por sí solas no van a dar garantías, no van a resolver nada. Esa es mi respuesta técnica», dijo Sosa, y Ferrero acompañó: «Las distancias van a ir dependiendo de la capacidad en cada municipio. En aquellos lugares que el equipo técnico no alcance, va a ser mayor. Tiene que ser algo que sea dinámico, porque va cambiando con la investigación… Si ponemos mil metros, y de acá a un tiempo se descubre otra cosa va a quedar desfasada la distancia».

Controlar, no prohibir.
«Prohibir es ir por la vía fácil, es pasar el problema a otro. La vía tiene que ir por el control, por el asesoramiento técnico. Castex funciona muy bien en este sentido, a través de los acuerdos a los que se llegó entre concejales y vecinos».
Consultados los representantes universitarios si resulta posible mantener los actuales niveles de producción con nula utilización de agroquímicos, la ingeniera agrónoma Lía Molas expresó: «No es el único modelo productivo. Este es un camino de transición, que tenemos que transitarlo en conjunto; es algo que hoy se está implementando en los programas de las asignaturas. Quisiéramos estar un poco más anticipados, pero es fundamental tener los consensos internos, y es lo que estamos buscando».
Fue Ferrero quien completó al decir que «hay materias que abordan la temática de manera integral. La forma en que se maneja el campo de la Facultad es un modelo mixto, y es algo que se enseña. La Universidad no está parada en un extremo u otro», aseguró.

Se utilizan venenos.
En relación con las consecuencias de las fumigaciones sobre la salud de la población, los docentes indicaron que «está que lo que se utilizan son venenos, no es que están trabajando con algo inocuo. Entonces hacemos hincapié en el uso de los elementos, en el entrenamiento, de cómo se deben poner y sacar los equipos, de qué forma tienen que recomendar a los operarios para no contaminarse en la actividad».
Alpa agregó que «hay cuestiones de salud que es difícil responder desde la Universidad, porque no tenemos medicina».

Falta la inversión.
Los visitantes evaluaron que «no desaparecerá el modelo productivo, se modificará; irán desapareciendo algunos productos, y aparecerán otros… Las empresas van a realizar investigaciones y encontrarán productos nuevos permanentemente. Algunos productos van a desaparecer y otros van a ir apareciendo. El productor es un empresario y como todo empresario necesita ganar dinero», dijo Ferrero.
En cuanto a las investigaciones que se deben realizar para obtener la evidencia científica y a partir de allí poder legislar, Ferrero dijo que «la Universidad tiene los equipos necesarios, falta la inversión. Si la Provincia quiere invertir sería buenísimo, porque falta el volumen de muestras, y todo un mecanismo que hay que llevar adelante», finalizó.

El regreso de Ferrero
La comitiva universitaria que ayer visitó la Legislatura incluyó entre sus integrantes a Carlos Ferrero. La presencia del docente resultó por demás llamativa, ya que se trata de quien fuera director de Agricultura de la provincia durante la gestión de Carlos Verna. Precisamente, el ex funcionario fue despedido de su cargo por una decisión expresa del gobernador, a quien no le gustó la pasividad con la que el funcionario abordó un caso denunciado por vecinos de Miguel Riglos en septiembre del año pasado, vinculado con el uso de los agroquímicos. Esa situación terminó siendo el disparador que derivó en la necesidad de debate de una nueva ley, el tema que llevó a Ferrero a ocuparse nuevamente de la misma problemática, aunque ahora desde un lugar distinto.

«Un debate de vanguardia»
«Ninguna provincia tiene el debate de vanguardia que tiene La Pampa», aseguró un ingeniero químico que ayer estuvo en el Plenario de Comisiones de la Legislatura provincial, donde se debate el proyecto de Ley de Plaguicidas. Dos profesionales de la Red Nacional de Municipios y Comunidades que fomentan la Agroecología, el ingeniero agrónomo Carlos Anzorena y el ingeniero químico Marcos Tomasoni, estuvieron cara a cara con los diputados, y destacaron que en ninguna provincia se da el «debate de vanguardia» que tiene La Pampa.

«¿Hacia dónde vamos?»
En el marco de la Ley de Plaguicidas, Carlos Anzorena, ingeniero agrónomo, y Marcos Tomasoni, oriundo de Córdoba e ingeniero químico, representantes de la Red Nacional de Municipios y Comunidades que fomentan la Agroecología (Renama), concurrieron a la Sala del Pensamiento en la Legislatura para dar su versión respecto al modelo productivo vigente y la utilización de agroquímicos. «El país nos mira porque el actual es un sistema productivo que nos afecta a todos», dijeron.
Tomasoli evaluó que «aumentó el mil por ciento la utilización de agroquímicos mientras que la producción solo un 50%. Hace 20 años se detectó la primera hierba que resiste el glifosato, hoy hay 20 hierbas que resisten. Entonces… ¿hacia dónde estamos yendo?», se preguntó.
Por otra parte señaló que la ley tiene que ser para promover la salud; el tiempo histórico nos pide que renovemos la mirada», pidió.

Daño a la salud.
El profesional agregó que «no existe estudio o bibliografía que diga que los agroquímicos no hacen nada a la salud. En cambio, hay infinidad de estudios que demuestran el daño a la salud que provoca».
Carlos Anzorena quiso aclarar que no están «en contra de los productores, estamos a favor. Este sistema no es para los pequeños productores. La cantidad de suicidios de pequeños productores que hay por este tema es una locura… pero es la verdad y nadie lo cuenta, se cuelgan de una planta», sorprendió con el dato.

Otro sistema productivo.
Más adelante manifestó que «no se puede seguir así, porque estamos destruyendo la fertilidad de nuestros suelos… porque el petróleo se termina, también estamos gastando gas natural innecesariamente. Necesariamente tenemos que ir a otro lugar. Es fundamental para el planeta ir a otro sistema productivo. Como civilización hay que hacerlo. El problema no es el planeta, el tema es si como civilización vamos a seguir existiendo», concluyó.