Inicio La Pampa Murió el ex fiscal Enrique Romero Oneto

Murió el ex fiscal Enrique Romero Oneto

El ex fiscal de Investigaciones Administrativas, Enrique Romero Oneto, falleció el domingo 24 de enero en la ciudad a los 74 años de edad. El abogado que había sido condenado y luego sobreseído en una causa por supuestos pago de coimas en el marco de la obra del Acueducto del Río Colorado llevaba años alejado de la vida pública.

De hecho, las últimas noticias en torno a su persona tuvieron ribetes judiciales pero esta vez por una condena de tres años y medio de prisión de efectivo que el Tribunal de Impugnación Penal había impuesto en mayo de 2018.

Romero Oneto había sido encontrado autor material y penalmente responsable del delito de “producción de imágenes que involucran a menores de 18 años, con representación de sus partes genitales con fines predominantemente sexuales”, como delito continuado.

Hace dos años y cuatro meses, en septiembre de 2018, el Superior Tribunal de Justicia de La Pampa le había rechazado el recurso de casación con el que el ex fiscal intentó revertir aquella condena a tres años y medio de prisión de efectivo cumplimiento que el Tribunal de Impugnación Penal le había impuesto en mayo de ese mismo año.

El delito fue cometido por Romero Oneto durante los primeros días del mes de enero del año 2016 y las víctimas fueron una hija del imputado y sus amigas. De acuerdo a lo que la Justicia pudo comprobar, el hombre colocaba un reloj espía en un baño que las adolescentes utilizaban cuando iban a su casa y se bañaban en la pileta.

Las propias chicas fueron quienes descubrieron en una computadora personal del ex fiscal las imágenes de ellas mismas, algo que luego la propia hija del abogado informó a su madre y ex esposa de aquel. Ella fue quien realizó la denuncia penal que derivó en el proceso judicial y la posterior condena.

Acueducto.

La otra causa que tuvo a Romero Oneto en las páginas judiciales de la provincia estuvo vinculada con su actividad como asesor y presidente de la Comisión Técnica del Acueducto del Río Colorado, un cargo que tuvo en forma previa a su designación como titular de la FIA. Tanto él como el ingeniero Carlos Oppezzo habían sido acusado por cohecho: el primero como receptor del dinero y el último como el que pagó.

La condena había sido dictada el 3 de septiembre de 2014 por la Cámara en los Criminal 1 de Santa Rosa, integrada por los jueces Alejandra Ongaro, Elvira Rosetti y Miguel Angel Gavazza.

Ese tribunal los encontró culpables de cohecho, como delito continuado. Romero Oneto, en carácter pasivo, pues la Justicia dio por probado que cobró las coimas, y Oppezzo, que fue jefe de inspección de la obra del Acueducto, en carácter activo, porque fue quien pagó.

Oppezzo, director e inspector de obra, había contratado como coordinador de la Comisión que estaba encargada de la ejecución del acueducto a Romero Oneto. Este último recibió de aquel 59 cheques entre noviembre de 1998 y diciembre de 2003.

Para la Cámara, había quedado probado que ambos imputados utilizaron su inteligencia comercial, exigiendo uno y dando el otro las facturas correspondientes a los cheques cobrados, para que obviamente apareciera la dádiva como una cuestión laboral ajena a la actividad que ambos desarrollaban en la Provincia.

Los jueces manifestaron que ambos ocultaron la relación comercial que mantenían al resto de los miembros de los organismos públicos. Otro argumento en contra de ambos ex funcionarios fue que el asesoramiento a Oppezzo relacionado con la Cotarc no fue autorizado por ningún estamento administrativo.

El sobreseimiento les llegó al año siguiente, 2015, cuando el Tribunal de Impugnación Penal hizo lugar a un planteo de las defensas y consideró que la causa estaba prescripta antes de iniciarse el juicio, por el tiempo que transcurrió desde que Romero Oneto renunció como titular de la FIA en 2007 y cuando se decretó el requerimiento de elevación a juicio de su causa en 2012.

FOTO: ARCHIVO LA ARENA.